¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarDixon gana el segundo asalto a Sato en Gateway y es más líder; 15º puesto de Palou

    Nadie sigue ya a Dixon en la general... aunque en carrera fue más apretadoIndyCar Media

    El pentacampeón de Ganassi logró la 50ª victoria de su carrera en IndyCar, tumbando al ganador de la Indy 500 por una décima.

    Pato O'Ward lideró hasta la última parada, y completó el podio.

    Palou, protagonista de un accidente masivo en la salida, no logró levantar cabeza.

    No falla: allá donde esté Scott Dixon en cabeza, las piezas caen de su lado de forma casi irremediable. El piloto neozelandés va camino de un sexto título que podría llegar a celebrar este año con dos carreras de antelación dada su ventaja en la general. Esta se ha visto amplificada tras conseguir en la primera carrera de Gateway su victoria número 50, tras un gran duelo con Pato O'Ward, primero, y con Takuma Sato al final, mientras Álex Palou remataba en 15ª posición una carrera frustrante desde su mismo inicio.

    Y es que el evento, debido a una maniobra del propio Palou, comenzó de forma totalmente desastrosa, con un accidente antes de darse la salida. Desde el undécimo lugar en parrilla, el español se salió de la línea, saltándose con ello la salida parcialmente. Simon Pagenaud, dos puestos por detrás, le imitó brevemente hasta que ambos levantaron el pie. Llegando por detrás con más inercia, Oliver Askew embistió a Pagenaud, y el coche de este tocó al de Alexander Rossi, que colisionó contra el muro interior, causando también daños al coche de Ed Carpenter.

    A su vez, Marco Andretti se quedó totalmente encajonado en la zona, y Zach Veach llegó demasiado lanzado, embistiéndole de lleno. El incidente, quecausó que las 13 primeras vueltas se disputasen con bandera amarilla, se saldó con cuatro abandonos y con la sanción a los únicos supervivientes, Palou y Askew, a los que se mandó al final de la parrilla para una resalida que preservaba el orden original lo mejor posible. Una vez la carrera se puso en marcha, Will Power conservó su liderato frente a O'Ward.

    La carrera, fuera de las resalidas, presentó como bastante estática, sin cambios en los cuatro primeros puestos. Con el primer periodo de paradas, sobre la vuelta 60, Power cayó a la tercera posición, cediendo el liderato a O'Ward, solo con Dixon a una distancia prudencial, mientras un Jack Harvey que había arrancado séptimo ya rodaba cuarto por delante de Josef Newgarden, y con Marcus Ericsson cayendo al séptimo lugar tras un Rinus VeeKay que estaba adelantando sus paradas.

    Aquella maniobra vendría a castigar al holandés, además de a Harvey y a los pilotos de Penske, cuando la carrera se neutralizó en la vuelta 109 por la aparición de una breve lluvia después de sus segundas paradas, situando a Ericsson, de nuevo, y a Herta, por detrás de los líderes. McLaren SP mantuvo a O'Ward en cabeza con grandes paradas y la agresividad del mexicano al salir de boxes, de cara a una resalida en la que Santino Ferrucci avanzó de la novena a la quinta posición.

    El caution había beneficiado a Álex Palou, que había evitado por poco ser doblado durante la primera mitad de carrera, situándose en 12º lugar. O'Ward no logró marcharse de Dixon, y el neozelandés se encontraba a apenas medio segundo cuando ambos hicieron su parada final, en la cual Ganassi sí consiguió batir en esta ocasión a McLaren SP al sacar a su piloto por delante. No obstante, por delante de ambos se estaba urdiendo la estrategia sorpresa de un Sato que, desde la sexta posición real, había conseguido estirar su stint con gran velocidad, aprovechando la ausencia de tráfico al frente.

    Pese a una mala parada, Sato logró volver a pista en tercera posición, y rebasó de forma espectacular a O'Ward en la vuelta 179. Con gomas más nuevas, el japonés se fue directo a por Dixon, en una repetición absoluta de las 500 millas de Indianápolis, pero a la inversa: Sato no fue capaz en esta ocasión de encontrar un hueco para ponerse al frente. Con un margen de 104 milésimas, Dixon obtuvo su victoria número 50 de su carrera, y la cuarta de la temporada, sobre un Sato que hubo de conformarse con su 14º podio en la categoría.

    O'Ward completó el podio con su segundo cajón del año en una carrera que pudo haber ganado perfectamente, completando Herta y Ericsson el top 5. Sin Ferrucci en contención debido a una mala parada final, VeeKay rascó una buena sexta posición tras una gran resalida como mejor novato, mientras que Penske se relamía las heridas con la 12ª posición de Newgarden, que sigue segundo en la general, y la 17ª de un Power que remató su día con un pinchazo lento. La apuesta estratégica de Palou (la misma que Sato) no funcionó por el tráfico, terminando en 15ª posición, solo una por debajo de la que tendrá mañana en salida. Con suerte, será otro día.

    RESULTADOS DE LA gateway 250S 2020 - PRIMERA MANGA (200 VUELTAS)