¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Repaso a las mejores y peores creaciones de Walter de Silva

    14

    Walter de Silva, uno de los grandes diseñadores de coches del mundo, deja su puesto como jefe de diseño del Grupo Volkswagen, así que es hora de hacer un repaso histórico a los grandes trabajos de este italiano ha desarrollado.

    Walter Maria de Silva, nacido en Lecco, Italia, el 27 de febrero de 1951, ha logrado convertirse en uno de los más grandes diseñadores de coches de todos los tiempos. En 1972 se convirtió en el diseñador jefe de FIAT, pero desde 2007 ocupa ese puesto en el Grupo Volkswagen, un puesto que dejará a finales de este mes de noviembre. Así que es hora de repasar alguno de los grandes trabajos desarrollados por este gran hombre, y algunos errores también.

    El Tango representaba un concepto genial, pero tristemente nunca llegó a materializarse

    SEAT Tango

    El primer modelo del que toca hablar es el tercero que el señor de Silva creó para la marca española SEAT. El Tango fue presentado en el Salón de Frankfurt del año 2001. Este prototipo cumplía el sueño de muchos por ver de nuevo un SEAT roadster biplaza en las carreteras. Su motor de gasolina turbo de 1.8 litros conseguía generar 180 CV, una cifra excelente para rivalizar con grandes nombres del segmento, como el Mazda MX-5. Finalmente, y como todos sabréis, SEAT no recibió autorización para sacarlo a la venta. Una pena.

    Alfa Romeo 147

    Como ya hemos dicho el señor de Silva también fue jefe de diseño del Grupo FIAT, donde hay que destacar sobre todo el trabajo realizado en los modelos de Alfa Romeo. El 147 surgió en el año 2000 y llegó para sustituir a los Alfa 145 y 146. Rápidamente el 147 se convirtió en el oscuro objeto de deseo de todo alfista, y del que no lo era también. Un diseño vistoso, elegante e italiano al que había que sumar la deportividad de la versión GTA. Un rara avis que incluía un bloque V6 de 250 CV en su vano motor. Una lástima que en 2010 Alfa decidiera que era momento de jubilarlo.

    Lamborghini Egoista

    El Egoista lo podemos denominar como la creación más personal de Walter de Silva. En 2013 Lamborghini quiso celebrar su 50 aniversario de una manera muy especial, y para ello permitió que el diseñador jefe se tomase todas las licencias que él quisiera. El resultado fue el Lamborghini Egoista, un prototipo a medio camino entre un superdeportivo y un caza de combate. Un modelo que en pleno funcionamiento estaría basado en el Gallardo, con un motor V10 de 5,2 litros y 560 CV. Lo dicho, su obra más personal.

    Un diseño impresionante para un rendimiento excepcional, así era, y es, el R8

    Audi R8

    En 2006 Audi decidió que era hora de plantar cara en el segmento de los superdeportivos. Las bases estaban claras, coger un Lamborghini Gallardo, su motor V10 y ponerle una carcasa y una tecnología dignas del país teutón, y dicho y hecho. El resultado es de sobra conocido por todos, el Audi R8, cuyo diseño espectacular salió de la imaginación del señor de Silva. Tan bueno fue ese trabajo que está considerado como uno de los Audi más bonitos de todos los tiempos. ¿Quién dijo que los Audi eran sosos?

    Volkswagen Scirocco

    Nunca es fácil recuperar a una leyenda, y el Scirocco lo es. Una vez más Volkswagen decidió que era hora de despertar a una de sus leyendas. Basado en un Golf MKV, el Scirocco presentó una línea coupé sumamente atractiva. Un trabajo de diseño que rápidamente recordó a sus predecesores pero que los traía al siglo XXI, con todo lo que eso implica. Una vez más la obra de Walter ha perdurado más allá de lo esperado, puesto que el Volkswagen Scirocco continúa vendiéndose hoy en día tal y como salió en el año 2008.

    Los grandes errores de Walter de Silva

    Aunque cueste creerlo, este italiano que pronto cumplirá los 65 años también cuenta con pequeños borrones en su historial, algo completamente lógico teniendo en cuenta su inmensa obra. Aunque estos son muchos menos que los aciertos, algunos tuvieron la mala fortuna de llegar a pisar el mundo real.

    El prototipo del Toledo se presentó así. Como todos sabéis, no se tocó nada en la versión definitiva

    SEAT Toledo Mk3

    Cuesta imaginar como de la misma mesa de diseño de la que salieron obras tan impresionantes como las anteriormente descritas salió también la tercera generación del SEAT Toledo. Presentado originalmente en el año 2004, el Toledo sufrió una modificación radical con respecto a un modelo que había acumulado un número increíble de ventas en toda Europa. A pesar de su más que dudoso diseño el Toledo presentaba una habitabilidad fuera de serie con un maletero de 500 litros. Un coche idolatrado por los taxistas que apenas estuvo en el mercado cuatro años, volviendo a sufrir un cambio radical, esta vez sí, más acertado.

    Bugatti Veyron

    A finales del siglo pasado Bugatti empezó a trabajar en un nuevo coche, uno que tenía que romper con todas las reglas prestablecidas anteriormente. Finalmente lo conocimos en el año 2005 con el nombre de Bugatti Veyron. Este resultó tan espectacular como legendario. Sin embargo antes de la llegada de este Walter de Silva propuso a la marca francesa un diseño que gracias a dios no llegó a concretarse en realidad. No tuvo su día el señor de Silva, pero no deja de ser un primer bosquejo de lo que el Veyron finalmente acabó siendo, eso sí diseñado por Hartmut Warkuss. Por cierto el sucesor de éste pronto estará en la carretera, el Bugatti Chiron, al que ya hemos visto casi en su totalidad.

    Con todos sus aciertos, y algún que otro desliz, Walter de Silva se ha ganado por méritos propios formar parte de la historia viva del automovilismo. Su jubilación ha llegado en un momento crítico para el Grupo Volkswagen que se encuentra sumergido en pleno escándalo por las cifras de emisiones de algunos de sus coches. Su sucesor está todavía por conocer, pero está claro que la alargada sombra de su predecesor tiene cuerda para rato.

    Cuesta definir este prototipo, pero comparándolo con el definitivo, era bastante feo

    Repaso a las mejores y peores creaciones de Walter de Silva