¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarScott Dixon da un paso de gigante ganando en Toronto

El piloto neozelandés se aprovechó de un error de Newgarden en una resalida para lograr su tercera victoria del año.

Un accidente múltiple de 7 coches atrapó a Rossi, Hunter-Reay y Power, que pierden mucho terreno.

Segundo podio de Pagenaud, y cajón patriótico para Wickens.

Si hay algo por lo que se conoce a Scott Dixon en el mundo de la IndyCar, es por su capacidad para sacar petróleo de las situaciones más complicadas y obtener una cantidad de puntos que acaba resultando decisiva a final de temporada. En el día de hoy, el neozelandés ha duplicado su ventaja al frente de la general tras hacerse en las calles de Toronto con su tercer triunfo del año, gracias en parte a un accidente múltiple a mitad de carrera que jugó enormemente en su favor.

La primera vuelta resultó absolutamente frenética, pese a no registrar ningún toque o accidente. Y cerca se estuvo. Josef Newgarden resistió en cabeza el ataque por el exterior de Dixon, mientras por detrás Ryan Hunter-Reay avanzaba tres posiciones para ponerse tercero, siguiendo el camino inverso Simon Pagenaud (de tercero a séptimo). Entre medias, Alexander Rossi estuvo muy cerca de colisionar con Will Power, algo que aprovechó Takuma Sato para pasar al de Andretti, y lo mismo con los dos héroes locales, James Hinchcliffe y Robert Wickens, que pasó a su compañero.

La carrera se estancó a posteriori, con Dixon siguiendo muy de cerca a Newgarden, pero con cierto margen sobre sus perseguidores. En la vuelta 10, un deshauciado Ed Jones completó un fin de semana para el olvido quedándose calado en boxes. Logró rearrancar su monoplaza a tiempo para no ser doblado y, al situarse justo delante de Newgarden, ejerció labor de equipo bloqueando al estadounidense para intentar dar alguna opción a Dixon, sin excesiva fortuna en lo segundo. La detención de Jones inauguró el periodo de paradas. Al igual que él, varios pilotos, entre ellos Rossi y los dos Schmidt, aprovecharon para adelantar su primera detención e intentar anticiparse a un posible caution.

No obstante, el primer periodo de paradas terminó sin cambios notables, más allá de que Power saliese por delante de Hunter-Reay al retrasar su detención más que nadie en cabeza. Esto, por desgracia, no le sirvió de demasiado al australiano, ya que dos vueltas después golpeó un muro con el neumático trasero derecho y, aunque siguió en marcha, perdió posición con Hunter-Reay y Sato. Segundos después de rebasar al australiano, Hunter-Reay también se accidentó, en su caso de forma frontal, en la curva 3, propiciando un caution.

Poco antes, Rossi había dañado su alerón delantero al intentar pasar a Power, lo que también le llevó a tener que parar en boxes. Hunter-Reay pudo reparar sus daños antes de perder la vuelta, pero los trabajos en el coche de Power le costaron dos vueltas al de Penske. La resalida, no obstante, resultó absolutamente caótica, desde el momento en el que el propio lider, Newgarden, no logró negociar la última curva y golpeó el muro, perdiendo numerosas posiciones después. Al llegar a la primera curva, un Graham Rahal muy retrasado en posiciones golpeó ligeramente a Max Chilton y, aunque ambos esquivaron el muro, Jones colisionó con Rahal, dejándole cruzado.

Esto hizo que Hunter-Reay le golpease y que Rossi saliese por los aires al golpear sus neumáticos, aunque siguió su camino. A su vez, Sébastien Bourdais también se quedó varado en este embotellamiento, y Power completó el caos al bloquear neumático en la frenada, golpeando el muro. En total, ocho pilotos se vieron involucrados en accidentes en este reinicio fallido, aunque solo Rahal y Chilton abandonaron.

Wickens aprovechó todo este caos para avanzar de la sexta a la segunda posición, tras un Dixon que se encontraba ahora en posición de liderar la prueba. Además, Pagenaud también había escalado hasta el tercer lugar, rebasando a Sato. En las vueltas posteriores a la resalida, el nipón trató de contener la ofensiva de Marco Andretti, cediendo finalmente en el giro 43. Casi de forma simultánea, René Binder trompeaba en el segundo sector del circuito, causando el tercer caution. El austríaco, piloto a tiempo parcial de Juncos este año, llegó a atropellar ligeramente al comisario que se afanaba en ponerle de nuevo en marcha, al dar marcha atrás por accidente.

La situación de carrera parecía propicia para que Wickens intentase irse a por Dixon en su carrera de casa, pero Pagenaud le había adelantado antes del trompo de Binder, y el canadiense no pudo deshacerse de él en la resalida pese a varios intentos. El ritmo del francés tampoco era espectacular, lo que permitió que Dixon construyese una cómoda ventaja en cabeza. Algo por detrás, Sato parecía conforme con una quinta posición que prolongaba una buena racha de resultados, pero el nipón encontró el muro de la última curva a 17 vueltas del final, y terminó su carrera en una escapatoria.

Pese a que Hunter-Reay, doblado, le costó buena parte de su ventaja, Dixon la recuperó poco después, y obtuvo con comodidad un triunfo que le asienta aún más al frente de la clasificación general. Pagenaud se conformó con su segundo podio del año (fue también segundo en Texas), y Wickens con el tercero ante su afición, prolongando la racha de podios canadienses. Marco Andretti iba camino de obtener una muy buena cuarta posición, pero se quedó corto de gasolina y tuvo que efectuar una breve parada en la última vuelta, cayendo hasta el décimo lugar. Esto benefició a Hinchcliffe, que heredó su cuarto lugar, conteniendo por poco a un Charlie Kimball que obtuvo su primer top 5 desde la Indy 500 de 2016 a base de mantenerse al margen de los incidentes y de adelantar a algunos pilotos, entre ellos un Tony Kanaan que acabó sexto.

Zach Veach también consiguió pescar en río revuelto, beneficiándose además del toque con el muro que obligó a parar a Spencer Pigot a pocas vueltas del final, y logró mantener detrás durante el último tercio de carrera a Rossi y Newgarden para terminar séptimo. Los dos fueron los menos perjudicados por los incidentes de la segunda resalida al final, pero pierden un gran margen con Dixon, que le saca 62 puntos al de Penske, y 70 al de Andretti. Todo ello, de cara a su circuito talismán, Mid-Ohio, dentro de dos semanas.

Resultados del Indy Toronto (85 vueltas)

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto