¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El nuevo Volkswagen ID.3 equipa una transmisión automática de una velocidad

Detalle de la transmisión automática de una velocidad del Volkswagen ID.3Volkswagen

El nuevo Volkswagen ID.3 empezará a llegar a los clientes el próximo verano, comenzando también las ventas normales directamente en concesionarios. El eléctrico alemán es un compacto con un motor eléctrico de nueva generación, que ofrece un elevado par motor desde el arranque, y equipado con una caja de cambios de una sola velocidad que te enseñamos.

Seguramente, para muchos será un auténtico misterio el funcionamiento de una caja de cambios automática de un eléctrico con una sola velocidad, faltando como mínimo seis o siete relaciones más. Pero, la verdad es que no las necesitan. Solamente el Porsche Taycan estrenó una transmisión automática con dos relaciones, aparte de la marcha atrás.

Efectivamente, la caja de cambios dispone de una velocidad, no contando con la de macha atrás, y será montada en todos los modelos desarrollados sobre la plataforma MEB, disponga de un solo motor o de dos. El fabricante alemán estima que esta configuración es suficiente, a pesar de que el motor eléctrico genera un par motor muy elevado y que se mantiene constante durante toda la conducción.

Las tres versiones del nuevo Volkswagen ID.3 1ST, la edición especial

En el Volkswagen ID.3, como en cualquier eléctrico, el par motor se muestra completamente constante sin caídas ni ascensos en un amplio régimen del motor, todo lo contrario que en un motor de combustión, en el que el par motor aumenta al hacerlo también la velocidad de giro del motor; al reducir, también se reduce la curva del par.

Teniendo en cuenta el principio de funcionamiento, y dado el espacio disponible, los técnicos de Volkswagen desarrollaron la transmisión con una sola velocidad y un eje de rotación de dos etapas, lo que significa que el propio variador puede invertir el funcionamiento y realizar la función de marcha atrás. El fabricante utiliza una transmisión con dos pequeños grupos de dos etapas para poder absorber y digerir todo el par motor que genera el motor eléctrico.

Porque, aunque no lo parezca, los 150 kW del motor eléctrico -204 CV en el argot de la combustión- desarrolla un par motor máximo de 310 Nm, una cifra equivalente a la de un motor de gasolina de 2.0 litros turbo, pero que en el caso de un eléctrico necesita una relación de transmisión multiplicada por diez. Basta ver el régimen al que se alcanza la velocidad punta en el compacto eléctrico, 160 km/h a 16.000 revoluciones por minuto.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto