¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarDanica Patrick, tercera mujer en pilotar el 'coche de seguridad' de la Indy 500

    Danica observa su coche durante su última Indy 500. Esta vez, llevará algo IndyCar Media

    La ex piloto estadounidense se pondrá al volante del Chevrolet Corvette en el tradicional rol de piloto honorario durante las vueltas de formación.

    Al margen de su conductora regular Sarah Fisher, Danica coge el testigo de Elaine Irwin y Robin Roberts.

    Grandes figuras del motor y personalidades varias han asumido este puesto en el pasado.

    Muchos de los aspectos implicados en las 500 millas de Indianápolis cuentan con una tradición detrás, y su coche de seguridad particular, el 'pace car', no es ajeno a esa circunstancia. Aunque este elemento no se utilizó para los periodos de carrera neutralizada hasta 1979, su historia en la Indy 500 se remonta a la primerísima edición en 1911, siendo empleado de forma ceremonial (de ahí el nombre) para liderar la parrilla durante las vueltas de formación hasta la salida lanzada. Este año, la primera mujer que lideró la carrera como piloto se convertirá en la segunda de la historia en encabezar esos giros previos.

    Al volante del Chevrolet Corvette Arctic White Stingray convertible, se situará en la edición de este año Danica Patrick, tres años después de su última participación en la prueba. La estadounidense de 39 años compaginará esta labor con su rol como comentarista de estudio para la televisión americana, que ocupa desde 2019, y cederá el testigo para la carrera a otra ex piloto, Sarah Fisher, la encargada de conducir el Pace Car en los periodos de bandera amarilla desde 2017.

    De forma aún más notable, Patrick recoge el testigo de la supermodelo Elaine Irwin y de la presentadora Robin Roberts, las únicas mujeres que habían ocupado con anterioridad este rol ceremonial. La actual pareja de Jay Penske (hijo de Roger Penske y propietario de Dragon Racing) lo hizo en 2001, a mediados de su matrimonio con el artista de rock John Mellencamp, nativo de Indiana y gran fan del evento, que había compuesto aquel año la canción oficial de la Indy Racing League. Por su parte, Roberts presenta desde 2005 el popular show matinal 'Good Morning America', tras 15 años como periodista deportiva en ESPN, un bagaje que la llevó a ser elegida en 2010 como conductora del Pace Car.

    En las últimas décadas, esta posición suele recaer en figuras notables del mundo de las carreras, del deporte (Victor Oladipo, Jim Harbaugh, Lance Armstrong) o del entretenimiento (Jeffrey Dean Morgan, Guy Fieri, Morgan Freeman, Josh Duhamel), pero pocas veces se hace con ex-competidores de este evento. El año pasado lo hizo Mark Reuss, presidente de General Motors, y tanto en 2016 como en 2019 el conductor fue un ex piloto de NASCAR que nunca había competido en las 500 millas (Jeff Gordon y Jimmie Johnson). Desde Parnelli Jones en 1998, los únicos ex pilotos de la Indy 500 que han conducido el 'pace car' para las vueltas de formación son tres ex-ganadores: Emerson Fittipaldi (2008), A. J. Foyt (2011) y Dario Franchitti (2014), retirado abruptamente meses antes tras un violento accidente en Houston

    .

    Danica Patrick fue la gran historia de su edición debut en 2005, donde empezó en cuarto lugar después de que un golpe de viento en una de sus vueltas de clasificación la privase de la pole position. En carrera, Patrick llegó a liderar 19 vueltas y ocupaba la primera posición a siete giros del final, terminando finalmente en cuarta posición al tener que ahorrar gasolina. Convertida en un fenómeno nacional en años posteriores, Patrick mejoró ese resultado al acabar tercera en 2009, la mejor posición jamás obtenida por una mujer en este evento.

    Salvo en las dos ediciones que abandonó (2008 y 2018), Patrick siempre acabó las 500 millas de Indianápolis en las 10 primeras posiciones. Aunque nunca llegó a ganarlas, un sueño que quedó aparcado con su salto a la NASCAR en 2012, siempre mantuvo algunos lazos con el mundo que dejó atrás en busca de una mayor notoriedad, prosperidad ecónomica y deportiva, sin terminar de encontrar lo segundo. Su regreso a la prueba en 2018 supuso a la vez su anunciada retirada del automovilismo a los 36 años, clasificando en séptima posición antes de su accidente en la vuelta 67.

    Fotos: IndyCar Media