¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Mercedes Citan 2022, gran evolución para el más pijo de los industriales

    Prueba Mercedes Citan 2022, gran evolución para el más pijo de los industriales
    28
    Javier Gómara
    Javier Gómara15 min. lectura

    El segmento de los industriales ligeros ha vivido en los últimos años una nueva juventud. Impulsados por considerables mejoras, la oferta ha crecido. El Mercedes Citan es una de las caras más reconocidas, y su nueva generación ya ha pasado por nuestras manos.

    En los últimos años el segmento de los vehículos industriales ligeros se ha visto muy animado gracias a las diversas unidades presentadas por el ahora llamado Grupo Stellantis. En apenas unos años se ha pasado de unas pocas unidades a unas cuantas. El Mercedes Citan se introduce inicialmente en el año 2012 como el reemplazo natural del Vaneo. Para tal ejercicio la marca alemana no se encuentra sola, pues cuenta con la ayuda de Renault gracias a un acuerdo de colaboración que todavía hoy está vigente.

    El Citan se renueva de los pies a la cabeza con muchas mejoras

    Gracias a ese matrimonio de conveniencia no solo surge el Citan, pues también llega el Renault Kangoo y más recientemente el Nissan Townstar. Todos ellos han sido lanzados/actualizados en los últimos meses, aunque en esta ocasión me quiero centrar más especialmente en el modelo alemán ya que he tenido ocasión de conocerlo de primera mano durante la presentación mundial en Hannover. Desde allí te traigo mis primeras impresiones de este vehículo industrial cuyo emblema le permite adentrarse en un segmento propio.

    No con eso quiero decir que el Mercedes Citan deba considerarse como el modelo premium de las furgonetas ligeras, pues nada más lejos de la realidad. Los vehículos industriales de Mercedes siempre han destacado por sus cualidades, sus capacidades, su durabilidad y por si excelente red de postventa. Sin embargo, todos sabemos que el llevar la estrella de tres puntas en el morro o en el volante no es lo mismo que llevar un rombo. Que me perdonen en Renault.

    Los industriales ligeros no buscan atraer al cliente con atractivas formas y siluetas, pero en los últimos tiempos hemos visto ejercicios de diseño muy atractivos por parte de las marcas, como es el caso del Citroën Berlingo o del Peugeot Rifter. Con la caída en ventas de los monovolúmenes clásicos, los MPV derivados de vehículos industriales están tomando el control, y de ahí que se ataque al mercado desde un punto de vista donde la estética ya no está completamente comprometida por la función.

    El Citan Tourer es el más habitacional de toda la familia, a la espera del Clase T

    Sin ir más lejos, los alemanes plantean un Mercedes Clase T como esa alternativa turismo/familiar. Siguiendo la misma línea que ya está presente en el Mercedes Clase V, que al fin y al cabo es la variante lujosa y más recreativa del Mercedes Vito. En este caso debo reconocer que Mercedes no creo que haya acertado mucho con el diseño del nuevo Citan. Con la intención de mantener el nuevo ADN de diseño de la casa el morro queda “raro”. Puede que los diseñadores se hayan excedido en ese intento de hacerlo más turismo y menos industrial.

    La gama del nuevo Mercedes Citan se estructura en varias carrocerías posibles, todas ellas bajo una misma longitud de carrocería, aunque para un futuro cercano están programadas más alternativas. Con respecto a esas carrocerías encontramos: Citan Furgón y Citan Tourer (tanto para profesionales como para particulares). Como ya he dicho, esta último no debe ser confundido con el Clase T, que deberá hacer acto de presencia en los próximos meses.

    A pesar de su mayor enfoque familiar, el Citan Tourer solo ofrece habitáculo para un máximo de cinco pasajeros. La versión larga ofrecerá siete plazas

    En todas las unidades hablamos de las mismas medidas: 4,49 metros de largo, 1,86 metros de ancho y 1,81 metros de alto. A esas cotas hay que añadir una distancia entre ejes de 2,72 metros de largo. La Citan Furgón despeja toda su parte posterior para ofrecer un único espacio con hasta 782 kilogramos de carga útil máxima, incluyendo 100 kilogramos sobre el techo. En función de la configuración deseada el compartimento muestra un tamaño de entre 1.54 y 1,81 metros de largo, 1,52 metros de ancho (1,24 metros entre pasos de rueda) y 1,26 metros de alto con un volumen de carga de 2,92 metros cúbicos.

    Por el contrario, el Mercedes Citan Tourer muestra un carácter más familiar, instalando una segunda fila de asientos en el compartimiento posterior, por lo que la capacidad sube de dos a cinco ocupantes. Eso provoca una reducción en la capacidad de carga. La longitud de la caja puede variar entre los 72 centímetros (con dos filas puestas) y los 1,71 metros (si se retira la banqueta trasera). El nacho por el contrario se mantiene. Si hablamos de capacidad de carga, dado el enfoque más familiar, hablamos de 517 litros como mínimo y 2.390 litros como máximo.

    Un habitáculo bien presentado. Plásticos duros de agradable tacto y mucho equipamiento

    Los vehículos industriales no siempre han estado acompañados de la misma tecnología que los turismos. Dada su enfoque profesional, siempre han estado compuestos por elementos básicos y materiales de baja calidad. Mercedes ha querido mejorar un poco la presentación del habitáculo del Citan con mejores materiales y más equipamiento. Muchos de esos sistemas derivan de turismos gracias al empleo de la plataforma CMF-C, que es la misma que podemos encontrar en otros modelos como el Nissan X-Trail, el Renault Koleos o el Mitsubishi Outlander.

    La lista de elementos incluye se distribuye en dos acabados Base y Pro, así como varios paquetes opcionales donde encontramos tecnologías como: faros de LED, asientos delanteros calefactables, cámara de aparcamiento, sistema de navegación, pantalla con panel táctil, conectividad para dispositivos móviles, climatizador, y el excelente sistema multimedia MBUX. A todo eso hay que sumar un discreto, pero bien surtido número de asistentes a la conducción y elementos de seguridad como, por ejemplo: control del ángulo muerto, aviso de salida de carril, lector de señales de tráfico y asistente de frenado.

    Aunque las actuales normativas europeas solicitan la presencia de motores altamente eficientes controlados por sistemas electrificados, los vehículos industriales como el Mercedes Citan escapan con gamas mecánicas de última generación. La oferta está compuesta dos unidades de gasolina y tres de gasoil. A ellas se suma una unidad 100% eléctrica que recibe el nombre de Mercedes eCitan, y que por el momento solo está asociada al formato furgón.

    Tres generosas plazas traseras que pueden abatirse en una proporción 60:40

    Por potencia la gama arranca con el Citan 108 CDI de 75 caballos y 230 Nm de par motor. Emplea un bloque de cuatro cilindros turbodiésel con 1.461 centímetros cúbicos. Esa misma unidad se emplea para los Citan 110 CDI y 112 CDI con 95 caballos y 260 Nm de par y con 116 caballos y 270 Nm de par, respectivamente. La vertiente de gasolina arranca con el Citan 110 de 102 caballos y 200 Nm de par, y finaliza con el Citan 113 de 131 caballos y 240 Nm de par motor. Todas las unidades se acompañan de una tracción delantera y un cambio manual de seis velocidades.

    Por su parte, el Mercedes eCitan prescinde de cualquier motor térmico, cediendo su espacio a un conjunto totalmente eléctrico. El eje principal es una batería de iones de litio de 44kWh de capacidad útil. Esta se encarga de alimentar a un único motor delantero con 102 caballos de potencia y 245 Nm de par motor. Mercedes ha homologado una autonomía de 285 kilómetros en ciclo mixto, siendo superior a los 300 kilómetros en ciclo urbano. Para la recarga se ha optado por un equipo de hasta 75 kW en corriente continua, permitiendo recuperar del 0 al 80% de carga en apenas 40 minutos.

    El Citran Tourer trae de serie las dos puertas laterales, el furgón solo la derecha, pero opcionalmente puede sumar la izquierda. El acceso trasero puede ser de doble puerta o portón vertical

    Antes de adentrarnos en el análisis dinámico del nuevo Mercedes Citan, quiero hacer un pequeño paréntesis sobre el tema precios. Mercedes ha fijado un precio de salida de 18.530 euros (Sin IVA), 22.421 euros con IVA. Esa cantidad corresponde a un Citan Furgón 110 de gasolina. Si hablamos del Citan Tourer el precio mínimo es de 20.599 euros, sin IVA y de 24.876 euros con impuestos para la variante 110. Por el momento, no se han anunciado precios del eCitan, aunque caben esperar cifras ligeramente superiores a los 30.000 euros.

    Al volante del Mercedes Citan 2022

    Me cuesta creer lo mucho que han evolucionado los industriales ligeros en los últimos años. El hecho de haber adoptado plataformas de turismos ha provocado un cambio de identidad que a mi modo de ver les beneficia, aunque también reconozco que pierden algunas cualidades, sobre todo capacidad de carga en las versiones más industriales. De ahí que la masa máxima no alcance la tonelada.

    Habría que ver cuantos clientes realmente cargan al máximo de las capacidades de este tipo de vehículos, pues yo personalmente prefiero un tacto más turismo, con una suspensión trasera de muelles, a un tacto más industrial con suspensión trasera de ballestas. El hecho de evolucionar y ampliar la oferta tecnológica también se agradece, pero el cliente que quiera un vehículo industrial puro no necesita tanto instrumento puesto que encarece el precio final.

    La versión furgón maximiza las capacidades industriales del Mercedes Citan

    Salvo por esos detalles el Citan y el Citan Tourer son excelentes vehículos polivalentes. En la primavera del año que vienen llegará la carrocería más larga de todas, que se extenderá 40 centímetros y sumará dos plazas adicionales en una tercera fila de asientos completamente oculta en el suelo de un maletero que debería incrementar su capacidad mínima hasta los 700 litros.

    Siguiendo con las mejoras, la más evidente al emprender la marcha es el tacto de conducción. Como cualquier coche normal y corriente, aunque con un tarado de suspensiones ligeramente más blando de lo habitual. A lo largo de la presentación he podido probar versiones diésel y gasolina, y en ambas me ha llamado la atención el refinamiento de los motores, principalmente el gasolina que apenas transmite vibraciones al habitáculo.

    El diésel no consigue semejantes cotas de refinamiento, pero se compensa con un gran aislamiento interior. Las transmisiones también recogen el testigo del refinamiento. Todas las versiones actuales montan cajas manuales, en primavera de 2022 llegarán los cambios automáticos a las unidades más potentes de la familia. Las transiciones entre marchas son suaves y firmes, no hay holguras en la palanca ni movimientos exagerados.

    Tecnología procedente de turismos gracias a la nueva plataforma CMF-C de la alianza

    El escalonamiento está pensado para poder acelerar con fuerza a bajas velocidades. Las tres primeras relaciones son cortas, mientras que la quinta y la sexta marcha solo resultan interesantes para circuitos sencillos de llaneo donde se trata de bajar consumos. La relación saca todo el partido a la fuerza de los motores, aunque fuera del rango óptimo de par apenas transmite fuerza. Es algo lógico teniendo en cuenta el carácter general del vehículo.

    Conclusiones

    Toca dejar atrás esa etapa donde los industriales eran feos y aburridos vehículos de reparto. Las mejoras constantes, animadas por la mayor competencia, han provocado que a día de hoy se disfrute de vehículos como el Mercedes Citan. El rey de los industriales ligeros destaca por la mejora de sus cualidades. Más capacidad, mejor comportamiento y sobre todo mucho más equipamiento. Está claro que sigue teniendo atributos más que suficientes para desempeñar cualquier trabajo, aunque su elevado precio de venta no lo hace tan atractivo como otras unidades similares.

    Un gran tacto de conducción en una gama que espera con ansia la llegada del modelo eléctrico
    Prueba Mercedes Citan 2022, gran evolución para el más pijo de los industriales