¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarTercer triunfo en cuatro carreras para un imparable Josef Newgarden

    Un adelantamiento al límite en Gateway otorga a Newgarden su cuarto triunfo del año, y una ventaja de 31 puntos.

    Scott Dixon volvió a dar una lección de reducción de daños con su segundo puesto.

    Conor Daly obtuvo el primer top 5 de Foyt en 2017.

    La última adquisición de Roger Penske va camino de convertirse en la joya de su establo, y no es para menos. Salvo algunas actuaciones irregulares en óvalos, la primera temporada de Josef Newgarden en el equipo del Capitán ha sido casi inmejorable, pero su última racha de resultados confirma que, definitivamente, el 'poster boy' de la categoría está más que preparado para ser campeón. Tras dos victorias en Toronto y Mid-Ohio, y quedarse a las puertas de repetir en Pocono, el piloto estadounidense ha logrado esta madrugada su cuarta victoria de la temporada en el óvalo de Gateway.

    El reasfaltado del óvalo, que sólo había recibido alabanzas durante el viernes, se convirtió en un duro quebradero de cabeza al inicio de la prueba por ser demasiado deslizante. En la última vuelta de formación, Tony Kanaan perdió el control e impactó con la trasera en la curva 2, aunque con daños de escasa importancia. La situación fue bastante peor en la salida: habiendo sido superado por el exterior por Newgarden, el poleman Will Power perdió el control del coche en ese mismo punto, y unos metros detrás, Takuma Sato y Ed Carpenter colisionaban al pelear por la quinta posición. Al seguir la misma trayectoria que Power, el coche de Carpenter impactó con él y se elevó en el aire, llegando a estar entre la valla y el cockpit, con las ruedas a centímetros del casco del australiano. Todos los implicados, por fortuna, pudieron salir de sus coches sin mayor contratiempo.

    Los restantes Penske conviertieron el resto de la carrera en el esperado monólogo, aunque su superioridad no era tan apabullante como la exhibida en clasificación, y Scott Dixon fue capaz de seguirles de cerca, una vez que devolvió el adelantamiento al avispado Carlos Muñoz. Newgarden se mantuvo por delante de Hélio Castroneves y Simon Pagenaud tras el primer turno de paradas, pero perdería el liderato en el segundo con el brasileño, en una tanda de pit stops masivos aprovechando el accidente de J. R. Hildebrand en la vuelta 102. Castroneves exhibió un buen ritmo en cabeza, e incluso llegó a abrir un hueco de cuatro segundos al final de su tanda, pero sus opciones se desvanecieron en la tercera parada.

    Al detenerse para realizar el repostaje, el piloto brasileño caló el coche en el proceso de ponerlo en marcha neutral. La celeridad de los mecánicos de Penske hizo que la pérdida de tiempo no fuese excesiva, pero si suficiente para ceder tres posiciones. Por fortuna para él, Max Chilton provocó un nuevo caution con un accidente sólo cinco vueltas después, que le permitió acercarse y superar en un suspiro a Dixon en la resalida. En el stint posterior, Newgarden no logró soltar a Pagenaud, y un golpe de Ryan Hunter-Reay con el muro en la vuelta 202 significaba que la última parada sería conjunta y bajo caution. En ese proceso, los mecánicos de Pagenaud trabajaron con más eficiencia y sacaron al francés por delante.

    En esta ocasión, Newgarden no se conformó con terminar segundo como hace una semana. Relanzándose la prueba en la vuelta 212, se mantuvo cerca del francés, y tras un primer intento en el que Pagenaud cerró la puerta, el piloto estadounidense fue a por todas en la 218 y con una arriesgada maniobra, que recordó en osadía a la efectuada con Power en Mid-Ohio, aprovechó el reducido hueco que su compañero dejó por el interior para pasarle en la curva 1, llegando a tocarse ambos. Pagenaud perdió la linea de la trazada y Dixon, eterno pescador en aguas revueltas, aprovechó la oportunidad para hacerse con el segundo lugar. Ya nada más cambiaría. 30 vueltas después, Newgarden levantaba el brazo al cruzar la meta, celebrando la séptima victoria de su carrera y la segunda en un óvalo.

    Detrás de los cuatro protagonistas absolutos del día, Conor Daly obtuvo una estupenda quinta posición, el mejor resultado de Foyt en toda la temporada de largo y el tercer top 5 de su carrera en IndyCar. El piloto estadounidense rondó el top 10 durante toda la carrera, protagonizando un duro duelo durante varias vueltas con el polémico Charlie Kimball, al que se quitó de encima en la última parada. El abandono de Hunter-Reay, séptimo en el momento de su incidente, y una infracción con la manguera de la gasolina de Graham Rahal, que le hizo caer de la sexta a la 14ª posición, permitió a Daly resalir séptimo, y el piloto de Foyt lo aprovechó al máximo superando a Alexander Rossi y James Hinchcliffe. Incluso llegó a atosigar a Castroneves en las vueltas finales.

    Rossi fue lo único salvable del día en Andretti, terminando sexto tras una sólida carrera dentro del top 10 con algunos altibajos, en especial tras su segunda parada. Kimball, por su parte, pasó también en la resalida final a Hinchcliffe, nada contento con su maniobra, para terminar séptimo, su segundo mejor resultado en un año nefasto. Carlos Muñoz, que llegó a ser cuarto tras el accidente inicial antes de perder puestos al resalir, completó el día afortunado de Foyt con la novena posición, y Sébastien Bourdais rubricó su regreso con un top 10, algo que ninguno de sus sustitutos logró durante sus nueve carreras de ausencia, y devolviendo a Coyne a una mitad superior que no alcanzaban desde Road America.

    Aunque tener a Dixon justo detrás ha evitado un golpe de efecto mayor, la ventaja de Newgarden empieza a ser significativa. Los dobles puntos en la cita de Sonoma impiden que el piloto de Penske dependa de sí mismo, pero 31 puntos es un margen más que considerable a falta de dos carreras. Castroneves, visiblemente decepcionado tras la carrera por su error, empieza a ver como el sueño de ser campeón podría escaparse una vez más, aunque sus 42 puntos de desventaja, uno menos que un Pagenaud que sigue haciendo de la consistencia su virtud, son recuperables. Más complicado lo tendrá Power, cuyo abandono podría ser la puntilla para sus opciones. El triunvirato de carreras consecutivas de la IndyCar concluye la próxima semana con el regreso a los circuitos, nada menos que a Watkins Glen, la penúltima prueba del año.

    Gateway 500, IndyCar 2017 (248 vueltas)

    Clasificación de la IndyCar 2017 en Gateway

    * Programa parcial (Carpenter) / Lesión (Bourdais) / Sustituto (Saavedra)

    Fotos: IndyCar Media