¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Toyota Auris 120T: Conducción, conclusiones y valoraciones

18

Como hemos dicho en las partes anteriores de la prueba del Toyota Auris 120T, el diseño, el interior y la tecnología son los aspectos que más han cambiado en este restyling, sin embargo los motores también lo han hecho, incluyendo algunos como novedad.

En partes anteriores de la prueba del Toyota Auris 2015 os he hablado detenidamente de las novedades que se incluyen en este restyling, mucho más profundo de lo que cabe esperar. Os he detallado el diseño, la tecnología, y la habitabilidad del mismo. Sin embargo hasta la fecha no he entrado en detalle en el tema de los motores. La gama mecánica del Auris también ha sido renovada, y dentro de ella se incluyen novedades importantes. Es hora de hablaros y de poner a prueba el Toyota Auris 120T D-4T.

El Auris 120T es por el momento la variante más potente que se puede comprar

Las bajas cifras de emisiones hacen que el Auris esté exento impuesto de matriculación

Antes de ello tengo que decir que Toyota ha preparado todas las versiones mecánicas para que se ajusten a la exigente normativa europea de emisiones EURO 6. Este proceso que a priori parece simple implica retocar gran parte de la configuración del motor. En todos los casos se ha buscado obtener un consumo menor sin por ello afectar a las prestaciones.

La oferta mecánica del nuevo Auris no es demasiado extensa. La gama está compuesta por el momento de una unidad gasolina, el 120 T D-4T, dos unidades diésel, el 90D y el 115 D (novedad) y como siempre una versión híbrida. En el caso del gasolina el 120T sustituye al antiguo 130 atmosférico, mientras que el diésel 115D reemplaza al 120D. En unos meses se sumará otro motor de gasolina, el 1.6 litros atmosférico con una potencia de 132 CV Los que ya estaban han sido modificados no solo para consumir menos, sino para que también sean capaces de ofrecer una mejor experiencia de conducción.

Como ya decimos en nuestro caso hemos probado el 120T, un motor del que ya os hablamos largo y tendido. Nuestro país es la tierra del diésel. Más del 70% de las ventas se realizan con este tipo de combustible. Los motores gasolina, aunque han incrementado sus ventas en los últimos tiempos siguen estando relegados a una opción menos seleccionada. Sin embargo el aumento del precio del carburante, y el hecho de que estos pueden llegar a mostrar grandes cotas de consumo, son cada vez más atractivos.

Este nuevo motor de gasolina es capaz de exprimir 116 CV de sus 1,2 litros turbo. Una cifra muy alta si tenemos en consideración la poca cilindrada que presenta. En cuanto a cifras de rendimiento hay que reconocer que el Auris no te dejará pegado al asiento. Velocidad máxima de 200 Km/h y aceleración de 0 a 100 Km/h en 10,1 segundos. Nada extraordinario, pero muchas veces no se trata de cifras, sino de cómo estás son capaces de hacerte sentir.

Al cambio se conjuga a la perfección con el motor. Una mezcla que sabe exprimir la potencia y el par

Desde el primer momento que giras la llave del contacto se percibe un motor alegre, nada de vibraciones y muy poco ruido, tal y como te comenté en la primera parte de la prueba. El tacto de los pedales es muy agradable, el embrague es suave y con un recorrido no muy largo. Las marchas entran muy fácilmente, las seis asociadas a esta caja de cambios manual. La relación de cambio es extraordinaria, se nota que lleva muchas horas de trabajo tras de sí. Es fácil circular a bajas vueltas y encontrar empuje necesario para acelerar, aunque en determinados terrenos y con exceso de carga deberemos jugar un poco más con el cambio. Nada molesto ni mucho menos.

Circulando por la ciudad el Auris y el 120T rinden excelentemente. Esta configuración está pensada para este tipo de ocasiones. La particularidad de este motor, tal y como te contamos anteriormente, es que es capaz de cambiar los ciclos de combustión en función del requerimiento exigido por el conductor. Así tenemos que circulando a un régimen normal el ciclo Atkinson se hace presente. Este es muy empleado en las variantes híbridas de la marca, sobre todo porque es capaz de lograr un buen rendimiento con unos consumos muy ajustados.

La unidad de pruebas llevaba unos neumáticos Continental Sport con los que se logra grandes cotas de agarre y dinamismo

En caso de exigir más al motor, este cambia inmediatamente el mapa de rendimiento. El ciclo Otto entra en funcionamiento y su retraso en el cierre y apertura de las válvulas consiguen sacar el mejor rendimiento posible de los 1,2 litros del motor. El cambio es imperceptible, en realidad es una manera de sustituir los ya habituales selectores de modos de conducción que vemos en otros coches. Esta opción es igual de buena y simplifica en gran medida la usabilidad.

El interior tecnológico está a la altura del comportamiento del Auris

Ahora bien, ¿es realmente eficaz? La respuesta simple es si, lo es. Nada más alejarte de los núcleos urbanos puedo empezar a exprimir en mayor medida a este novedoso motor. Inmediatamente me doy cuenta de dos detalles. El primero de ellos es que el Auris tiene un comportamiento intachable. Su chasis está muy bien rematado, es preciso, al igual que su dirección. Una grata sorpresa, la verdad es que no me esperaba esta actitud por parte del japonés.

El segundo detalle del que me doy cuenta es que este motor va muy bien. A la suavidad y refinamiento se le suma un comportamiento más que óptimo. Realmente parece que dispones de más de los 116 CV que se certifican en el libro de inscripción. Incluso en situaciones de gran exigencia como es la subida a un puerto de montaña con ligereza el motor se comporta extraordinariamente. Mucha ayuda proviene de la caja de cambios, sabe exprimir a la perfección cada caballo de potencia. Supongo que yendo más cargado el rendimiento se verá sensiblemente perjudicado, pero aun así hay que alabar el comportamiento.

Si hablamos de consumos hay que reconocer a Toyota que es experta en hacer unidades altamente eficientes. El 120T D-4T homologa un consumo urbano de 6,5 litros, extra urbano de 4,8 y mixto de 5,4. Es un orgullo poder decir que estas cifras son realmente veraces. Huelga decir que durante la semana de pruebas el medidor del ordenador de a bordo quedó marcado en los 5,6 litros. Tened en cuenta que hubo muchos momentos donde se llevó a cabo una conducción más exigente. En ningún caso el consumo sobrepasó los 7,7 litros y eso fue subiendo un puerto a buen ritmo. Así que datos excelente y que vienen a certificar el gran trabajo realizado.

El Auris es una gran opción de compra, excelente relación calidad-precio

Conclusiones

La conclusión rápida y sencilla es que el Toyota Auris 2015 me ha gustado. El restyling hecho por la marca japonesa parece más una nueva generación. Todo se ha mejorado, el diseño, que es cuestión de gustos, el interior, la calidad, la tecnología, el rendimiento, los consumos, las emisiones...todo. Un gran trabajo por parte de los desarrolladores. En cuanto a su motor hay que reconocer que el 120T D-4T no será la opción más elegida por los clientes, pero deberías mirarlo siempre y cuando tu kilometraje anual no supere los 15.000 kilómetros. Si a todo esto le sumamos los precios contenidos, la unidad de pruebas tenía un coste de 20.640 euros, estamos ante una buena alternativa frente a las conservadoras marcas alemanas y más premium.

Noticias relacionadas

Prueba Toyota Auris 120T: Conducción, conclusiones y valoraciones
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto