Prueba Ford EcoSport 1.0 EcoBoost Titanium S (III) Valoración y conclusiones

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(10 fotos)

Hacemos balance de lo que nos ofrece el Ford EcoSport con el motor más potente, la suspensión deportiva y el equipamiento más completo. ¿Está a la altura de sus rivales B SUV? ¿Es preferible a un Fiesta o un B-MAX? Veámoslo.

Una vez que hemos visto los aspectos relacionados con la habitabilidad, comodidad, comportamiento y consumo, hay que tener en cuenta otros factores. Al EcoSport se le ha criticado por ser un coche pensado para países emergentes (como Brasil o la India) y que está por debajo de las expectativas de los clientes europeos. De hecho, el EcoSport no se vende tan bien como Renault Captur, Nissan Juke, Peugeot 2008 u Opel Mokka.

Ford hizo algunas mejoras en este modelo en 2015, añadiendo más material aislante, añadiendo algunos detalles cromados y cambiando el aspecto de algunos plásticos. Siguen siendo duros como piedras. Encontré defectos evidentes de acabado que dejan mucho que desear, al nivel de la pobre calidad de interiores de los Chrysler y Dodge de la época DaimlerChrysler.

El guarnecido del pilar A, en su unión con el salpicadero, presenta una gran holgura, como si no se hubiese encajado bien la pieza (ver galería). Pasa lo mismo en la tapa de plástico que hay encima del retrovisor, que oculta un sensor, no encaja. El coche estaba completamente nuevo y Motor.es ha sido el primer medio en probar esta unidad. También noté un grillo que parecía venir de la guantera o de debajo del salpicadero, ¡menos mal que estaba nuevo!

Puede parecer por dentro muy similar al Fiesta, pero está un paso atrás en calidades

A nivel de calidades, en ese sentido, decepciona. Para ser justos, tendría que comprobar si son defectos fácilmente visibles en otras unidades de EcoSport -no digo que todos vengan así de fábrica- pero desde luego me sorprende que haya pasado el control de calidad con defectos tan evidentes. De hecho, luce una pegatina en el parabrisas de "Ford Quality", ¿no es irónico?

En frente del cambio dispone de una superficie de goma adherente que viene bien para dejar el teléfono móvil de forma que no provoque molestas vibraciones, y también lo sujeta mejor en las curvas. No parece muy bien encajada. También llama la atención que utiliza SYNC de primera generación. Esta unidad no tenía compatibilidad con Spotify, ni Glympse, ni Aha, ni Kaliki.

Eso sí, el equipo de música suena muy bien -considerando el segmento en el que estamos- y los plásticos del coche soportan un volumen elevado sin que parezca que se van a saltar los tornillos con los graves. Y en justicia hay que decir que el motor resulta prácticamente inaudible en autopista si no se está acelerando a fondo, resulta relativamente silencioso y el aislamiento, sí, se nota.

Asientos mixtos piel/tela de color negro

Miremos otros aspectos prácticos. Los asientos están parcialmente tapizados en cuero, el resto es textil. Dan una buena sensación, pero claro, con clima caluroso y en manga corta, pasa como con cualquier asiento de cuero. Si olvidamos el aspecto de la dureza de la suspensión, los asientos son cómodos, y en las plazas traseras se puede viajar y conciliar el sueño aunque vayan un pelín más verticales.

Espacio para las piernas hay, por encima del suficiente, los pasajeros delanteros no han de ir incómodos para que los ocupantes de atrás tengan holgura. Otro detalle curioso, no hay ningún hueco donde quepa bien una botella de más de 1,5 litros, están más pensados para latas o botellines.

En las puertas delanteras hay huecos portaobjetos, son profundos en longitud, así que se puede esconder un paraguas portátil u objetos de tamaño medio lejos de miradas indiscretas. A fin de cuentas, excepto la guantera, no hay más compartimentos con tapa. A la altura de la rodilla izquierda del conductor hay una guanterita pequeña, donde caben llaves, una cajetilla de tabaco o el mando del garaje.

Retrovisor electrocrómico - Observar la holgura que hay con la tapa de plástico superior respecto al imperial del techo

Sobre las aptitudes "todoterreno" del EcoSport, me limito a indicar que su altura libre permite superar pequeños desniveles sin miedo de tocar los bajos, 190 mm con la suspensión deportiva y este motor. Es más, los gasolina tienen un poco más de facilidad en este sentido porque el cárter queda más alto que en los diésel, hay 30 mm más de hueco. No está pensado para circular fuera de carretera más allá de ir alto y tener ángulos de ataque y salida mejores que un Fiesta.

No dispone de ninguna ayuda para salir de carretera

Los neumáticos son Goodyear EfficientGrip, de los mejores del mercado en cuanto a balance de prestaciones, economía de combustible y duración kilométrica, pero son para ir por carretera. Puntualmente se puede perder tracción sobre superficies mínimamente resbaladizas si no se dosifica el acelerador con cariño. Pero no pasa nada, el ESP actúa rápido. Con otros neumáticos puede desenvolverse bien en invierno aunque solo tenga tracción delantera.

Para los conductores primerizos, poco hábiles o poco frecuentes, les tranquilizará saber que tiene asistencia al arranque en pendiente. En el pueblo costero que frecuentamos, con grandes rampas y varios STOP, cedas y pasos de cebra en malos lugares, resulta muy fácil arrancar sin que el coche caiga ni un centímetro. No hay que ser un virtuoso del manejo de los pedales. Eso sí, el embrague, en general, requiere algo de habilidad para ser suave conduciendo.

Ford SYNC de primera generación. En la unidad de pruebas no contaba con AppLink

A modo de resumen, considero que el Ford EcoSport está por debajo de lo que ofrecen sus rivales de construcción europea. Puede que cuando comience la fabricación en Rumanía el año que viene Ford decida endurecer sus estándares de calidad. No he visto defectos de acabado así en ninguno de sus rivales europeos. El equipamiento disponible también está por detrás, no puede optar a muchas cosas, como sistemas de seguridad avanzados.

En cuanto al precio no veo por qué hay que pagar más de 16.000 euros (según Ford.es) por este coche existiendo el Focus, ni es Eco ni es Sport. El compacto es más cómodo, está mejor acabado, tiene mejor maletero, es más amplio, la dinámica de conducción es muchísimo mejor, y hasta diría que consume menos. En la prueba del Focus EcoBoost de 125 CV superamos los 600 kilómetros sin haber entrado en reserva (habiendo 160 km adicionales de margen), y con un depósito casi del mismo tamaño. ¡Ojo!, se condujo menos cargado y con menos exigencia, pero es un coche más grande.

¿A quién le animaría a comprarse un EcoSport? A quien le gusta la estética de este tipo de coches, o que prefiera ir un poco más alto de lo normal; hay a quien le da más seguridad subjetiva, a mi no me lo parece. Por motivos totalmente objetivos, es lo que dije antes, no hay por dónde cogerlo. Mejor elegir un Trend o Titanium con una suspensión normal, incluso con este motor, y se puede elegir en Titanium S con motores menos potentes (si ese es el problema).

Prueba Ford EcoSport 1.0 EcoBoost Titanium S

Nota: 6.5

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

  • Comentario de Germán M.H.
    10/09/2016 (13:15)

    Germán M.H.

    "Buena prueba como siempre Javier. Dando datos y sobre todo, intentando abrir los ojos sobre estos sin sentido de coches. A parte de que este, en concreto, es horrible de ver."

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×