¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCar¿Metros o pies? La inaudita confusión de Romain Grosjean en su pasada de frenada

    Un pequeño error dejó a Grosjean sin opciones de un buen resultado.IndyCar Media

    El piloto francés colisionó con James Hinchcliffe tras equivocarse con la medida de un cartel de frenada en la salida del Gran Premio de Portland.

    Grosjean frenó a 90 metros de la curva en vez de a los 300 que él pensaba: "La jodí, ni siquiera en clasificación se frena ahí".

    Aunque el final feliz de la carrera de IndyCar para los intereses de Álex Palou permitió olvidar en parte lo ocurrido para los fans españoles, ellos y otros tantos maldicieron durante la noche dominical lo ocurrido en la salida del Gran Premio de Portland, donde Álex Palou y otra media docena de pilotos fueron víctimas de cuatro incidentes distintos en las siempre polémicas Curvas del Festival. Entre los hombres que contribuyeron al caos que ahí se produjo, estaba un Romain Grosjean cuyo deslucido fin de semana en Portland quedó arruinado mucho antes de lo esperado, en especial en un circuito permanente que se le presumía favorable.

    El piloto francés había obtenido inicialmente la 13ª plaza en la sesión clasificatoria, pero una penalización por un bloqueo sobre Scott McLaughlin le relegó al puesto 21, su peor posición de salida en 2021. Desde ahí, Grosjean destacó negativamente por frenar muy tarde y entrar demasiado rápido en la chicane. Aunque su incidente no tuvo tantos perjudicados como el de un Callum Ilott que perjudicó hasta a cuatro competidores, fue suficiente para golpear a James Hinchcliffe (el único piloto que no consiguió volver a carrera más tarde) y obligar a Conor Daly a cortar la chicane.

    Eventualmente, Grosjean pudo volver a pista, aunque terminó con 15 vueltas perdidas en 22ª posición. Sin embargo, el francés sorprendió aún más que su propio error al explicar el motivo del mismo: una confusión en el calor del momento entre el sistema métrico y el sistema imperial. En concreto, el piloto de Dale Coyne Racing interpretó de forma equivocada la medida de '300' que reflejaba uno de los marcadores de frenada a los que recurrió para empezar a frenar, interpretándolo como metros cuando en realidad son pies. O lo que es lo mismo, el equivalente a 90 metros.

    «La jodí. Había mucho polvo, y no podía ver al grupo delante mía. Ví un 300, y confundí metros con pies», aseguró cándidamente el francés a posteriori en declaraciones al IndyStar, después de haberse quedado más de una hora en el recinto para firmar autógrafos y hacerse fotos con los fans en Portland. «Solo con ver el trazado se sabe que esa zona siempre va a ser complicada, pero ha sido culpa mía sin duda. Ni siquiera en clasificación se frena en ese (cartel de) 300, pero por alguna razón tenía metros en mi cabeza, y pensé que era más que suficiente, porque eso serían casi 1.000 pies».

    A lo largo de sus 10 carreras como piloto de IndyCar, incluido su primer evento oval en Gateway, Grosjean ha tenido ya la oportunidad de familiarizarse con las medidas americanas, incluyendo las incomprendidas millas por hora, y conocía perfectamente que los marcadores de frenada no estaban reflejados en metros. Sin embargo, la complicación del momento le jugó una mala pasada, algo que atribuye en parte a sus costumbres europeas: «No sé por qué. Quizás es por haber estado usando los metros durante 20 años, y lo entendí mal. Para cuando me había dado cuenta, ya era demasiado tarde».

    Grosjean está a dos carreras de concluír su primera temporada como piloto de IndyCar. En las dos últimas, se le ha complicado la obtención del premio al novato del año con una desventaja de 38 puntos sobre un McLaughlin beneficiado por los tres eventos ovales que el francés no disputó. No obstante, el ex piloto de Fórmula 1 será noticia en las próximas semanas o meses cuando se anuncie su fichaje por Andretti Autosport como reemplazo de Ryan Hunter-Reay, un secreto a voces desde hace ya bastante. Aunque nadie suelta prenda formalmente, Grosjean sí ha reconocido que disputará la temporada completa en 2022, debut incluído en las 500 millas de Indianápolis. Lo que sí niega es haber firmado un contrato, pero eso quizá sea solo cuestión de tiempo.

    Fuente: IndyStar / Fotos: IndyCar