¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

¿Qué es el Aceite Vegetal Hidrotratado o HVO? ¿Puedo usarlo en mi vehículo?

La Unión Europea sigue buscando fórmulas para reducir la dependencia energética de terceros países y reducir las emisiones de carbono -así como las tóxicas- con biocombustibles o combustibles sintéticos. Una de las alternativas al gasóleo normal es el Aceite Vegetal Hidrotratado o HVO.

El Aceite Vegetal Hidrotratado (AVH o HVO -por sus siglas en inglés-) es un tipo de gasóleo de origen renovable obtenido a partir de aceite reciclado y grasas obtenidas de cocinas particulares o profesionales. Es una alternativa al gasóleo normal auspiciada por la Unión Europea.

El aceite de cocina usado es un residuo que bien puede tener una segunda vida como combustible. A través de la iniciativ europea RecOil se está aumentando el nivel de recogida del aceite usado, tanto en la esfera profesional como en la particular, para disponer de más "materia prima".

Las grasas y el aceite usado se refinan y procesan con un catalizador de hidrógeno. El combustible resultante, HVO, no tiene oxígeno ni azufre. En teoría no hace falta modificación alguna para utilizarlo en cualquier motor diésel, como si fuese gasóleo normal y corriente. Se pueden mezclar en cualquier proporción sin problema.

Por ejemplo, fabricantes como Ford han dado su apoyo oficialmente para usarlo en sus vehículos (concretamente las furgonetas Transit 2.0 EcoBlue, las más modernas). El HVO está disponible sobre todo en gasolineras de países del norte de Europa, aunque empezaremos a verlo como realidad comercial más a menudo.

El principal atractivo del HVO es que reduce las emisiones indirectas que implica traer el gasóleo desde los lugares de producción y también tiene connotaciones positivas frente al biodiésel, sobre todo el obtenido a partir del aceite de palma tras haber deforestado para que crezcan los cultivos.

El gasóleo que se vende en Europa no es "puro", tiene una ligera mezcla de biocombustibles

Además, el HVO tiene ventajas en el arranque en frío. Según Ford, los residuos de grasas de origen animal facilitan a los motores el arranque. La quema del combustible se supone más limpia, por lo que a largo plazo habría beneficios para el motor y el sistema de escape, generándose menor contenido en ceniza.

Recuerda que en la gasolinera tienes un sistema de etiquetado de combustibles que informa de la proporción de gasóleo. Concentraciones de hasta el 7% de origen vegetal es B7, hasta el 10% es B10, y concentraciones superiores son biodiésel o XTL. Antes de echar B10 o XTL comprueba el etiquetado en la tapa al abrir para repostar, o consulta al fabricante. El B7 lo puedes echar sin miedo ni modificar nada.

El uso de HVO no produce una reducción significativa de las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de acuerdo a un estudio de la Comisión Europea (Suárez-Bertoa, Kousoulidou, Clairotte et al., 2018), aunque es cierto que puede reducir las emisiones de carbono directas frente al gasóleo convencional y el B7 hasta un 4%.

La producción europea de HVO podría duplicarse en 2020 respecto a los niveles del año pasado, 3,5 millones de toneladas. En España Repsol y CEPSA producirán unas 60.000 toneladas cada uno. Cuanto más aumente la producción del HVO, menor será el impacto ambiental indirecto de la utilización de biodiésel.

¿Puedo usar en mi coche aceite vegetal reciclado?

Técnicamente es posible utilizar aceite en un motor diésel, siempre y cuando la mezcla entre aceite y gasóleo sea la correcta (a menor temperatura hace falta más gasóleo), esté bien colado, y se emplee en motores con baja carga tecnológica, como los atmosféricos y los primeros turbodiésel sin inyección directa.

En los modernos diésel de inyección directa a alta presión los restos de glicerina y otras sustancias que hayan dejado pasar los filtros pueden provocar costosas averías y el ahorro verse rápidamente anulado. Además, a menor temperatura se forma más glicerina, empeorando el problema.

Legalmente no, no se puede utilizar combustible para automoción que no haya pagado los correspondientes impuestos, es decir, el IVMDH, so pena de fuertes multas. Entre 10 y 25 CV fiscales 1.800 euros, hasta 50 CV fiscales 3.600 euros. En un control rutinario el simple olor del escape puede ser el detonante de un análisis de lo que va en el depósito. Huelga decir que esto no nos parece en absoluto recomendable.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto