¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba comparativa Audi A3 Sportback, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A (con vídeo)

    17

    Enfrentamos en vídeo a los tres compactos de referencia: el Audi A3 Sportback, el BMW Serie 1 y el Mercedes Clase A ¿Cómo es el trío alemán? ¿Cuáles son sus principales diferencias? ¿Cuál de ellos comprar? No te pierdas nuestro análisis.

    ¿Qué compacto premium interesa más?

    Quien busque un compacto premium siempre va a tener tres modelos en la quinielas: el Audi A3 Sportback, el BMW Serie 1 y el Mercedes Clase A. Hoy analizamos el trío alemán para conocer cuál es el mejor pero os adelanto una cosa: es asombroso lo igualados que están en todo.

    Los tres apuestan por diseños muy diferentes y son fiel reflejo de las tendencias de diseño de sus respectivas marcas. El Mercedes Clase A es el más conservador, ha querido ser el más elegante mostrando una imagen de líneas suaves que siguen el exitoso estilo que han mostrado los modelos de la marca de la estrella en estos últimos años.

    El Audi A3 Sportback es el que presenta un aspecto más agresivo, con un exterior plagado de trazos rectos y donde el elemento más destacado es la enorme parrilla frontal tan característica de Audi. Lo mires por donde lo mires es inconfundible que se trata de un modelo del fabricante de los cuatro aros.

    Carrocerías pintadas en Azul Denim para el Mercedes, Misano Blau para el BMW y Azul Atolon para el Audi

    También la parrilla tiene un protagonismo especial en el BMW Serie 1, aunque su principal atributo no está a la vista: ha cambiado la propulsión trasera de la generación anterior por una plataforma de tracción delantera. Un cambio muy relevante que elimina una de sus particularidades en favor de una mayor habitabilidad.

    Las dimensiones son casi calcadas en cuanto a anchura y altura. Sin embargo, en lo que respecta a la longitud sí que hay unas leves diferencias entre estos compactos: el Serie 1 es el más corto mientras que el Clase A resulta ser el más grande. De todos modos apenas hay 10 cm de diferencia entre el más grande y el más pequeño.

    Hablemos de espacio de carga. En el Serie 1 tenemos un maletero de 380 litros que destaca que tiene un compartimento bajo el piso de un tamaño muy aprovechable. Al abatir los respaldos traseros se consiguen 1.200 litros de capacidad. Desde luego ha sido una mejora muy grande respecto a la generación anterior del compacto de BMW y eso es gracias a que ahora es de tracción delantera.

    El maletero del Mercedes Clase A propone 370 litros
    En el Audi A3 se puede colocar la base carga a dos alturas diferentes
    El volumen del maletero del BMW Serie 1 ha crecido en esta generación

    Un detalle que llama la atención es que a pesar de ser el más largo, el compacto de Mercedes es el que tiene el maletero más pequeño con 370 litros, aunque apenas son 10 litros menos que sus rivales. Bajo el piso hay un pequeño compartimento. Curiosamente, abatiendo los asientos traseros pasa de ser el que menos volumen tiene a ser el que más, aunque de nuevo la diferencia con sus oponentes es exigua.

    Audi y BMW empatan ofreciendo exactamente el mismo volumen, 380 litros de capacidad. En cuanto al A3, su hueco de carga puede ajustarse en altura gracias a un doble fondo que puede resultar muy práctico porque podemos jugar más con el espacio y la distribución de los elementos que introduzcamos en el interior. Estos tres coches ofrecen más o menos la misma capacidad de carga pero la configuración es ligeramente diferente.

    Dentro, el Audi A3 ofrece un diseño más minimalista y un toque futurista con sus toques metálicos, abundantes líneas rectas y ángulos marcados. Desconcierta la ubicación de las salidas de aire que no parecen demasiado integradas con el resto del diseño. Causa una buena impresión visual pero al tacto no transmite tanta calidad como sus rivales: abusa del poco práctico acabado en color negro brillante y hay demasiados plásticos. No se nota mucho mejor que un Volkswagen Golf o un SEAT León. Lo mejor son los asientos, resultan los más confortables de esta comparativa. Los tres coches aquí presentes llevan asientos opcionales de corte deportivo y reposacabezas integrado.

    El Clase A tiene el interior que causa una impresión más tecnológica gracias a las dos pantallas que aparecen dispuestas juntas y a unas salidas de aire realmente llamativas. La calidad ha aumentado claramente respecto a la generación anterior pero aún seguimos encontrando algunos plásticos que desmerecen un poco el resultado final, sobre todo el famoso negro piano.

    Plástico negro brillante en abundancia dentro del Clase A
    El A3 Sportback es el único que ha optado por integrar la pantalla multimedia en lugar de emplear una de estilo flotante
    El Serie 1 presume de una calidad de realización intachable

    Por su parte el Serie 1 tiene un diseño interior más tradicional pero también es el que transmite más calidad. Todo transmite solidez, tiene un buen tacto, muestra una ergonomía muy estudiada y en general los botones tienen un manejo muy agradable. No es un interior sorprendente por diseño pero desde luego está muy bien hecho. Mención especial merece la tapicería de los asientos de la unidad de pruebas, realmente llamativa.

    Tecnología a raudales

    Las posibilidades de equipamiento de los tres modelos son amplísimas, todos ellos con las últimas innovaciones tecnológicas que se pueden encontrar en este segmento. Están muy parejos y en los tres casos lo habitual es que haya que recurrir habitualmente a la lista de extras, engordando generosamente la tarifa final.

    Hablando de tecnologías cabe señalar que cada uno de estos modelos puede montar una instrumentación totalmente digital, siendo la del Audi A3 la más grande con 12,3 pulgadas. BMW propone una instrumentación de 10,25 pulgadas con un aspecto más clásico y sin demasiadas opciones de personalización. Por su parte Mercedes iguala a BMW en el tamaño de la pantalla, también con 10,25 pulgadas, pero en este caso las posibilidades de elegir qué datos se muestran son mucho más numerosas.

    El sistema MBUX de Mercedes es sensacional
    El A3 lleva el sistema multimedia MIB3, es decir, la tercera generación de la plataforma modular de infotainment de Audi
    BMW cuenta con el sistema más sencillo de manejar

    Si nos fijamos en el sistema multimedia, los tres proponen todas las funcionalidades imaginables, una calidad de imagen excepcional y son sin duda los tres mejores sistemas de infoentretenimiento que hay en este segmento. Pero como ocurría con la instrumentación, otra vez es el Clase A el que más convence. La pantalla es de 10,25 pulgadas, el interfaz tiene un diseño muy atractivo y visual y destaca sobre todo por tener el sistema de reconocimiento de voz más avanzado.

    El Serie 1 tiene una pantalla de 10,25 pulgadas, el mismo tamaño que la del Clase A, en donde el interfaz se muestra más tradicional pero también resulta el más intuitivo y fácil de manejar. El principal reproche es que carece de conectividad con Android Auto, sólo propone Apple Carplay. Sus oponentes sí que son compatibles con los dos sistemas.

    Por su parte, en el A3 Sportback es el que tiene la pantalla multimedia más pequeña con 10,1 pulgadas y está situada en una posición demasiado baja, obligando a apartar la vista de la carretera más que el Clase A o el Serie 1. También tiene mil funciones pero no se incluye la climatización dentro del sistema de infoentretenimiento sino que tiene un módulo aparte, un acierto de Audi que merece una mención porque sus hermanos Volkswagen Golf y SEAT León no lo han hecho así.

    De los tres, el Audi A3 Sportback ha sido el que ha llegado al mercado más recientemente

    El haber optado por la tracción delantera ha hecho que este Serie 1 pueda aprovechar mejor el espacio en la parte posterior, mejorando sus plazas traseras respecto a la generación precedente. Sin embargo, el acceso es el más complicado de los tres porque no hay mucho hueco al abrir la puerta. El espacio para las piernas es adecuado, pero la parte lateral del techo queda cerca de la cabeza. Además, la banqueta es la que queda más alta y la que resulta menos mullida.

    El Clase A se queda en un punto medio en cuanto a espacio. Los asientos recogen más el cuerpo pero eso hace que por sus formas la plaza central sea la más incómoda de este trío. Hay un espacio razonable para las rodillas pero no para los pies así que pasajeros de hasta 1,80 m de estatura irán bien pero a partir de ahí viajarán incómodos.

    Las plazas posteriores del A3 son las que están mejor resueltas pese a que las diferencias con sus dos oponentes son escuetas. Ofrecen más o menos el mismo espacio a los ocupantes que sus rivales pero el acceso es el más amplio y además los asientos son los más confortables. Los tres componentes de esta comparativa proponen los mismos elementos de confort en la segunda fila de asientos proponiendo salidas de ventilación, tomas USB, bolsillos tras los respaldos delanteros y un reposabrazos con posavasos.

    Probamos los diésel de 150 CV

    Para esta comparativa hemos escogido las versiones diésel más interesantes del catálogo de estos modelos. Tenemos el BMW 118d, el Mercedes Clase A 200 d y el Audi A3 Sportback 35 TDI y sobre el papel son prácticamente idénticos. Todos utilizan motores de gasóleo de cuatro cilindros y dos litros de capacidad que desarrollan 150 CV, están asociados a un cambio automático y son de tracción delantera ¿Habrá diferencias en la práctica?

    La verdad es que ninguno de los tres propone una conducción especialmente dinámica pero con el BMW es con el que lo pasaremos mejor. El Serie 1 sigue teniendo un toquecito deportivo, es el más alegre gracias a que el chasis parece el mejor afinado, la dirección es muy precisa y la suspensión tiene un tarado fantástico. La transmisión también merece una mención porque con esta mecánica BMW se decanta por un convertidor de par, aunque también ofrece cambios de doble embrague en otras motorizaciones. El Clase A y el A3 apuestan por cajas de doble embrague.

    Estos tres motores diésel de 150 CV brillan por su relación prestaciones-consumo

    El Clase A muestra una buena aceleración y en ese aspecto tiene una ligerísima ventaja sobre los otros dos pero curiosamente es el motor que menos par ofrece. También es el más cómodo porque la amortiguación tiene un tarado que beneficia el confort de marcha y la dirección está muy asistida. Lástima que el sonido de la mecánica de gasóleo sea tan poco refinado.

    Por su parte el A3 Sportback se sitúa en el término medio en cuanto a comportamiento, es muy equilibrado. Lo que más me ha gustado es lo bien afinado que está en conjunto motor-transmisión, porque ofrece una buena respuesta pero gasta muy poco, es el más eficiente de los tres coches. Es relativamente fácil hacer recorridos gastando menos de 5 l/100 km mientras que sus oponentes muestran datos algo por encima de ese valor.

    Lo que resulta más evidente a lo largo de esta comparativa es que entre estos tres coches las diferencias en términos globales son mínimas así que con tanta igualdad que es imposible determinar un claro ganador. Son muy equilibrados, ninguno de los tres va a defraudar, y los pequeños detalles y gustos personales serán los que inclinen la balanza.

    Queda un apartado por mencionar que es el precio. En estas versiones diésel de 150 CV y cambio automático, el Audi A3 Sportback resulta en torno a 1.500 euros más barato que el BMW Serie 1 y el Mercedes Clase A pero ojo porque es el precio de lista, en el concesionario es probable que BMW y Mercedes ofrezcan descuentos más grandes que una vez más igualarán las cosas. El precio oficial sitúa al A3 35 TDI S Tronic en 33.480 euros, al 118d Steptronic en 34.942 euros y al A 200 d 8G-DCT en 35.275 euros.

    Prueba comparativa Audi A3 Sportback, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A (con vídeo)