¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarPocono se rinde a Takuma Sato tras los accidentes

El piloto japonés batió in extremis a Simon Pagenaud para sumar su segunda pole del año.

Fuertes accidentes de Hélio Castroneves y Ryan Hunter-Reay, trasladado al hospital por carretera tras salir cojeando de su coche.

El líder Josef Newgarden sólo pudo ser 14º.

"No attack, no chance". O lo que es lo mismo, "sin ataque, no hay opción". Ese es el lema que Takuma Sato luce en su gorra, una especie de mantra personal sobre el que el piloto nipón ha basado sus actuaciones en pista, tanto para lo bueno como para lo malo. Su carrera ha estado marcada por varios errores y accidentes, tanto en su paso por la Fórmula 1 como en la IndyCar, pero su espectacularidad también le granjeó momentos positivos. Hace cinco años, un ataque desesperado le costó la Indy 500. En mayo, compensó aquello con el mayor éxito individual de un piloto japonés en la historia. Y este sábado, de nuevo en un óvalo de 2.5 millas, Sato ha vuelto a atacar, y ha vuelto a brillar.

El piloto de Andretti se ha hecho este sábado con la séptima pole de su carrera en IndyCar, y la segunda de la temporada, en el óvalo de Pocono, que mañana acogerá una dura carrera de 500 millas. El sorteo había situado a Sato como el último piloto en salir a pista, y éste, tras recibir unos consejos de su compañero Alexander Rossi sobre el viento en las curvas 1 y 3, respondió a la perfección, firmando una primera vuelta estratosférica de 220.045 millas por hora de media. En la segunda, arriesgó al límite en la primera curva, y trazó sin mácula las otras dos para hacerse con la pole con una media de 219.639 mph, siendo el único piloto en completar su clasificación en menos de 1:22. Ésta es, además, su segunda pole en óvalo tras la primera que obtuvo en la categoría, hace seis años en Iowa.

Sato, además, lo hizo con la presión añadida de saber, desde el coche, que su compañero Ryan Hunter-Reay había sufrido un fuerte accidente. El piloto estadounidense, que salió justo delante de él y se disponía a empezar su primera vuelta de clasificación, perdió el control de su monoplaza en la salida de la tercera curva e impactó a gran velocidad de forma lateral contra las barreras, antes de cruzar la pista y golpear a menor velocidad en el muro interior que separa la pista de los boxes. Quejándose de dolores en una costilla, el campeón de la IndyCar en 2012 pasó un par de minutos dentro de su monoplaza antes de salir por su propio pie, aunque lo hizo con una ostensible cojera en su pierna izquierda, y necesitó ayuda para meterse en el coche médico. Tras ser examinado, Hunter-Reay ha sido trasladado por carretera al hospital Lehigh Valley para ser sometido a exámenes médicos más exhaustivos, según ha comunicado la categoría.

El de Hunter-Reay no fue el único accidente en una Pocono que se cobró otras dos víctimas con anterioridad, haciendo honor a su apodo de "Tricky Triangle" (el triángulo peliagudo). En los entrenamientos libres previos a la clasificación, Ed Carpenter golpeó el muro en la misma curva que Hunter-Reay, la 3, y de la misma forma, con el coche en contradirección, aunque a menos velocidad. Los daños en su monoplaza, no obstante, hicieron que el equipo llegase a la inspección técnica seis minutos tarde, y el veterano piloto-jefe no pudo tomar parte en la clasificación. Quien sí lo hizo fue Hélio Castroneves, pero su aventura duró poco al trompear en la primera curva durante su primera vuelta. El brasileño golpeó con fuerza el muro, y su coche llegó a hacer un amago de coger vuelo, pero los flaps funcionaron a la perfección, y Castroneves emergió de su monoplaza sin mayores complicaciones.

Antes de la aparición estelar de Sato, los titulares eran para Simon Pagenaud, que ha revivido sus esperanzas de título con dos vueltas consistentes y veloces, y una media de 219.395. El piloto francés logró, con ello, batir por apenas 10 milésimas el crono de un sorprendente Charlie Kimball, quien ya obtuvo la pole en el último superspeedway (Texas). Compartirá línea con su compañero Tony Kanaan, siempre una garantía en óvalos, y que también superó las 219 mph de promedio. Su primera vuelta fue peor que la de Will Power, pero el australiano no mantuvo ese nivel en su segundo giro, y tendrá que conformarse con la quinta posición. A su lado, saldrá Alexander Rossi, que logró la segunda vuelta más rápida de todas (219.666), pero al que una primera vuelta más discreta en 217 le arrebató sus opciones de pole.

El resto de coches clasificaron a "un mundo" (más de media milla, o dos décimas). Muy cerca de Graham Rahal, el mejor del resto en séptimo lugar, el colombiano Gabby Chaves consiguió una sorprendente octava posición, con una honrosa media de 218.020. Chaves disputa su tercera carrera de la temporada con Harding Racing, un novedoso equipo que sólo compite este año en superspeedways, pero que ha conseguido unos resultados increíbles hasta la fecha (noveno en Indianápolis, quinto en Texas), y que busca extender su racha, de cara a una posible temporada completa en 2018. Cerraron el top 10 dos coches de Ganassi: Scott Dixon, que fue a asegurar, y Max Chilton, más inconsistente con un segundo giro notablemente más lento que el primero.

A excepción de los tres hombres que no han logrado marcar un tiempo de clasificación, la sorpresa negativa estuvo del lado de Penske con Josef Newgarden. El estadounidense llega a Pocono como líder del campeonato y en un momento de forma inmejorable tras imponerse en Toronto y Mid-Ohio, pero quedó claro de inmediato que el setup de su coche no era el adecuado para ser competitivo en Pocono, y una mala segunda vuelta le condenó a la 14ª posición en la parrilla de salida, entre Esteban Gutiérrez y Sebastián Saavedra, ocupante del segundo Schmidt aquí y en Gateway la próxima semana tras la salida de Mikhail Aleshin. Bastante peor le fue a J.R. Hildebrand, incapaz de alcanzar siquiera las 215 millas por hora de promedio en un terreno fetiche para él y su equipo como los óvalos, terminando incluso por detrás de los dos coches de una Foyt que sigue sin rumbo. Por fortuna para todos ellos, 500 millas son muy largas, y todo puede ocurrir, más en Pocono. El "Tricky Triangle" empezará a dictar sentencia a partir de las 20:40 hora española (emisión en Multideporte 1).

RESULTADOS: Libres

Clasificación para las 500 millas de Pocono

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto