¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarLa 'silly season' de IndyCar coge carrerilla entre equipos y pilotos para 2022

    Las curvas de Mid-Ohio encajan en filosofía con el baile de asientos que se avecina.IndyCar Media

    Jack Harvey podría recalar en Rahal como sustituto de Takuma Sato, según RACER.

    Kyle Kirkwood suena con fuerza para ocupar su lugar en Shank, avalado por Andretti Autosport.

    Varios ex de Fórmula 1 buscan un hueco en la parrilla, con muchos equipos sin planes definidos todavía.

    Tras una de las 'silly season' más intensas que se recuerdan, los dimes y diretes en el paddock de IndyCar sobre los planes de 2022 apenas se han hecho esperar a medida que ha llegado el verano. En esta web nos hemos hecho eco de las puertas abiertas que Dale Coyne Racing ha planteado respecto a su futura alineación en la categoría con la inminente salida de Romain Grosjean, así como del test que Tatiana Calderón realizó con el equipo Foyt, y del sorprendente anuncio de Meyer Shank Racing respecto a su programa en 2022.

    Su expansión a dos coches para toda la temporada de IndyCar y el regreso de Hélio Castroneves, vigente ganador de las 500 millas de Indianápolis por cuarta vez, como piloto a tiempo completo se anunció a la par que la salida del equipo de Jack Harvey, un hecho que no se ha producido a consecuencia de la incorporación del brasileño. Tanto el equipo como el piloto dejaron entrever en sus comunicaciones oficiales que su ruptura se debió a una decisión del piloto británico, el cual habría encontrado acomodo en otro equipo cuya identidad no se ha anunciado.

    Ese equipo, en primera instancia, parecía ser Andretti Autosport, un equipo en el que la continuidad del 50% de sus pilotos está muy en entredicho, y un importante salto hacia adelante que justificaría el haber roto una renovación que estaba pendiente de firma. No obstante, según informó RACER, el principal candidato para hacerse con sus servicios es Rahal Letterman Lanigan Racing, un equipo que, al igual que Shank, ha ganado recientemente la Indy 500 y busca ampliar su formación, en su caso a tres coches para plantar batalla por el campeonato.

    Sorprendentemente, esa misma información asegura que Harvey no estaría postulado para el pretendido tercer coche, que Santino Ferrucci ha pilotado en varias carreras este año, sino como sustituto sorpresa de Takuma Sato. El nipón, que tendrá 45 años en 2022, ocupa la 10ª posición en la general y cuenta con importantes patrocinadores, pero su velocidad en circuito rutero ha sufrido un considerable declive en el último año y medio. De hecho, en el reciente test de Laguna Seca en el que el equipo Rahal estuvo presente, fue Ferrucci quien pilotó el vehículo de Sato, alegándose que el dos veces ganador de la Indy 500 no había podido viajar al circuito.

    Para añadir más leña al fuego, Rahal usará otro de sus días de test la semana próxima en Barber para evaluar a dos pilotos: Oliver Askew, el ex campeón de Indy Lights y ex integrante de McLaren SP que ha realizado dos sustituciones médicas este año, y un segundo participante aún no confirmado, un perfil en el que Harvey bien podría encajar. Por el momento, queda en el aire saber con certeza si ese test será una auténtica prueba para el tercer coche, con múltiples candidatos esperando una llamada, o si se trata de una primera toma de contacto para 2022.

    El tercer coche de Rahal, objeto de deseo de varios competidores / @ IndyCar Media

    En el equipo Shank, por su parte, se aseguraba tener ya escogido al hombre que reemplazará a Harvey en el comunicado oficial, un «piloto dinámico que girará cabezas». No obstante, el propio Mike Shank ha comentado a posteriori que la elección todavía no estaría hecha: «Repasaremos la lista y averiguaremos quién cubre nuestras necesidades. No hemos decidido todavía como se hará. Podríamos hacer algo parecido a un Gong Show con unos cuantos pilotos», aseguró en RACER, refiriéndose a la celebración de test 'shootout' para probar a potenciales pilotos. «Odio hacerlo así, pero podría ser productivo».

    Entre los potenciales candidatos a un coche que ha demostrado capacidad para estar al frente, uno de los nombres que más salen a la palestra es el de Kyle Kirkwood, la nueva gran perla del Road to Indy. Este piloto de 22 años ha amasado un descomunal ratio de victorias en su paso por la Fórmula 4 USA, la Formula Regional Americas, U.S. F2000, Indy Pro 2000 e Indy Lights, la competición en la que ocupa este liderato. Desde 2017, Kirkwood ha ganado 51 de las 79 carreras que ha disputado en estas categorías, siendo su porcentaje de triunfos de casi el 65%. Este año acumula seis victorias en 12 carreras de Indy Lights, dos de ellas en un circuito de Mid-Ohio en el que sus últimas once presencias se cuentan por victoria.

    Kyle Kirkwood celebra uno de sus triunfos de esta temporada. / @ Indy Lights

    Michael Andretti le reclutó el año pasado antes de la eclosión de la pandemia, y tras un excelente test en su equipo de Formula E en marzo de 2020, se ha convertido en su principal protegido. No obstante, en vez de subirle directamente a uno de sus cuatro coches, el jefe de Andretti Autosport estaría más por la labor de repetir la fórmula que tanto éxito dio con Colton Herta, 'cediendo' a Kirkwood a una estructura satélite para foguearse sin la presión de obtener resultados. Dada la alianza técnica entre ambas partes, y que el coche #06 no precisa de patrocinio adicional, Shank parece un destino más que idóneo para cubrir esa necesidad, en especial si Kirkwood termina obteniendo el premio de 1.25 millones de dólares por ser campeón de Indy Lights.

    En el caso de que ni Harvey ni Kirkwood recalen en Andretti, la terna de posibles pilotos para acompañar a Herta y Alexander Rossi se abre de par en par. Romain Grosjean parece una de las alternativas más sólidas dentro de los plausibles pilotos a contratar, siempre y cuando el francés pase a correr todos los óvalos, y el propio Askew también aparece como opción, al igual que retener los servicios de Hinchcliffe si su paquete de patrocinio mantiene sus condiciones actuales. Cualquier otra posibilidad tendría que venir de fuera del campeonato, siendo un hecho conocido que Alexander Albon ha evaluado la posibilidad de competir en Estados Unidos.

    Otro potencial ex-F1 que podría tener su punto de mira en la IndyCar es Nico Hülkenberg. El piloto alemán, que intenta agotar sus opciones de volver al paddock de Fórmula 1 como Albon, ha sonado en algunos círculos como posible candidato a pilotar para McLaren SP, ya fuese como sustituto de un Felix Rosenqvist que atraviesa un 2021 absolutamente desastroso, o incluso en un tercer coche si este equipo decide también ampliar sus recursos. Lo que no parece plausible a corto plazo es la incorporación de Kevin Magnussen, cuyo contrato con Peugeot para el Mundial de Resistencia plantearía una imposibilidad práctica de un asiento a tiempo completo.

    Penske y Ganassi no han generado apenas ruido sobre la continuidad de su cuarteto para 2022, y aunque Simon Pagenaud todavía no ha renovado su contrato, existe la intención por parte de Roger Penske de ofrecerle una extensión de un año. Por su parte, todo apunta a que Jimmie Johnson añadirá la Indy 500 a su programa de circuitos en 2022, pero todavía es una incógnita su postura sobre el resto de óvalos, algo que podría empezar a clarificarse cuando el nuevo calendario se publique. De ello dependerá la posición de Tony Kanaan, quien todavía tiene otro año más de contrato para ocuparse del #48 en los óvalos.

    ¿Y el resto? Pues todavía es demasiado pronto para asegurar nada. El teléfono hervirá a llamadas en Dale Coyne Racing al final de temporada cuando sus dos coches queden vacantes, con la posibilidad de que Rick Ware Racing quiera más carreras para el tercer coche. En primera instancia, no parece que Rinus VeeKay vaya a dejar todavía Ed Carpenter Racing, pero su nombre estará el primero en muchas listas para suplir a un gran nombre llegado el momento, y el estatus de Conor Daly como piloto de circuitos del coche #20 dependerá en gran medida de que consiga renovar su acuerdo comercial con las Fuerzas Aéreas estadounidenses, a falta de resultados sólidos.

    El equipo Foyt hará caja al fin de año para evaluar su dirección, sin más certezas que la intención de seguir contando con Sébastien Bourdais... y quién sabe qué hará al acabar el año Carlin, cuya presencia en la categoría está sostenida por el dinero de Max Chilton. Por fortuna, el resto de equipos estarían listos para cubrir una eventual salida de la parrilla, así como potenciales nuevos inscritos, tales como Juncos, Top Gun Racing o incluso George Steinbrenner IV, co-propietario del #29 de Andretti, y que manifestó estar interesado en tener su propio equipo, siendo Devlin DeFrancesco un candidato principal e ideal desde Indy Lights, aunque quizá sin poner la vista en 2022. ¡Y todo esto sin contar los asientos de la Indy 500! Definitivamente, una season muy silly.

    Fotos: IndyCar Media