¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Afloran los problemas técnicos del proyecto de conducción autónoma de GM

    Afloran los problemas técnicos del proyecto de conducción autónoma de GM
    8
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera5 min. lectura

    Aunque los responsables del proyecto siguen afirmando que se cumplirán los plazos previstos, Reuters ha conseguido algunas declaraciones de empleados que revelan los inconvenientes y problemas técnicos que se encuentran con los prototipos de GM Cruise durante sus pruebas, la división de vehículos autónomos de General Motors.

    Prototipo autónomo de GM Cruise.

    GM Cruise es la división de General Motors encargada de desarrollar la tecnología de conducción autónoma. Anteriormente conocida como Cruise Automation, esta empresa fundada en California fue comprada hace unos años por la corporación estadounidense, que la dotó de enormes fondos y recursos, lo que situó a este proyecto, al menos en teoría, a la cabeza de la carrera del vehículo autónomo.

    Varios estudios independientes han señalado que el proyecto de GM Cruise se encontraba muy por delante del resto de proyectos e iniciativas similares de la industria, lo que ha facilitado que compañías como Honda se hayan decidido a invertir en este proyecto de General Motors.

    Además de haber sido los primeros en anunciar la llegada a las calles de vehículos dotados de un sistema de conducción automatizada de nivel 5, lo que tendrá lugar en 2019, y cuyas primeras imágenes fueron publicadas a principios de año.

    Los Chevrolet Bolt que fueron tomados como base para los prototipos del Cruise AV.

    Como es habitual en GM, lo que sucede tras los muros de la compañía no suele trascender, sin embargo la agencia Reuters ha conseguido recientemente declaraciones de algunos integrantes y empleados del proyecto, lo que ha puesto de relieve los distintos problemas técnicos a los que se tienen que enfrentar estos ingenieros durante las pruebas con los prototipos autónomos.

    Aunque no tiene la repercusión mediática que han logrado proyectos como Waymo o Uber, GM Cruise cuenta con una de las flotas más amplias de vehículos autónomos testando en la calle y realizando casi tantos kilómetros al año como el proyecto de Google, lo que se traduce en no pocas anécdotas a lo largo del año para las docenas y docenas de ingenieros que se encuentran testando mañana, tarde y noche estos prototipos autónomos.

    Según algunas fuentes, el sistema todavía se encuentra en un estado bastante inmaduro, lo que provoca numerosos errores y respuestas inesperadas por parte del vehículo. Según los responsables de la marca, esto debería solucionarse una vez se pongan en marcha las iniciativas piloto que llevarán estos vehículos a la calle, cumpliendo funciones como sistema de transporte de mercancía y de transporte de pasajeros o taxi robotizado, ya que estarán supeditadas a unas áreas geográficas muy concretas, lo que limita las posibilidades y por tanto las respuestas inesperadas del vehículo. Además de una muestra más realista de los recorridos y problemas diarios a los que se tendrán que enfrentar estos sistemas.

    Amplia flota de prototipos.

    Según afirma Reuters, entre los distintos problemas de juventud del sistema, algunos ingenieros han señalado detenciones completas del vehículo sin motivo alguno, detección de vehículos fantasma -que no existen y por tanto el sistema se inventa- e incluso no saber distinguir cuando otro vehículo está detenido o en movimiento, como por ejemplo decelerar al detectar bicicletas o motocicletas estacionadas.

    Estos son solo algunos ejemplos de los problemas que se han encontrado durante el desarrollo del sistema, que en teoría debería estar listo para llegar a las calles en las mencionadas pruebas piloto el mismísimo año que viene, aunque algunos integrantes de la compañía temen que no se lleguen a esos plazos, aunque los responsables de la compañía reiteran que serán cumplidos.

    Fuente: Reuters

    Afloran los problemas técnicos del proyecto de conducción autónoma de GM