¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Great Wall se quedará con la fábrica de Daimler en Brasil

    Daimler va a recuperar parte de lo que invirtió en Brasil hace cinco años al vender a Great Wall la fábrica que paró en diciembre por falta de demanda. De esta forma, Great Wall tendrá su primera fábrica en América.

    En diciembre de 2020 finalizó una de las aventuras industriales más breves de Daimler AG -matriz de Mercedes-Benz- ni cinco años duró. La fábrica de Iracemápolis, en el estado de São Paulo, cerraba sus puertas por inviabilidad. Había sido inaugurada en marzo de 2016.

    Dicho emplazamiento estaba esperando dueño hasta la semana que termina, ya que el grupo chino Great Wall Motor Co. Ltd. ha firmado un acuerdo con Daimler para quedarse con ella. La cantidad por la que se ha cerrado el acuerdo es desconocida, se van a quedar todo menos la plantilla de trabajadores.

    Según Reuters, la adquisición ha sido de rebote, ya que el grupo chino llevaba meses intentando lograr autorización del Gobierno de la India para establecerse allí. Parte de los 1.000 millones de dólares que pretendían invertir se han destinado a la operación de compra en Brasil.

    Producción del Mercedes-Benz C 180 en Iracemápolis

    Las instalaciones de Iracemápolis son extensas, 1,2 millones de kilómetros cuadrados, y dispone de un sistema de cogeneración de gas natural por el cual genera la mitad de la energía que consume. Los chinos quieren multiplicar la capacidad de la fábrica por cinco, hasta 100.000 unidades al año.

    La fábrica se levantó en un tiempo relativamente corto, 19 meses, después de haber invertido Daimler unos 125 millones de euros. No es una fábrica al uso, ya que los coches se habían producido parcialmente en Alemania y llegaban en kits. Eso en la industria se llama CKD(Completely Knocked Down).

    Su finalidad era fabricar los modelos más demandados en Brasil, la Clase C y Clase GLA, a un ritmo de hasta 20.000 unidades anuales. Había sido forzada por las autoridades brasileñas a tener más presencia local si querían vender sus coches allí. Brasil tiene medidas proteccionistas, como otros países de Latinoamérica.

    Vista aérea del complejo

    Daimler AG ya tenía dos emplazamientos en Brasil, en Juiz de Fora y São Bernardo do Campo, pero ambos dedicados actualmente a la producción de vehículos industriales y componentes para los mismos. En el pasado, en Juiz de Fora también se produjeron la Clase A y Clase C. La planta de Iracemápolis se dedicaba exclusivamente a los turismos y era la número 26 del grupo.

    Pero el impacto de la pandemia de COVID-19, que ha golpeado duramente al país de habla portuguesa, acabó por hacer la planta inviable al no haber suficientes ventas. Por ese motivo Daimler se vio obligada a cerrar la fábrica a finales del año pasado, aunque el coronavirus fue la puntilla.

    Otra de las fábricas de Daimler AG se ha vendido, la de Hambach (Francia), que pasará a ser de INEOS

    Cuando operaba con Daimler comenzó con 500 empleados y se calculó que podría generar hasta 750 puestos de trabajo directos y otros 3.000 indirectos. Según Great Wall, la plantilla directa será de unos 2.000 empleados, más del doble para una producción máxima hasta cinco veces mayor.

    La cadena de producción de modelos CKD es menos intensiva en robots

    Great Wall pondría su primer pie en Latinoamérica en forma de fábrica, ya que actualmente tiene nueve emplazamientos en China, su principal mercado, así como en Rusia, Bulgaria, Irán y Tailandia. No obstante, los Great Wall se venden en varios países del continente por lo atractivo de su precio, como Paraguay, Ecuador, Chile, Costa Rica, Uruguay, Perú, Argentina, Bolivia o Guatemala.

    De acuerdo a los datos de de enero a julio de este año, Great Wall ha entregado 709.766 vehículos sumando sus distintas marcas (Haval, Wey, Great Wall, ORA, TANK...), un 49,92% más que el año pasado en el mismo periodo (473.436). En 2020 sus ventas habían aumentado a 1.111.598 unidades, un 5,41% más que en 2019.

    El fabricante chino quiere creer hasta 4 millones de coches al año en 2025

    Great Wall no ha especificado qué modelos piensa producir allí, aunque sabemos que no será únicamente para el mercado brasileño, también habrá exportaciones a países de su entorno. Antes de fin de año la transacción habrá sido completada. La producción podrá restablecerse previsiblemente durante el año próximo.