¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    General Motors decidirá en 45 días su posible futuro en LMDh y GTD Pro

    Corvette Racing vería con buenos ojos convertir el actual Corvette C8.R GTE en una versión GT3.

    Mark Stielow, director de competición de General Motors, ha definido el plazo para decidir el futuro de los proyectos deportivos del grupo.

    Cadillac tiene la opción de continuar su proyecto DPi en la categoría LMDh, mientras que Corvette puede cambiar su GTE por un GT3.

    La suerte está echada. General Motors decidirá en un plazo máximo de 45 días sus proyectos deportivos en IMSA de cara a 2023. Presente actualmente en la categoría DPi de la mano de Cadillac y en la clase GTLM con Corvette, el gigante americano debe decidir si quiere dar continuidad a estos proyectos e iniciar sendos programas en las categorías LMDh y GTD Pro. Aunque estos programas no arrancarían hasta la temporada 2023, los plazos exigen los vehículos hacen que la decisión tenga que ser inmediata para encarar con garantías el diseño y desarrollo del prototipo LMDh y del vehículo GT3 necesarios para competir en esta categoría.

    Mirando a la clase reina del IMSA, General Motors tiene la opción de mantener su proyecto y desarrollar un prototipo LMDh bajo el emblema de Cadillac. La competencia contra marcas como Audi, Porsche o Acura se antoja realmente atractiva, pero también añade una dosis extra de exigencia, ya que estos fabricantes han comenzado el proceso de diseño de sus prototipos. Por su parte, el proyecto en la clase GTD Pro estaría bajo la bandera de Corvette Racing, con la opción preferente de convertir el actual Corvette C8.R GTE para que cumpla con la normativa GT3 que impera en esta categoría desde 2022.

    En esta línea, Mark Stielow como responsable en competición de General Motors ha afirmado: «Los mayores desafíos en lo que estamos trabajando ahora como grupo a nivel de competición están en las carreras de coches deportivos. La clase GTLM pasará a ser GTD Pro, lo que significa que estará bajo normativa GT3. Estamos trabajando mucho en el desarrollo de un posible paquete de conversión de nuestro coche para eso. Por su parte, hemos analizado la propuesta LMDh. Es muy interesante para nosotros y habrá muchos fabricantes allí. Habrá grandes emociones en la categoría, así que tomaremos todas las decisiones en los próximos 45 días».

    Fuente: Sportscar365 / Fotos: IMSA