¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarMcLaren SP cuenta de nuevo con Juan Pablo Montoya para la Indy 500

    McLaren SP cuenta de nuevo con Juan Pablo Montoya para la Indy 500
    Indianápolis ha sido siempre un gran lugar para MontoyaIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández6 min. lectura

    El piloto colombiano disputará su séptima Indy 500, buscando añadir otro triunfo a los logrados en 2000 y 2015.

    Al igual que en 2021, disputará también el Gran Premio de Indianápolis dos semanas antes.

    Compaginará su labor con un programa completo en el campeonato de resistencia americano IMSA.

    Con la llegada del año nuevo, y la resolución casi completa de la parrilla de IndyCar, la actividad empieza a intensificarse en torno a los pilotos de los coches extra que intentarán competir en las 500 millas de Indianápolis el próximo 29 de mayo. Partiendo de la ambición de alinear este vehículo en otras carreras durante el año, McLaren SP ha anunciado que su tercer coche en la mítica cita estará pilotado de nuevo por Juan Pablo Montoya, vencedor de la Indy 500 en los años 2000 y 2015.

    El veterano piloto colombiano de 46 años, que compite a tiempo completo en resistencia desde 2018, efectuará su séptima participación en la prueba, a la que regresó en 2021 con un noveno puesto final tras arrancar 24º. En esta ocasión, en lugar del #86 que lució entonces, Montoya competirá con el #6, un número deliberadamente desocupado desde la grave lesión paralizante de 2018 que mantiene al canadiense Robert Wickens fuera de las pistas. En la actualidad, Wickens retiene un rol de asesor en el equipo mientras prosigue su lenta recuperación.

    Como ya ocurrió el año pasado, Montoya participará también en el Gran Premio de Indianápolis que se disputa el 14 de mayo, justo antes del inicio de los entrenamientos para la Indy 500, disputando así el programa completo del Month of May junto a sus compañeros Pato O'Ward y Felix Rosenqvist. Hace un año, la falta de experiencia reciente en monoplazas (no competía en uno desde 2018) quedó más patente en el GP, ya que clasificó en la última de las 25 posiciones y solo pudo ser 21º en carrera.

    De cara a un 2023 en el que podría iniciar la búsqueda de la Triple Corona en las 24 horas de Le Mans, Montoya se mantiene activo en las carreras pese a su edad, sumando a sus andanzas en Indianápolis el programa completo que ha firmado con DragonSpeed para la temporada 2022 del IMSA. En las 12 horas de Sebring estará acompañado por su hijo de 16 años, Sebastián Montoya, en cuya trayectoria está muy volcado tras la cuarta posición que este ha conseguido en la difícil Fórmula 4 italiana.

    El coche y decoración con el que Montoya compitió el año pasado. - ©IndyCar Series

    «Estoy encantado de volver a Indianápolis para competir de nuevo en una carrera que guarda un lugar especial en mi corazón», afirma Montoya. «El año pasado tuve una gran experiencia con el equipo y queremos aprovechar el progreso que hicimos en 2021. Creo que tenemos opciones reales de estar al frente y pelear por la victoria». Zak Brown, por su parte, no perdió la oportunidad de referirse al colombiano como «una institución del automovilismo, que añade una experiencia realmente beneficiosa para nuestro equipo, y otro piloto con el potencial de ganar siempre que se sube al coche».

    Así pues, Montoya reaparece una vez más en el mundillo IndyCar, al que llegó en 1999 bajo la denominación CART como campeón de Formula 3000 (predecesora de la Formula 2) en el intercambio de pilotos entre Williams F1 y Chip Ganassi Racing por el que Alex Zanardi regresó al Gran Circo. Montoya no desaprovechó la ocasión de pilotar para el equipo campeón: campeón al primer intento con siete victorias, y ganador de la Indy 500 al primer intento en el año 2000, un triunfo muy dominante y emblemático al pertenecer la carrera al que era el certamen rival (Indy Racing League).

    A ello le siguió su mediático paso por la Fórmula 1, donde logró siete victorias y 30 podios en seis años para Williams y McLaren, además de pelear por el título de 2003. No menos mediáticos fueron sus siete años de NASCAR con Ganassi, donde no consiguió grandes logros (ninguna de sus dos victorias fue en óvalo), aunque se coló en 2009 entre los 10 mejores. Terminada esa andadura, en 2014 regresó a una IndyCar unificada y muy diferente a la que dejó atrás. Aunque solo estuvo tres años a tiempo completo con el Team Penske, dejó su impronta en 2015 con su segundo triunfo en Indianápolis y un campeonato que lideró todo el año hasta perder en un empate a puntos con Scott Dixon en la última carrera.

    La resistencia ha sido la nueva empresa de Montoya en estos últimos años. Tras tres temporadas en el IMSA y obtener el título en 2019, el colombiano saltó a la escena del Mundial de Resistencia en 2021 dentro de la clase LMP2. Le Mans es la última carrera que le falta para cerrar el broche de oro a su trayectoria, y aunque públicamente Montoya no le ha dado importancia a ese logro, sus acciones hablan por sí solas. Por lo pronto, espera unas semanas antes Indianápolis, donde siempre ha acabado en el top 10 y solo ha abandonado una vez.

    Fotos: IndyCar Media