¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La fábrica de Nissan en el Reino Unido es "insostenible" sin acuerdo UK-UE tras el "Brexit"

    Fábrica de Nissan en el Reino Unido, en Sunderland

    El jefe global de operaciones de Nissan, Ashwani Gupta, ha lanzado un aviso para navegantes. Si el Reino Unido no llega a un acuerdo comercial con la Unión Europea, el futuro de la planta de Sunderland estará sentenciado por falta de competitividad.

    A pesar de que cerrar la fábrica de Barcelona va a costar a Nissan un auténtico pastizal -la última estimación va por 1.450 millones de euros-, la empresa japonesa apostó por Nissan Motor Manufacturing (UK) Ltd, o Sunderland para los amigos, como centro de producción para nuestra región.

    Cerrar la planta de Barcelona implicará que Nissan ya no tendrá ninguna fábrica propia en la Unión Europea, ya que desde principios de este año el Reino Unido es un país independiente a nivel político, aunque estamos en un periodo de transición que costó meses negociar.

    Si el 31 de diciembre la Unión Europea y el Reino Unido no han llegado a un acuerdo comercial, a ambos lados del Canal de la Mancha habrá que poner un 10% de aranceles genéricos, lo dispuesto por la Organización Mundial del Comercio (OMC/WTO) si no hay otro acuerdo entre las partes. La SMMT, la ANFAC británica, lleva años avisando de que será un desastre para ellos.

    El señor Ashwani Gupta ha explicado en una entrevista a la BBC británica que la planta de Sunderland, donde trabajan 7.000 personas, no será viable con dichos aranceles, ya que los vehículos producidos allí se inflarán de precio no solo como vehículos completos, también a nivel de piezas importadas del continente. También para el consumidor británico, obviamente.

    «Vd. sabe que somos el fabricante número 1 del Reino Unido y queremos seguir aquí. Estamos comprometidos. Habiendo dicho esto, si no mantenemos los aranceles actuales (son cero), no es nuestra intención, pero la actividad no va a ser sostenible. Es algo que todo el mundo tiene que entender». Y no ha dicho nada nuevo.

    Entre otras cosas, el «Brexit» convenció a Honda para abandonar Swindon en 2021

    Es un mensaje que han de leer entre líneas, empezando por el premier Boris Johnson, el inquilino del 10th de Downing Street en Londres. Los negociadores tienen todo el mes de junio para pactar una prórroga del periodo de transición con la UE más allá de nochevieja, o para iniciar una cuenta atrás que ya no se podrá parar. Además negociar un tratado comercial en medio año es «poco realista», según jerarcas de la UE.

    El coronavirus ha sido un torpedo en el casco de Boris Johnson, que ha alterado los planes de un «Brexit» en el que su país saliese beneficiado. Lo tiene más difícil que nunca para salirse con la suya

    La situación es la siguiente. A Nissan le sobra capacidad de producción en Europa, y será Renault el socio de la Alianza que tomará las riendas en esta parte del mundo. Renault, que posee el 43% de Nissan, ha recibido una ayuda de 5.000 millones de euros del Gobierno de Francia para continuar la actividad y, a ser posible, repatriar producción de fuera. Además, Renault tiene sus propios problemas.

    Nissan produjo en Sunderland 350.000 vehículos entre Juke, Qashqai, X-Trail (generación saliente) y Leaf el año pasado. La aplastante mayoría tiene como destino la Unión Europea, no el Reino Unido. Como casi todo se exporta, el incremento arancelario rematará a Nissan en el continente, donde solo tiene el 3% de cuota de mercado.

    Si Renault tiene que relocalizar producción y Sunderland de queda fuera de la UE, 2+2=4. Los franceses preferirán persuadir a Nissan para que eche el candado en Sunderland (además de en Barcelona), y las plantas galas estarán encantadas de asumir el volumen de fabricación de los modelos asignados a Sunderland: nuevo Juke, nuevo Qashqai, y Leaf. El nuevo X-Trail lleva meses asignado a Japón.

    Consumar el «Brexit» será la sentencia de muerte para la industria del motor británica tal y como es ahora

    ¿Tiene Nissan Barcelona posibilidades de salvarse?

    Entra dentro de lo posible. Si no se pacta una prórroga del acuerdo de transición, algo que los negociadores británicos están intentando evitar, Sunderland será una planta no competitiva en 2021. Los planes de Nissan son de cerrar la planta catalana a finales de año. Puede haber una «remontada» al nivel Rafa Nadal o Fernando Alonso, si me admitís la comparación.

    O los negociadores británicos admiten la prórroga, o este partido lo van a perder. «It's economy, stupid!»

    Con Sunderland fuera del tablero de juego, empezaría a tener mucho más sentido eso de que sale más a cuenta mantener a Nissan Barcelona viva que cerrarla. Ahora bien, la capacidad de Barcelona es de 200.000 unidades al año, por lo que forzosamente habría que repartir el volumen de Sunderland en más plantas. Por ejemplo, tendría mucho sentido traer a Barcelona el Leaf (30.000-40.000 coches), aunque no salvaría la planta por sí solo. Si entra en el saco el Juke, SEGURO.

    Lo que sí parece claro es que si Sunderland queda fuera del mercado único, hay aranceles y controles fronterizos, los gestores de Nissan demostrarían ser auténticos idiotas si sacasen producción de fábricas españolas para llevársela a Sunderland. Además, el «Brexit» es una amenaza más nítida para los intereses de la Alianza que el «procés» catalán, que se quedó en barbecho. Lo dicho, 2+2=4.

    Fuente: BBC News

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto