Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Volkswagen ID. estima pérdidas con las ventas de sus coches eléctricos

En apenas unas semanas, los interesados en el nuevo Volkswagen ID.3 podrán adquirir el modelo eléctrico por anticipado. Las unidades no se entregarán hasta abril, pero el fabricante alemán estima pérdidas de 3.000 € por unidad vendida. Cumplir con la exigente norma de emisiones Euro 6d y evitar las grandes sanciones son los factores responsables de esta generosa pérdida.

Así será el nuevo, y primer, eléctrico de Volkswagen, el compacto ID.3

Parece que Volkswagen ya ha fijado el precio de la edición especial de lanzamiento del nuevo ID.3. Con una autonomía superior a 400 kilómetros según el ciclo WLTP y un completo equipamiento de serie, no costará ni 25.000, ni 27.500 € como en principio apuntaron. Las últimas informaciones señalan que el precio será de 29.990 euros.

Casi se puede decir que será un precio de derribo, pero no exactamente para los clientes que necesitarán unos 10 años para amortizar el coste, sino para la marca alemana que ya ha apuntado que perderá dinero –unos 3.000 €- por unidad del primer eléctrico. En parte, es una verdad.

El componente más caro es la batería y sus precios están por las nubes a día de hoy, pero también será una pérdida por el coste del desarrollo de la plataforma que no expandirá la gama de modelos tan rápidamente como se espera. Aún así, hay expertos en la industria que explican que una pérdida por unidad de esta cantidad siempre será mucho más baja que el montante de la sanción que la Unión Europea impondrá a Volkswagen por incumplir los nuevos estándares de emisiones promedio de CO2.

Teasers que avanzan la llegada del Volkswagen ID.3 y que se destapará en el Salón de Frankfurt

Cabe entonces preguntarse por qué Volkswagen ha pisado el acelerador en la comercialización del nuevo ID.3, que empieza el próximo 8 de mayo, y no se retrasa unos meses. La respuesta es simple: no puede permitirse un retraso porque no llega a cumplir con la nueva norma de emisiones. Necesita las 30.000 unidades de la edición limitada del eléctrico para evitar las sanciones.

El escándalo de las emisiones sobrepasó a la marca alemana como a ninguna otra, a pesar de que casi todas han tenido “coqueteos”. La Unión Europea ha dado ya varios toques de atención al gigante alemán para que se ponga las pilas, nunca mejor dicho porque, tanto Europa como la marca alemana saben que no hay forma posible de rebajar las cifras, por lo que los eléctricos se hacen indispensables.

Al menos, el primer año de vida del Volkswagen ID.3 será un lastre para la marca alemana en términos financieros. El precio por debajo de los 30.000 euros está asociado a la edición especial de lanzamiento ofreciendo una elevada autonomía –unos 420 kilómetros según el ciclo WLTP- con una batería de 62 kWh, precio aproximado que después se trasladará a la versión más básica de 48 kWh y 330 kilómetros. Uno más acorde.

¿Suicidio a corto plazo o a largo plazo o inversión de futuro a muy largo plazo?

Los expertos analistas de la industria del automóvil explican que Volkswagen se está viendo obligada a acelerar el desarrollo y la comercialización de nuevos eléctricos basados en la plataforma MEB. Recientemente ha sido puesta a disposición de otros fabricantes, y no en su totalidad, pero hasta ahora ninguno se ha decantado por la arquitectura.

Es la forma de recuperar parte de la inversión, una estrategia única de “pago por uso” sin mantener una cooperación con la marca alemana. En estas condiciones, los futuros modelos MEB deben llegar con una diferencia en el tiempo de entre seis meses y un año, no puede permitirse el lujo de retrasar los lanzamientos comerciales a razón de un nuevo modelo cada año.

A día de hoy, el precio del Volkswagen ID. será caro. Los clientes necesitarán casi una década para amortizar la inversión en el coche eléctrico si deciden apostar por un cambio en su forma de movilidad. Se supone que el precio de las baterías bajará, al menos en Volkswagen están convencidos de ello, pero a mayor demanda de los materiales para su fabricación y menor disponibilidad, el precio no caerá, todo lo contrario.

Con estas circunstancias, si la marca alemana entiende que perderá unos 3.000 € por unidad vendida del ID.3, es un vaticinio irreal. Algunos expertos llevan esta pérdida por unidad hasta 2025. A día de hoy, es difícil saber si la apuesta por la electrificación como la ha planteado Volkswagen ID. será un suicidio o una inversión.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto