¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    De NASCAR a IndyCar: Cody Ware hará su debut con Coyne en Road America

    Cody Ware, con su casco del IMSA, durante los test de las 500 millas de IndianápolisIndyCar Media

    El piloto de 25 años, hijo del co-propietario Rick Ware, competirá en un tercer coche, en el cual Grosjean podría correr el óvalo de Gateway.

    Ware participó en los test de la Indy 500 y realizó un test privado en Road America, pero nunca ha competido en monoplazas.

    Su 21º lugar en las 500 millas de Daytona ha sido su mejor resultado en NASCAR este año.

    Después de varios meses de coquetear con esta posibilidad, una de las historias más peculiares de IndyCar en este inicio de 2021 se plasmará al fin en un evento oficial. Este martes, Dale Coyne Racing ha confirmado formalmente que Cody Ware pilotará un tercer coche del equipo con el número #52 este fin de semana en el Gran Premio de Road America. Se trata, a su vez, de una segunda máquina dentro de la asociación con Rick Ware Racing (el equipo del padre de Cody) bajo la cual ya se alinea en el #51 a Romain Grosjean en los circuitos ruteros y a Pietro Fittipaldi en los óvalos.

    En el mismo año en el que un heptacampeón de NASCAR como Jimmie Johnson ha asumido a sus 45 años el tremendo desafío de un programa de circuitos ruteros en IndyCar, Cody Ware realiza una transición similar. Aunque solo de forma esporádica, ya que el estadounidense se encuentra inmerso en su primera temporada completa en la NASCAR Cup Series. Compitiendo con el equipo familiar, uno de los más modestos de la competición pese a la gran cantidad de coches que alinea, Ware ha terminado 21º en sus segundas 500 millas de Daytona, su mejor posición en un año en el que solo ha acabado cuatro veces entre los 30 primeros en las 16 carreras que ha disputado.

    Después de que su padre co-alineara un coche el año pasado, y de cara a su mayor implicación en el equipo de Dale Coyne en 2021, Ware empezó a coquetear con la IndyCar este invierno con algunos test privados en Sebring, con vistas a una posible participación en la Indy 500 y en varias carreras de rutero. El piloto de Carolina del Norte llegó a participar en abril en los test de las 500 millas de Indianápolis, donde pasó su test de novatos pese a ser el más lento de los competidores, pero la falta de patrocinio sólido hizo que su nombre (y su coche) desapareciese de la lista de inscritos final.

    La semana pasada, Ware hizo acto de presencia en un test privado para novatos en Road America, en el que completó 59 vueltas con un mejor tiempo de 1:48.692, a más de dos segundos de los registrados por los otros dos participantes, Grosjean (1:46.344) y Scott McLaughlin (1:46.468). Su curva de aprendizaje debería verse suavizada por su experiencia previa en diferentes competiciones de resistencia, habiendo participado en la Asian Le Mans Series 2019-20 (ganó una clase LMP2 Am en la que solo los coches de su equipo disputaron todas las carreras) y en las 24 horas de Daytona de este mismo año con un décimo puesto absoluto (cuarto en la clase LMP2).

    Con anterioridad, Ware, de 25 años, había participado en otras 23 carreras de la principal competición de stock cars entre 2017 y 2020 con un 19º lugar como mejor resultado. Desde 2014, año en el que debutó siendo novato del año en el Lamborghini Super Trofeo North America, ha competido además en otras 34 pruebas en las dos divisiones inferiores de NASCAR (Xfinity y Trucks) desde 2014. Un séptimo puesto el año pasado en la carrera de la Xfinity Series en el Charlotte Roval (mezcla de rutero y óvalo) ha sido hasta la fecha su único top 10 en NASCAR.

    No existen grandes expectativas sobre la participación de un piloto que se ha ganado una cierta mala reputación en su principal disciplina por estar implicado en accidentes evitables y por su falta de resultados. Pero fuera de la pista, Cody Ware ha sido uno de los pocos pilotos que ha hablado públicamente en detalle sobre sus problemas con la ansiedad y la depresión, a causa del bullying que sufrió de pequeño pese a su 1.93 de estatura, y del síndrome post-traumático que arrastra desde que unos matones le prendieron fuego en un bosque.

    ¿Debutará Grosjean en óvalos con este coche?

    Según el propietario Rick Ware, el apoyo de su patrocinador, el mismo del #51 y de una de sus máquinas de NASCAR, permitirá «añadir unas cuantas carreras al #52». Esta afirmación sigue la línea de lo manifestado la semana pasada por Romain Grosjean, quien aseguró en declaraciones a Jenna Fryer de Associated Press que participará en la única carrera de óvalo que queda por disputarse en 2021, el próximo 21 de agosto en Gateway, un extremo que el equipo no ha confirmado todavía.

    «Al principio dije que no quería correr en óvalos, pero ahora me gustaría correr en uno y ver si quiero hacer más», aseveró Grosjean sobre una posibilidad que ya había sido contemplada antes del inicio de la temporada por Dale Coyne, quien aseguró en Motorsport.com que alinearía un tercer coche para el piloto francés junto a Ed Jones y Pietro Fittipaldi en lugar de bajar al brasileño del #51. Dado las menores velocidades y el peralte menos acusado, sería una buena primera prueba para determinar si una participación el próximo año en las 500 millas de Indianápolis es o no factible.

    Fotos: IndyCar Media