El Mercedes-AMG GLC 63 S se pasa al lado oscuro gracias a Brabus

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(15 fotos)

La versión más deportiva y extrema del Mercedes Clase GLC ha sido el último vehículo en pasar por las instalaciones de Brabus. El preparador alemán ha metido mano al Mercedes-AMG GLC 63 S para crear su nueva bestia sobre ruedas, el Brabus 600 Compact SUV. Además de un importante aumento de potencia, también cuenta con numerosas modificaciones visuales.

Mercedes-AMG GLC 63 S preparado por Brabus

Brabus se atreve con el Mercedes-AMG GLC 63 S. ¿El resultado? El Brabus 600 Compact SUV.

Siniestro, temible y deportivo, así luce el Mercedes-AMG GLC 63 S tras pasar por las manos del conocido preparador Brabus. Los especialistas en la modificación y preparación de los vehículos de Mercedes y Smart han desvelado su nuevo programa de ajustes para la versión más potente que podemos encontrar en la gama del Mercedes Clase GLC disponible en el mercado.

Visualmente sigue la tónica de todos los trabajos de Brabus. En el exterior los colores oscuros y la fibra de carbono son la tónica habitual. Además de un kit de carrocería encontramos un nuevo sistema de escape de acero inoxidable con unas salidas personalizadas y unas impresionantes llantas de aleación con un tamaño de 22 pulgadas que dejan a la vista las pinzas de freno.

Otra de las claves es la rebaja de la altura libre de la carrocería con respecto al suelo en 30 milímetros, lo que permite mejorar considerablemente el comportamiento del Mercedes-AMG GLC 63 S en su paso por curva. Si nos adentramos en el interior, además de nuevas inserciones de fibra de carbono, pedales de acero inoxidable o unas nuevas placas en los umbrales de las puertas, veremos un nuevo tapizado de cuero fino y Alcantara.

Mercedes-AMG GLC 63 S preparado por Brabus

Además de un kit de potenciación, el Mercedes-AMG GLC 63 S recibe numerosos ajustes estéticos de Brabus.

Pasando al apartado mecánico del Mercedes-AMG GLC 63 S preparado por Brabus encontraremos modificaciones importantes. Mediante la instalación de un módulo Plug & Play en el motor V8 de 4.0 litros biturbo se ha conseguido extraer una potencia adicional de 89 CV y 100 Nm de par máximo para fijar unas cifras finales de ni más ni menos 591 CV y 800 Nm. No está nada mal. Recordemos que de serie este modelo cuenta con 510 CV y 700 Nm.

Gracias a este aumento de la potencia, el Mercedes-AMG GLC 63 S ahora es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h (siempre y cuando el limitador electrónico haya sido desactivado). El modelo que se puede encontrar en los concesionarios de Mercedes completa el sprint de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y su velocidad punta se sitúa en los 280 km/h.

Por otra parte y no menos importante, señalar que fija un consumo medio de combustible de 11,9 litros a los 100 kilómetros y unas emisiones de CO2 de 270 g/km. Brabus ya acepta pedidos del paquete de mejoras para instalarlo en un Mercedes-AMG GLC 63 S ya adquirido o gestiona la compra del vehículo y la posterior modificación con el programa de ajustes detallado a lo largo de este artículo. Este paquete de mejoras también está disponible para el Mercedes Clase GLC Coupé.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto