¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Dakar 2021Sainz, Price, Walkner, Farrés... la mecánica del Dakar no entiende de favoritos

    Cuatro de los grandes candidatos a llevarse la victoria en Jeddah han sufrido problemas mecánicos, un clásico en el Dakar.

    El contratiempo de menor calado ha sido el del MINI de Sainz, que se solventará con el cambio de turbo.

    Si el Dakar es una prueba de resistencia no es tanto física, que también, como mecánica. Las dificultades para que las máquinas lleguen a la meta en buenas condiciones se multiplican cuando aparecen elementos como la arena, al igual que en la época sudamericana era la sal de los altiplanos bolivianos.

    En esta segunda etapa del raid más duro del mundo, al menos tres de los grandes candidatos han visto cómo las mecánicas les pasaban factura. David Castera tiene muy claro que el primer gran corte debe producirse antes de la etapa maratón, y por eso diseñó especiales muy largas en el arranque del Dakar, lo que ha empezado a pasar factura.

    El primero en sufrirlas fue Matthias Walkner. El vencedor de 2018 se quedó tirado al poco de salir a la especial por una avería en el embrague de su KTM y se vio obligado a echar rodillas a tierra (arena, en este caso) y ponerse a reparar el cambio. Se dejó 2 horas y 15 minutos sólo en esa avería para entrar al final de la jornada con casi dos y media.

    Sin salir de las motos, el doble campeón Toby Price y vencedor del primer día no sólo pagó abrir pista, sino que también se le estropeó el depósito trasero de su montura, lo que acabó por lastrarle mucho. Sólo hay que ver lo que sufrió para subir las dunas si no las cogía del todo bien en la panza. Mal día para KTM, ya que el australiano entró casi media hora después del ganador del día, Joan Barreda.

    El turbo de Sainz

    La meticulosidad con la que Carlos Sainz prepara cada etapa del Dakar hizo que este lunes llegara al vivac con rostro un poco serio y seco. No tanto por ser un mal día, que tampoco fue bueno, sino porque en los últimos 100 kilómetros algo no iba bien en el Mini.

    «Hemos sufrido un par de problemas de navegación, en dos sitios tuvimos que dar la vuelta y perdimos bastante tiempo en uno de ellos. Y ya hacia la parte final de la especial también ha habido un problema con el encendido del motor y perdíamos potencia», decía el 'Matador'. Los mecánicos del equipo X-Raid han revisado el vehículo y, antes de que la cosa vaya a más, han decidido cambiar el turbo antes del bucle de Wadi Ad-Dawasir de este martes.

    Pese a ello, Sainz acabó el día tercero, aunque a 9 minutos y 17 segundos. Para lo que podía haber sido, poco parece.

    Para Romain Dumas se está convirtiendo en una pesadilla el Dakar. Si en el de 2020 salió ardiendo nada más arrancarlo, en este su DXX no le está yendo mejor: se le rompió a mitad de etapa y, seis horas después, reanudó la marcha.

    En los prototipos ligeros también hubo problemas. Gerard Farrés, pese a finalizar el día en segunda posición, tuvo que bregar con una avería que, además, no le es desconocida en el Can-Am.

    «Vamos de menos a más, hoy Armand (Monleón, su copiloto) ha hecho una navegación perfecta, sin un solo error cuando el resto sí se ha equivocado. Esto ha hecho que llegásemos con los mejores porque a 90 km se nos ha parado el coche. Estamos algo preocupados porque es un fallo que ya tuvimos en Andalucía, esperamos que se pueda reparar y que mañana no reaparezca», destacaba el subcampeón de SSV en 2019.

    Fotos: Marcelo Maragni/Red Bull Content Pool