¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Así funciona el nuevo motor de ciclo B de Volkswagen

El nuevo motor de ciclo B de Volkswagen se estrena en el Tiguan, un bloque TSI de 2.0 litros sobrealimentado de 186 CV y 300 Nm de par, que cuenta con un nuevo e ingenioso sistema de distribución variable patentado por la marca que permite reducir el consumo sin grandes modificaciones.

El Volkswagen Tiguan será el primer modelo en disfrutar este motor.

El nuevo motor de ciclo B o ciclo Budack de Volkswagen, denominado así en honor del ingeniero de la marca alemana responsable del proyecto, es una curiosa alternativa o variación de los motores de ciclo Miller, destinado a aumentar la eficiencia del motor en situaciones de baja carga, cuando no es necesaria demasiada potencia y por tanto el usuario no está pisando demasiado del acelerador.

El funcionamiento de este motor es tan simple como ingenioso, ya que a grandes rasgos es un motor de ciclo Miller -similar al motor de ciclo Atkinson pero con sobrealimentación, aunque en el diseño original de Miller se contemplaba también sin sobrealimentador- en el que encontramos tan solo una alteración del cierre de las válvulas de admisión. El motor de ciclo Miller se caracteriza por alargar la maniobra de cierre de estas válvulas para que el recorrido del pistón al subir introduzca una parte de los gases de nuevo en el colector, de esta manera el pistón se encuentra en la subida con menos resistencia y mejorando también la transformación de la energía en trabajo tras la explosión.

En el caso del nuevo motor de Volkswagen de ciclo B estas válvulas se cierran antes en los momentos en los que no es necesaria demasiada potencia, ya que al cerrarlas disminuimos la presión interna mientras el pistón está bajando pero aumentándola notablemente durante la siguiente subida, mejorando la eficiencia tras la explosión, aunque esto se traduce en una menor entrega de potencia. De ahí que solo se emplee en momentos en los que el usuario no demanda demasiada potencia sobre el acelerador.

Como podemos ver en el vídeo, el funcionamiento es muy simple y no requiere de modificaciones costosas o complejas en el motor, tan solo hay que implementar un sistema de árboles de levas que modifiquen su posición en ese momento, como muchos sistemas de distribución variable.

Al contrario que otros avances, el resultado de este sistema no aumenta la potencia, sino la propia eficiencia energética del motor, lo que redunda en un menor consumo de combustible y por tanto una reducción de las emisiones. Este avance permitirá a la marca ofrecer una cifra de emisiones menor sin la necesidad de tener que aumentar el costo de los actuales sistemas de tratamiento de gases.

El primer motor presentado por la marca alemana con este sistema es un 4 cilindros gasolina sobrealimentado de 2.0 litros, una modificación del bloque EA888 que recibe el nombre EA888 3B y que será empleado primero en el Volkswagen Tiguan, reemplazando al anterior bloque 1.8 TSI, donde entregará una potencia de 186 CV (184 hp) y 300 Nm de par, 14 CV y 47 Nm más pero con un 8 por ciento menos de consumo.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto