¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La producción del Volkswagen ID.3 1ST, almacenada en campas a la espera de la actualización

    Flota de unidades del Volkswagen ID.3 en AlemaniaTwitter TheEVside

    Ver para creer. Si con el escándalo de los diésel, más de uno no creía las miles de unidades estacionadas en grandes campas en Estados Unidos, estas imágenes muestran las unidades del nuevo Volkswagen ID.3 aparcadas y esperando la famosa actualización de software que retrasa sus entregas.

    Dicen que una imagen vale más de mil palabras. Y aquí la tienes, cientos de unidades cubiertas en la campa y naves industriales de Volkswagen en Zwickau, Alemania, todas correspondientes a la edición especial de lanzamiento ID.3 1ST.

    Cuando ya deberían de estar a punto de coger el transporte para sus respectivos destinos y clientes, sabemos que se almacenan hasta 10.000 unidades esperando la actualización de software que se ha detectado en la arquitectura electrónica del modelo, un error que impide el funcionamiento de algunas prestaciones como, una fundamental y auténtica estrella, las actualizaciones por aire.

    Entre otras, también se habla de actualizaciones del sistema operativo del propio corazón del eléctrico alemán, pero la marca no ha dado detalle alguno de cuáles son los elementos afectados por este error. Lo que se sabe, por ahora, es que es necesario realizarlas ordenador en mano y de forma individual en cada unidad.

    El proceso se ha dividido en una fase para las primeras 10.000 unidades ya fabricadas, programado para entre marzo y abril, y una segunda fase en mayo para el resto de las 20.000 unidades afectadas, sumando las 30.000 de la edición limitada porque, en lugar de parar la producción y subsanar el error, los de Volkswagen ID. han continuado fabricando unidades con el problema.

    Así, los clientes que adquirieron su nuevo eléctrico no recibirán su coche, en el mejor de los casos, hasta agosto como se viene vaticinando, aunque algunos lo harán un año después de la formalización del contrato de compra.