¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Honda modifica sus vehículos para trasladar pacientes infectados con el COVID-19

    Honda Stepwgn 2019

    Honda ha empezado a modificar algunos de sus vehículos para que puedan ser utilizados por las autoridades japonesas y, de esta forma, transportar con seguridad pacientes que estén infectados con el coronavirus (COVID-19). Ya han entregado algunas unidades y, en función de la demanda, suministrarían más si fuese necesario.

    Al igual que ocurre en tiempos de guerra (bueno, realmente esto es una guerra, pero no entre países sino contra un virus), buena parte de la industria paraliza su actividad habitual para proporcionar aquellos suministros que sean necesarios. En este mes que llevamos en estado de alarma (y más en otros países) hemos podido observar cómo muchas empresas han empezado a colaborar en la lucha contra el COVID-19.

    Esta que os contamos es una más, pero nos ha parecido interesante por aplicar una solución relativamente sencilla a un problema bastante grande, y que no es otro que el hecho de poder trasladar enfermos con seguridad para aquellas personas que lo hacen.

    Si debemos transportar una persona en un vehículo, el protocolo dice que debemos hacerlo con mascarilla, guantes y evitar en la medida de lo posible la proximidad. Pero aun así no estamos exentos del peligro. Podemos pensar en una solución como puede ser instalar una mampara (como la de los taxis) que separe el habitáculo del conductor de aquel destinado a los enfermos. Aún así, el aire del interior estará circulando libremente y con ello el virus.

    El monovolumen queda dividido en dos zonas, como una furgoneta

    Honda ha aplicado un sistema que se utiliza en laboratorios donde es necesario una esterilización máxima (evitar a toda costa que entre cualquier agente externo), pero también en industrias en los que se trabajan con materiales en forma de polvo (minerales, harinas, etc), y quiere evitar que estos entren en determinadas zonas (salas eléctricas, de control, etc).

    En estos lugares se utiliza lo que se denomina una presión positiva, y que no es otra cosa que hacer que exista una presión de aire mayor en el interior de la que hay en el exterior. De esta forma, al abrir una puerta, el aire escapará de dentro de la sala hacia fuera, impidiendo que entre ninguna partícula del exterior.

    Es lo contrario de la presión negativa, usada en los laboratorios donde se trabajan con agentes patógenos como virus. En este caso lo que se quiere evitar es que salga el posible aire contaminado del interior y, por ello, cuando se abre una puerta el aire circularía del exterior hacia el interior, mientras que el aire de dentro solo tendría salida a través de conductos de aire con filtros especiales.

    Mampara de seguridad

    Pero no hace falta irnos a laboratorios ni similares. También se usa de forma cotidiana. En los ordenadores que usamos en casa, si están bien configurados y se quiere evitar la acumulación de polvo, también se debe crear con los sistemas de ventilación un sistema de presión positiva. Es decir, que el caudal de aire que entra sea superior al que sale, evitando que por los orificios (slots, ranuras, etc), pueda entrar polvo porque existirá un flujo constante de aire saliendo que lo impedirá.

    Honda ha aplicado este concepto a sus vehículos, en concreto a varias Honda Stepwgn (una furgoneta de hasta ocho plazas) y también a la conocida Honda Odyssey.

    Estos vehículos ya cuentan con multitud de características opcionales que permiten el acceso a personas discapacitadas, desde rampas posteriores para sillas de ruedas a asientos móviles que se desplazan al exterior a través de la puerta para acomodar gente con movilidad reducida. Posteriormente estos asientos vuelven a ubicarse automáticamente en su lugar.

    Honda Stepwgn

    Como curiosidad, la Honda Stepwgn posee un curioso e ingenioso portón trasero que se puede abrir completamente hacia arriba o, en caso de que haya un espacio reducido en anchura (al aparcar en cordón) o de altura, puede abrirse una parte de forma lateral facilitando el acceso de personas o de mercancías. Se le conoce como “Waku Waku Gate”.

    Para la adaptación, han instalado en primer lugar una mampara estanca entre la parte del conductor y la del pasaje. Posteriormente han reformado el sistema de ventilación, para que el aire entre por la zona delantera y solamente una parte se transfiera a la parte trasera antes de salir por las salidas habituales.

    Siguiendo el principio de presión positiva que hemos comentado antes, habrá una mayor presión de aire en la zona del conductor respecto a la que hay en la cabina de pasaje (que tendrá una presión inferior o negativa).

    Honda Stepwgn (de serie)

    Por lo tanto, será imposible que el aire circule al revés (de detrás hacia adelante), manteniendo al conductor y acompañante en un lugar a prueba de virus y/o contagios si además se utiliza mascarilla, guantes, etc. Realmente es una solución sencilla a un problema complicado.

    Tanto los Honda Stepwgn como los Odyssey modificados se han preparado en la fábrica que la marca japonesa posee en Saitama.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto