Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarRyan Hunter-Reay pone fin en Detroit a su larga sequía

El piloto estadounidense logró su primera victoria desde Pocono 2015 al batir a Alexander Rossi a siete vueltas del final.

Un dantesco accidente de un directivo de General Motors con el Pace Car retrasó la prueba media hora.

Segundo podio del año para Ed Jones, tras el líder Will Power.

El 23 de agosto de 2015, las 500 millas de Pocono terminaron en un tono sombrío tras el inusual incidente que acabó con la vida de Justin Wilson. Poco consuelo suponía para Ryan Hunter-Reay la obtención de su peleada 16ª victoria, pero aún menor era la sospecha de que ese sería el inicio de una larga racha sin victorias para "Capitán América", que en este tiempo ha visto como otros pilotos han hecho volar con más frecuencia la bandera de las barras y las estrellas en la IndyCar.

2 años y 9 meses después, y tras 41 carreras en las que "sólo" pudo conformarse con 9 podios, Hunter-Reay ha conseguido al fin su victoria número 17, en la segunda carrera de un Gran Premio de Detroit en la que partía desde la 10ª posición, destinado a pasar más desapercibido por la naturaleza del trazado. No obstante, la estrategia a tres paradas que le permitió ser segundo ayer funcionó aún mejor en el día de hoy, al efectuar su primera parada en la undécima vuelta junto a James Hinchcliffe, que era quinto.

Mucho antes de ello, la carrera quedó marcada por el dantesco incidente protagonizado por Mark Reuss, jefe de las operaciones de competición de General Motors en los Estados Unidos. Este alto directivo de Chevrolet era el encargado de pilotar el Pace Car, un modelo del próximo Corvette de 2019, durante las vueltas de formación, pero nada más salir de boxes perdió el control del vehículo e impactó contra un muro. Los coches, a excepción del de Alexander Rossi, se quedaron detenidos tras él, y el inicio de la prueba se retrasó 35 minutos.

Una vez dada la salida, Rossi resistió desde la pole el envite de Robert Wickens, y Ed Jones rebasó a Will Power por la posición de podio, aunque el australiano le devolvió la maniobra en la cuarta curva, y el emiratí terminó rebasado por Scott Dixon y Hinchcliffe poco después al cometer un error. La carrera fue neutralizada inmediatamente después cuando Spencer Pigot terminó en el muro por un toque con Santino Ferrucci.

Wickens paró solo una vuelta más tarde que Hunter-Reay, pero una vez todos los pilotos se detuvieron, ambos rodaban pegados en cabeza. Al hacer Wickens su segunda detención en la vuelta 30, Hunter-Reay optó por alargar su stint aún más y no parar hasta la vuelta 35, con lo que consiguió poner a Graham Rahal entre medias. Mientras, Rossi había puesto tierra de por medio con Power, ampliando su ventaja a casi 10 segundos.

Las paradas convergieron cuando, en la vuelta 47, Ferrucci, quien también iba a tres detenciones, arruinó un posible top 10 al golpear el muro tras salir de boxes y dañar su alerón delantero. El incidente propició paradas masivas en cabeza anticipándose a un posible caution que no llegó, y Hunter-Reay hizo la suya seis giros después, saliendo de boxes en segunda posición a 10 segundos de Rossi, pero por delante de todos los demás. Desde ese momento, comenzó un virulento ataque hacia la victoria, recortando tiempo a razón de un segundo por vuelta y llegando a la altura de Rossi en la vuelta 61.

El líder, acusando un gran desgaste en sus gomas, hizo todo lo posible por contener a su compañero, pero en la vuelta 64 la defensa de Rossi terminó al pasarse de frenada de forma ostensible en la curva 3. Los daños en sus neumáticos fueron tales que terminó pinchando el delantero izquierdo, tirando por la borda una gran cantidad de puntos al tener que entrar en boxes y terminar en 12ª posición. Todo ello dejó vía libre para un Hunter-Reay que terminó imponiéndose con 11 segundos de ventaja sobre Power.

Jones logró su segundo podio con Ganassi, y el tercero de su carrera en IndyCar, al ganar la partida a Dixon en su parada y aprovechando que Hinchcliffe varió su estrategia de forma errónea al parar por segunda vez en la vuelta 23, manteniendo Jones detrás a su compañero durante la segunda mitad de la prueba. Tras pinchar un neumático al principio y tener que parar en boxes con el Pace Car en pista, Bourdais había escalado al cuarto lugar por delante de Dixon, pero el neozelandés terminó superándole en la vuelta 37, y una suspensión trasera del francés colapsó una vuelta más tarde en la primera curva, costándole sus opciones en la carrera.

Rahal aprovechó una buena salida y un ritmo de carrera aceptable para terminar en quinto lugar por delante de un Wickens al que la estrategia a tres paradas volvió a costarle un podio. Más beneficiados del juego estratégico salieron Tony Kanaan, que rescató un séptimo puesto saliendo 22º, y los coches de Carlin, con Charlie Kimball logrando el mejor resultado del equipo hasta la fecha (8º) y con Max Chilton rozando el top 10, por detrás de Marco Andretti y Simon Pagenaud. El francés pasó muy desapercibido, al igual que un Josef Newgarden que solo pudo escalar hasta el 15º lugar, cediendo también mucho terreno al frente del campeonato. La próxima cita tendrá lugar la próxima semana, de madrugada, en el veloz y temerario óvalo de Texas.

Resultados del GP de Detroit 2018, 2ª manga (70 vueltas)

Clasificación general de la IndyCar 2018 (ronda 8 de 17)

(R): Rookie
*: Piloto a tiempo parcial

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto