¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Nico Müller: «El DTM demuestra que todavía merece su nombre»

    Nico Müller: «El DTM demuestra que todavía merece su nombre»
    Nico Müller ha empezado la nueva era del DTM con un octavo y un segundo lugar en Monza.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho3 min. lectura

    Los pilotos del DTM dan el visto bueno al nuevo concepto GT3 del certamen, ya que mantiene el ADN competitivo de la serie.

    El primer fin de semana del DTM bajo normativa GT3 en Monza ha dejado claro cuáles son los puntos fuertes del certamen.

    El DTM murió en su ánimo de expansión con la normativa 'Class 1' por bandera. Los fabricantes se fueron, dejando a Gerhard Berger con una gran fiesta, pero sin invitados. Parecía tocado y hundido. Sin embargo, el certamen alemán ha resucitado bajo las bondades de la normativa GT3 gracias a un formato que se separa del resto de campeonatos bajo esta normativa. Equipos privados con apoyo de hasta cinco fabricantes y una amplia gama de pilotos oficiales, viejos gallos del DTM y expertos en la categoría GT3 para dar forma a un campeonato que tiene en sus carreras al sprint sin cambio de piloto uno de sus mayores argumentos.

    Al final, el DTM busca tener los GT3 más rápido y el mayor elenco de pilotos oficiales y de alto nivel de las categorías bajo esta normativa. Y de alguna forma, está en el camino de lograrlo, algo que ha sido puesto de relieve por los pilotos del propio certamen. Un pensamiento que ha vocalizado Nico Müller: «El DTM demuestra que todavía merece su nombre. Hay que dar un gran aplauso de la organización. Entre todos hemos demostrado que el campeonato todavía merece su nombre porque mantiene sus mejores valores. Los nuevos coches representan un desafío complementa nuevo, con sus fortalezas y debilidades».

    Lucas Auer, piloto de fábrica de Mercedes, también ha dado su visto bueno al nuevo DTM y al nuevo concepto de competición que ofrece: «En el pasado, el DRS permitía adelantar a otros coches. Ahora, incluso si hay menos adelantamientos, estos son reales. El piloto tiene que trabajar, pisar los frenos y adelantar por una línea que no es perfecta, incluso antes de frenar. Creo que el nuevo DTM ofrece otro espectáculo, creo que es lo que quieren ver los aficionados y eso no es fácil de conseguir. Por mi parte, creo que correr aquí es genial. Las primeras vueltas de las dos carreras en Monza fueron una completa locura».

    Fuente: Autosport / Fotos: DTM