¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Prueba BMW 220i Coupé, el nuevo juguete “a la antigua”

Prueba BMW 220i Coupé, el nuevo juguete “a la antigua”
9
El nuevo Serie 2 Coupé se dibuja como el modelo ideal para los más acérrimos amantes de la conducción
Alberto Pérez
Alberto Pérez13 min. lectura

BMW ha puesto sobre la mesa un modelo hecho "a la antigua" y en el que las sensaciones de conducción y la dinámica del modelo serán los principales exponentes de un coche para puristas. A nuestras manos ha llegado la mecánica 220i, ¿suficiente para el día a día y pasarlo bien un fin de semana? Comprobémoslo.

La Serie 2 de BMW se ha convertido posiblemente en la más polifacética de toda la familia bávara. Inicialmente llegó de la mano del BMW Serie 2 Gran Coupé, a finales del año 2019; posteriormente aterrizó en el mercado la nueva generación de uno de los pocos monovolúmenes que aún quedan, el conocido Active Tourer. Finalmente, el último en llegar a la gama ha sido el BMW Serie 2 Coupé como el arma secreta de la diversión. Un modelo hecho “a la antigua”.

¿A la antigua? Sí, exactamente. Aspecto deportivo, techo con caída coupé, dos puertas de acceso, un habitáculo de cuatro plazas, mecánica muy capaz y una tracción trasera del todo sugerente. Estas son las principales características del BMW Serie 2 Coupé. ¿Te parecen pocas? Lo dudo.

Estéticamente, BMW ha buscado ir un paso más allá en el diseño final

El BMW Serie 2 Coupé ha traído de vuelta a la firma bávara un espíritu tan deportivo como ilusionante a muchos aficionados. Bien es cierto que en los últimos años, la marca se ha caracterizado por ir un paso más allá en el diseño de sus coches, algo que muchos han catalogado como un riesgo quizá demasiado alto o innecesario, en algunas ocasiones, ya que afirman que con haber dado un toque de modernidad a la generación previa habría bastado. No obstante, en mi particular opinión, es algo que me gusta y agradezco.

El pequeño coupé de la marca presenta una estética totalmente nueva. Su frontal se vuelve ahora mucho más personal, con unos riñones más horizontales, en contra de la nueva filosofía de la marca para algunos modelos, como el BMW Serie 4 o el BMW iX. Sus faros delanteros son únicos del Serie 2 Coupé, ya que no comparte formas o son similares a cualquier otro diseño mostrado por BMW hasta ahora. En la zona del parachoques se encuentran unas líneas personales y, como siempre, muy deportivas, especialmente en los acabados más vistosos.

La vista de perfil del coupé es una de las zonas que más impresión genera. Directamente podríamos catalogarla como perfecta: morro alargado, habitáculo retrasado y un ancho de vías perceptible desde cualquier ángulo. Aquí destaca, además de lo ya comentado, unas llantas que van de las 17 a las 19 pulgadas o unas manetas enrasadas con el propio panel de la carrocería, muy al estilo de lo presentado en coches como el BMW i4.

La vista de perfil del Serie 2 Coupé de lo más espectacular, con una concepción muy clásica

La trasera profundiza aún más las líneas personales del modelo, con unos faros tridimensionales con unas formas características y un portón con una leve caída, y no directamente perpendicular, como bien nos tenía acostumbrado el modelo hasta la generación previa. En la zona inferior del parachoques se insertan unos escapes redondos (en el caso de los modelos más mundanos) o unos en forma trapezoidal en cada extremo (en el caso del M240i).

En el habitáculo, BMW ha dejado un poco más de lado el tema de arriesgar en el diseño. El espacio es el clásico que podemos encontrar en los modelos de última generación de la marca. En los primeros meses de comercialización del modelo, sendas pantallas frontales (instrumentación e info-entretenimiento) tenían una disposición prácticamente calcada a la del BMW Serie 4, por ejemplo; sin embargo, en una leve actualización centrada en este equipamiento, ahora inserta la conocida como BMW Curved Display que ya montan modelos como el nuevo BMW X1.

La habitabilidad interior es mucho mayor de la que podríamos esperar de un modelo de 3 puertas y cotas no demasiado extensas. La primera fila de asientos goza de todo el espacio con el que ya contamos en otros vehículos como el Serie 4, así como todo tipo de comodidades ya conocidas. Las plazas traseras, por otra parte, tienen capacidad para 2 pasajeros y ciertamente estos no viajarán tan justos de espacio, siempre y cuando presenten una estatura media-baja; es decir, pasajeros de hasta 1,75 metros no tendrán problemas, a partir de ahí, podrán dar con la cabeza en la zona de la caída del techo. Para aumentar la comodidad, cuentan con un reposabrazos central con posavasos.

Los dos ocupantes de las plazas traseras no irán demasiado cortos de espacio

Echando la vista al espacio de carga, este es más que correcto (insisto, para un vehículo de estas cotas). En su posición normal el almacenamiento alcanza los 390 litros, mientras que si queremos abatir sendos respaldos traseros, el espacio aumentará en longitud, pero la altura seguirá inalterada. Un inconveniente a la hora de almacenar grandes bultos será el limitado tamaño de su boca de carga.

El BMW Serie 2 Coupé presenta toda una gama de mecánicas gasolina o diésel; esta última será también la única que presente una microhibridación que le otorgue la ansiada etiqueta ECO de la DGT, el resto de motores serán siempre de etiqueta C. Igualmente, todos ellos presentarán tracción trasera (salvo el M240i xDrive) y una caja de cambios automática de 8 velocidades, la cual se podrá adquirir con levas tras el volante y/o con modalidad deportiva.

Como mecánica de acceso a la gama de gasolina encontramos el 218i de 156 CV, motor de 4 cilindros en línea y tracción trasera. Posteriormente llega el 220i de 184 CV; el 230i con 245 CV y, por último, en el escalón más alto de la gama, el M240i y sus 374 CV. Como alternativa diésel únicamente presenta el 220d de 190 CV. Más adelante llegará el BMW M2, la variante más radical del modelo deportivo. El precio del BMW Serie 2 Coupé inicia su andadura en los 42.150 euros del 218i, y es capaz de superar los 71.000 euros de partida para la variante M240i xDrive. El protagonista de nuestra prueba de hoy, el 220i Coupé, arranca en 44.327 euros.

El salpicadero del Serie 2 Coupé es típicamente BMW

Prueba de conducción

El BMW Serie 2 Coupé es un modelo hecho con una alta inspiración deportiva. Esto es algo que queda patente desde el primer momento en el que te acomodas en su habitáculo. El asiento está situado en una posición bastante baja, con el volante muy horizontal y una vista al exterior limitada. A través de sus espejos retrovisores se pueden apreciar con toda perfección el ancho de vías trasero. Y no es el que el modelo sea especialmente ancho, pues tan solo presenta 1,83 metros, pero sus pasos de rueda están realmente abultados y dan una sensación simplemente espectacular.

El BMW 220i es un coche muy apto para el día a día. Sus consumos en territorio urbano no son demasiado elevados, ya que su cifra media se sitúa en torno a los 8 litros a los 100 kms, con múltiples paradas y arranque. Mientras que en carreteras extraurbanas y autovías, la cifra se situará en unos mucho más correctos 5,5 litros a los 100 kms sin apenas inmutarse. Más que aprobado en este apartado.

En todo momento, el BMW 220i Coupé se siente suave y muy ágil en los diferentes recorridos. Su propia posición de conducción y la comodidad de sus asientos hace que no pesen los kilómetros y las rutas se hagan del todo amenas, especialmente si esta consiste en dar rienda suelta a su potencial como deportivo.

El maletero presenta un volumen mínimo de 390 litros

Sobre rutas reviradas insertar el modo Sport se convierte en la mejor decisión que se puede tomar, incluso podríamos catalogarla de obligatoria. Su dirección se vuelve más firme, sus cambios mucho más largos y la sensibilidad de sus pedales es notablemente más acusada. Esta será la mejor forma de sacar todo el jugo a lo que propone BMW con este modelo de carácter y capacidades deportivas.

A pesar de que sus 184 CV pueden presuponerse algo escuetos, el 220i se mueve con destreza y una agilidad más que buena sobre todos los escenarios. Bien es cierto que añadir potencia solo incrementaría las buenas sensaciones, pero con sus 184 CV el modelo se mueve perfectamente bien.

Es un coche que podríamos considerar como “juguetón”. Su trasera se deja descolocar con cierta facilidad, aunque solo para demostrar su capacidad de modelo divertido y tracción trasera. Siempre y cuando los controles estén ajustados debidamente no hay nada que temer, aunque sin ellos el modelo sigue siendo igual de divertido pero con un toque extra de picante. Tiene la potencia justa para que la diversión y la seguridad estén garantizados.

El BMW Serie 2 Coupé convencerá a todo el mundo por una dinámica clásica de BMW

La pisada del coche en cada curva es muy contundente y la puesta a punto del chasis es meramente sobresaliente, tal y como nos tiene acostumbrados la marca en todos sus años de historia. Ninguna sorpresa con el 220i, ya que BMW nos ha presentado aquí un nuevo ídolo a seguir por muchos.

Conclusión

El BMW Serie 2 Coupé me ha parecido uno de los coches más enfocados en los entusiastas de la conducción de cuantos he probado en los últimos meses. Su puesta a punto y su enfoque es digno de un coche de hace algunas décadas, algo que lo convierte por méritos propios en todo un seductor para cualquier amante de la conducción. Como contrapartida a todos los datos y sensaciones positivas que me ha generado este coche, puedo decir que el precio me parece del todo elevado para este modelo. Otros dirán que el diseño podría haberse trabajado de forma diferente, para lo que mi opinión personal es totalmente la contraria y pienso que el BMW Serie 2 Coupé se ve fantástico.

Las mejores ofertas para BMW Serie 2 de ocasión

BMW Serie 2 de segunda mano / BMW Serie 2 de Km 0
Prueba BMW 220i Coupé, el nuevo juguete “a la antigua”