¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El sonido de los Fórmula E de la 'Season Three'

    Aprovechando las jornadas oficiales de test en Donington Park, la Fórmula E nos muestra como suenan sus nuevos monoplazas.

    Además, durante estos últimos días hemos tenido la oportunidad de ver rodar un Fórmula E en el Ártico de la mano de Lucas di Grassi.

    Terminada la pretemporada oficial en Donington Park y con todo el material de camino al ePrix de Hong Kong, se puede decir que la 'Season Three' de la Fórmula E está a la vuelta de la esquina. La temporada 2016-17 de la categoría de monoplazas eléctricos de la FIA calienta motores y ese componente es precisamente uno de los causantes del característico sonido de estos vehículos. Un sonido al que de una u otra forma ya nos hemos acostumbrado aunque su evolución ha ido en consonancia con las nuevas apuestas mecánicas de los equipos una vez liberado el desarrollo de ciertos componentes.

    Por ello y como es costumbre, la Fórmula E ha publicado un vídeo comparando el sonido de los distintos monoplazas. Aunque sigue habiendo diversidad mecánica y por ende distintos sonidos, siendo casi todos más contundentes que hace un año, lo cierto es que la sensación es que el sonido entre los monoplazas es más parecido que hace al inicio de la 'Season Two' cuando los equipos tomaron soluciones divergentes para sus transmisiones. Aún así, uno de los puntos fuertes de estos monoplazas eléctricos es que dejan oír con claridad sus frenadas o el trabajo de las suspensiones.

    Casi de forma paralela y en un acto promovido por la Fórmula E, el Gobierno de Groenlandia y el Príncipe Alberto II de Mónaco, el brasileño Lucas Di Grassi se puso a los mandos de un Fórmula E sobre el hielo del norte del Groenlandia para luchar contra el deshielo el Círculo Polar Ártico. Además de ser un acto simbólico con el que concienciar sobre la utilización de medios de transporte alternativos, el viaje realizado por todo el equipo sirvió para colocar una baliza de seguimiento sobre un iceberg que se había desprendido por culpa de la pérdida de densidad de la masa de hielo.

    Tras vivir esta gran experiencia en el Círculo Polar Ártico, Lucas di Grassi dejaba a un lado las sensaciones de conducir un monoplaza eléctrico con neumáticos de clavos sobre el hielo para dar una visión general de la situación. "Es un lugar muy bonito y pacífico. Venir aquí y ver lo grande que es la capa de hielo y cómo el efecto del calentamiento global la está cambiando, fundiéndola, da una comprensión diferente de lo que estamos haciendo. Por ello la Fórmula E refleja la importancia de conducir vehículos eléctricos libres de emisiones".