¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Por qué Alonso tendrá difícil ganar en Daytona: LMP2 vs. DPi

Los Daytona Prototype International (DPi) y los LMP2 compiten juntos en la categoría reina de las 24 Horas de Daytona.

Aunque ambos prototipos tienen la misma base, su esencia es distinta, algo que afectará a las opciones de victoria de Fernando Alonso.

Al inicio de la temporada 2017, el IMSA WeatherTech SportsCar Championship estrenó los denominados Daytona Prototype International (DPi), destinados a competir en la clase reina del certamen de forma paralela a los LMP2, que a su vez sufrían una gran renovación con la llegada de una nueva generación de prototipos mucho más rápidos, ligeros y eficaces. El resultado es una clase Prototype (P) con dos vehículos que parten de una misma base, pero que al final tienen una esencia muy distinta. Pero entonces ¿Qué diferencias hay entre un DPi y un LMP2?

LMP2

FIA y ACO pusieron en 2017 la fecha límite para el debut de una nueva generación de prototipos LMP2 con cabina cerrada y para ello creó un proceso de licitación en el que cuatro constructores salieron elegidos. Sólo Oreca, OnRoak (Ligier), Dallara y Riley fueron licitados para diseñar, construir y distribuir los LMP2 de nueva generación. Para fomentar la igualdad entre todos ellos, se aprobó el uso de un propulsor común, un motor Gibson V8 controlado por una centralita Cosworth.

El resultado de todo este proceso son el Oreca 07, el Ligier JS P217, el Dallara P217 y el Riley Mk.30, este último desarrollado en colaboración con Multimatic. Cuatro prototipos diseñados a partir de un chasis monocasco ligero que permite que su peso no supere los 930 kilogramos. Equipan el citado motor Gibson, una caja de cambios secuencial de 6 velocidades y disfrutan de un sistema de control de tracción. Son entre 4 y 6 segundos más rápidos que los anteriores LMP2 en circuitos cortos.

DPi

El concepto DPi nace de la necesidad de ofrecer un proyecto interesante a los fabricantes que quieran competir en la categoría reina del certamen, algo que pasa por poder exhibir ante el gran público sus motores y tecnología. Competir con un LMP2 desarrollado por un constructor externo y que no puede ser evolucionado no es atractivo para ninguna marca y ahí es donde surgen los DPi. Aunque se trata de una manera bastante simple de definirlos, se puede decir que los DPi son algo así como LMP2 vitaminados.

Al final un DPi es un prototipo que nace de un chasis LMP2 homologado por la FIA y el ACO de uno de los cuatro fabricantes licitados y al que se les equipa una carrocería y un motor que sí son desarrollados por las marcas. Mazda, Nissan y Cadillac han sido las tres marcas que han optado por competir bajo este formato y lo han hecho con tres motores completamente distintos. Además, cada una ha desarrollado su carrocería en las áreas específicas donde está permitido y que son el morro, los laterales, los pasos de rueda traseros y el difusor.

De esta forma, hay tres DPi en parrilla bajo ingredientes muy distintos. En primer término, está el Nissan OnRoak DPi, prototipo que monta un motor V6 Nissan de 3.8 litros Turbo. El segundo DPi es el Cadillac DPi-V.R, nacido a partir del chasis Dallara y con un motor V8 de 6.2 litros de la marca. Por último, Mazda compite con el Mazda RT24-P con motor MZ-2.0T, propulsor con dos litros de capacidad, tecnología turbo y disposición de cuatro cilindros en línea. Su base es el chasis Riley. Por último, debutará el Acura ARX-05 con base Oreca y motor V6 de 3.5 litro biturbo.

LMP2 y DPi, otros detalles en común

Más allá de su origen común, la mano de los fabricantes en los DPi coloca a estos en ventaja respeto a los LMP2. El simple desarrollo que pueden realizar las marcas en los DPi hace que los prototipos estándar partan un paso por detrás. Por ello y a partir del uso de unos neumáticos comunes (Continental) y un combustible común (E20 fuel de VP Racing Fuels) se ha creado un sistema de ‘Balance of Performance’ que se basa en pruebas individuales de los motores y del análisis aerodinámico de todos los prototipos en el túnel del viento.

Aunque existen algunos complementos aerodinámicos aprobados para ajustarse a cada pista y se ha pautado un equilibrio de potencia y par según motor para que todos los motores tengan un rendimiento similar de 600 caballos, lo cierto es que los DPi han mostrado cierta superioridad en la primera temporada en la que han compartido pista con los LMP2. En este aspecto, Fernando Alonso, que competirá con un Ligier JS P217 de United Autosports, tendrá complicado pelear de tú a tú con los DPi, más en una pista como Daytona ya que los LMP2 sí pueden amenazar a los DPi en trazados más revirados.

Fotos: Mazda / United Autosports / Cadillac

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto