¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El sistema de llamadas de emergencia eCall, obligatorio desde finales de marzo de 2018

    Fran Romero
    Fran Romero6 min. lectura

    Después de que se intentara implantar obligatoriamente el pasado año 2015 y retrasado por algunos problemas de configuración y del tratamiento de los datos de los usuarios, finalmente el sistema de llamada automática de emergencia eCall será obligatorio en todos los modelos de la Unión Europea a partir del próximo 31 de marzo, una medida con la que se pretenden salvar 2.500 vidas.

    El botón del sistema de llamada de emergencia automática eCall también se puede activar manualmente pero ha de estar ubicado en un lugar que no permita accionarlo por error

    Lo pidió la Comisión Europea de Bruselas a los fabricantes el pasado 2009, nada menos que nueve años, para que éstos lo incluyeran en todos sus nuevos modelos como un equipamiento de seguridad de serie y aunque algunos fueron unos atrevidos y osaron hacerlo con sobreprecio, en los últimos años se ha estandarizado.

    En los últimos años todos los fabricantes se han puesto de acuerdo en que hay que salvar vidas en la carretera y no sólo es necesario trabajar en el desarrollo de nuevos sistemas y asistentes de seguridad, sino también en dispositivos como la llamada de emergencia automática que, en un principio se propuso como obligatoria desde 2015 en los modelos nuevos, pero que se pospuso para el próximo 31 de marzo de 2018.

    Por ahora, esta nueva medida de seguridad -que desde Bruselas se estima que podrá salvar la vida a unas 2.500 personas- sólo se montará en turismos convencionales de cualquier tipo, segmento o precio, pero desde Europa se abre un período de evaluación que permitirá saber si sería necesario hacerlo extensivo a otro tipo de vehículos como autobuses, camiones, comerciales ligeros y pesados e incluso motocicletas, como las de BMW Motorrad. Es cierto que algunos de estos vehículos ya los montan, pero no de forma obligatoria.

    Un breve esquema del funcionamiento del sistema eCall, que conecta con los satélites de Galileo para enviar la posición exacta de localización del vehículo accidentado

    Una solución que para algunos pueda pasar inadvertida pero que en una situación real puede ayudarnos mucho; a veces, las emergencias llegan a los lugares más rápidamente no sólo por la ayuda de otros conductores sino porque algunos de estos sistemas pueden llegar a enviar automáticamente la localización y el punto kilométrico exacto.

    El sistema de llamada de emergencia -conocido como eCall- es un dispositivo inalámbrico de comunicación que se vale de sensores de radar y de las antenas de navegación para localizar un vehículo y enviar la posición exacta del mismo tras producirse un accidente, lo cual también ha obligado a las marcas de automóviles a hacer este dispositivo de comunicación compatible con los sistemas de navegación vía satélite de Galileo y con el Sistema Europeo de Navegación
    por Complemento Geoestacionario, llamado EGNOS.

    Aunque la llamada se realiza automáticamente al servicio de emergencias 112, el sistema puede activarse manualmente mediante la pulsación del botón, pero la normativa europea al respecto ha sido tajante en este sentido apuntando que la posición del botón debe encontrarse en donde no pueda ser activado por error.

    Casi una década salvando obstáculos para implantar un dispositivo cuyo único cometido es el de salvar vidas con una actuación más rápida de las emergencias

    Hasta ahora, gran parte de los fabricantes, como Audi, Volvo, Peugeot y Citroën o Mercedes, estaban instalando ya el dispositivo -un ejemplo es el sistema Opel OnStar- pero ha sido el organismo europeo quien ha obligado todos a incluir una información adicional sobre el tipo de vehículo accidentado, combustible, momento del accidente y la localización, lo cual permitirá que los servicios de emergencia actúen con mayor seguridad, especialmente importante cuando se trata de vehículos híbridos o eléctricos que corren riesgo de incendiarse.

    Un problema añadido más es que algunas marcas que montan el dispositivo eCall permitían -y permiten- la conexión con centrales de asistencia de los fabricantes recogiendo información para los servicios de asistencia. La Comisión europea encargada de esta materia no ha puesto pegas al respecto, pero sí que ha pedido a los desarrolladores que, de mantener esta función, lo hagan por un canal separado de forma que no interfieran en la llamada de auxilio.

    Pensarás que estas dos cuestiones no eran tan importantes como para demorar nueve años la implantación del sistema pero se chocó con la protección de datos de los usuarios. Disponer de un sistema de navegación a bordo permite conocer la localización exacta del vehículo en todo momento y es precisamente lo que la Comisión Europea ha prohibido a los fabricantes, que deberán de garantizar un borrado total y absoluto de la información de posicionamiento del vehículo antes de producirse el accidente evitando que se haga un uso inadecuado de los datos de localización.