¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Por qué los futuros coches eléctricos serán más caros? Renault tiene la clave

    ¿Por qué los futuros coches eléctricos serán más caros? Renault tiene la clave
    Dacia Spring, un eléctrico urbano con precio de caprichoDacia
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Los precios de los coches eléctricos serán más caros en los próximos años. Lo han anunciado los principales fabricantes, apuntando que no todos los clientes podrán ser propietarios. Renault tiene la clave, y no es precisamente el coste de la batería.

    Unas declaraciones recientes de Luca de Meo, el CEO de Renault, apuntaba que no todos los propietarios de coches de combustión podrán serlo de los futuros coches eléctricos. Y es que estos modelos de cero emisiones serán más caros. Un ejemplo que refleja esta situación es el Dacia Spring, que supera muy ampliamente los 10.000 Euros, entendiendo como barata esta cifra, dadas sus dimensiones, prestaciones y autonomía.

    Hasta ahora, sabíamos que la batería es el componente más caro en los coches eléctricos. La realidad es que lo es, y a más capacidad de almacenamiento y más autonomía, el precio es mayor. De hecho, a la velocidad que la tecnología avanza, muchos de los eléctricos que actualmente se venden en el mercado, quedarán antiguos en pocos años. Esto es, que perderán valor muy rápidamente. Sin embargo, Renault ha dado con la clave que evitará esta pérdida del valor y que, por tanto hará subir el precio.

    Renault Megane E-Tech
    Los futuros eléctricos dispondrán de actualizaciones que aumentarán el precio de venta

    El coste de los nuevos software para eléctricos encarecerá el precio de venta

    Porque nada es gratis. Los franceses asumen, y confirman, que su nueva generación de modelos eléctricos será más cara que la actual, un aviso a navegantes interesados, a pesar de que trabajen duramente para rebajar los costes y los precios de venta. El italiano ya apuntó que tratarán de reducir hasta un 40% el coste de la batería, pero el software de control del vehículo es el factor determinante.

    Una nueva arquitectura que permitirá gobernar todas las funciones desde una sola unidad de control principal, prescindiendo de las decenas que hay en la generación actual de coches. Este nuevo software contará con diferentes versiones, «updates» que se trasladarán cada un periodo de tiempo a los modelos vendidos a través de las actualizaciones inalámbricas, mejorando el comportamiento del vehículo, sumando nuevas funciones de confort, seguridad y conectividad -algunas mediante pago- y también aumentar la capacidad de la batería. Porque los fabricantes dejan un margen que sigue siendo neto y utilizable precisamente para este objetivo, y Ford lo ha demostrado con el nuevo Mustang Mach-E.

    Esta es la clave con la que Renault justifica el aumento de precio y la reducción de la pérdida del valor de los coches, gracias a las actualizaciones de un software que estará en constante evolución. La misma estrategia que seguirán la gran mayoría de marcas. Los galos han sido los primeros en anunciarlo, realmente porque no interesa comercialmente hacerlo. Se espera un auténtico aluvión en los próximos años, reproduciendo los estilos de carrocería más habituales en todos los segmentos y señalar estos argumentos pueden ocasionar que el parque automovilístico alargue su renovación tanto como la combustión tradicional, con unidades muy por encima de los diez años.