¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Las licencias del taxi encarecen un 12,3% las carreras, CNMC dixit

El organismo estatal que vela por la sana competencia apoya la liberalización del sector del taxi y los VTC, como también han dicho fuentes europeas. De haber más licencias y más baratas, los precios podrían reducirse y los ciudadanos tener un transporte más económico.

Cuando un autónomo decide convertirse en taxista, no puede hacerlo sin más, precisa de una licencia, que conceden las administraciones públicas a cambio de un precio simbólico o muy reducido. Esa licencia es uno de los requisitos para poder operar, aunque también puede haber trabajadores asalariados que muevan el taxi de otro licenciatario.

Como dichas licencias no son nominales, los taxistas pueden ofrecerlas a otros aspirantes a taxistas en el mercado secundario. De hecho, varios portales de compraventa en Internet tienen secciones específicas de licencias de taxi, y se ofrecen por precios que superan los 120.000 euros en multitud de casos. ¿A dónde va ese dinero? Suele ir a la hucha de la jubilación de un taxista que se retira.

La llegada de las aplicaciones VTC está limitando o reduciendo el precio de las licencias al transmitirse

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha revelado en un informe, basándose en el área metropolitana de Barcelona, que las licencias se traspasan por una media de 134.115 euros. Para un taxista que haya estado trabajando 30 años, su venta representará un enorme negocio. También hay especulación con licencias VTC, pero no llegan a la tercera parte de esa cantidad, suelen colocarse por 40.000-50.000 euros.

Según la CNMC, las licencias "no tienen valor intrínseco" pese a los precios de transacción

La CNMC dice que la rentabilidad obtenida por una licencia ha sido del 503% desde 1987 hasta 2016, el doble de lo que ha ganado el IBEX-35 en 30 años. Pocas inversiones consiguen un retorno de más del 9% en tasa anual, de acuerdo a los cálculos del organismo.

Sin embargo, esa rentabilidad incluye un precio inflado que están pagando los usuarios. De haber una mayor liberalización en el sector, la CNMC cree que las carreras podrían abaratarse un 12,3% como poco. Esto viene a cuento de la polémica relación de 1 VTC (coche de alquiler con conductor) cada 30 taxis.

El sobreprecio cuesta en Cataluña más de 60 millones de euros al año

Los taxistas piden que no se concedan más licencias a los VTC porque ya se ha roto la ratio 1:30 (más bien es 1:12), ya que durante el tiempo que estuvo vigente la ley Ómnibus, el límite se anuló (databa de 1987) y se concedieron miles de licencias VTC. A mayor número de licencias, más competencia. La CNMC califica al taxi como un servicio en régimen de monopolio, como si fuese Tabacalera o la antigua CAMPSA.

En otras palabras, el cliente no puede elegir distintas empresas de taxi con distintos precios -como en Japón- sino subirse en un taxi o en otro con tarifas reguladas. Bien es cierto que las tarifas no las ponen los taxistas, pero no menos cierto es que eso se pacta con el ayuntamiento de turno y los representantes del gremio. Los VTC fijan sus precios libremente.

Ahora mismo Uber y Cabify han roto ese monopolio y metido en el ajo a miles de vehículos con conductor que realizan un servicio muy similar, y que el cliente suele percibir como de gama superior. Los taxistas hablan de competencia desleal y que estas plataformas no pagan impuestos en España. Cabify sí lo hace, además, cada VTC paga sus propios impuestos, y tienen más presión fiscal que los taxistas que declaran por módulos.

Uber y Cabify no tienen flotas propias, intermedian entre empresas de VTC y pasajeros

El Gobierno no está por la labor de que se concedan más licencias de VTC, pero de facto están concediéndose en los tribunales, porque las licencias solicitadas durante la vigencia de la ley Ómnibus no tienen que respetar la relación 1:30. Los taxistas se enfrentan a un escenario nuevo: tener competencia. Además, el número de licencias de taxi o se ha mantenido o decrecido -depende de la ciudad- desde los años 80 como norma general.

La reciente protesta nacional que protagonizó el gremio, la más grande en España, presionó para que no se concediesen más licencias VTC. Las licencias que no se han concedido en primer instancia están siendo concedidas por el Tribunal Supremo. Ni el Gobierno puede meter ahí las narices por eso de la separación de poderes.

Entre 2009 y 2013 no estuvo en vigor la regla de 1 VTC cada 30 taxis

La CNMC considera que es bueno que haya más competencia para que el transporte sea más económico para los ciudadanos. Los taxistas no quieren que una apertura del mercado les perjudique. A largo plazo, los valores de las licencias ya no serán tan atractivos, la expectativa de retorno no será la misma. Ya se tocó techo en cotización de licencias.

¿Es diferente moverse en un taxi, un coche que proporciona Uber, o uno que trae Cabify? Según la CNMC, no, son servicios económicamente idénticos. Operan de forma diferente y con reglas diferentes, pero la finalidad es la misma: llevar a los clientes del punto A al punto B. Con las aplicaciones móviles es mucho más fácil conseguir un coche con chófer, mientras que en 1987, cuando se puso la ratio 1:30, hablábamos básicamente de conductores de limusina, y su uso era residual.

Fuente: Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC)

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto