¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    PruebaVolkswagen Golf Variant 1.6 TDI 105 DSG (III): Comportamiento, conclusiones y valoración

    10

    Nos ponemos tras el volante del Volkswagen Golf Variant con motor 1.6 TDI de 105 CV y cambio automático DSG de doble embrague y siete marchas. El familiar alemán disfruta de una prestaciones correctas, bajos consumos y un gran confort de marcha ¿El Golf Variant es el mejor de la categoría?.

    El Volkswagen Golf Variant que ha pasado por nuestra redacción disfruta del motor turbodiésel menos potente pero más frugal. Se trata del moderno 1.6 TDI de cuatro cilindros e inyección directa common rail. Esta mecánica entrega 105 CV a 4.400 rpm, mientras que el par máximo de 250 Nm se alcanza a las 1.500 rpm y se mantiene hasta las 2.000 vueltas. La comodidad de marcha se ve incrementada con el cambio automático de doble embrague DSG con siete relaciones.

    Todas las fotos detalladas del Volkswagen Golf Variant están en nuestra galería de imágenes

    Comportamiento dinámico

    Bajo el capó del familiar alemán se ubica el motor de gasóleo 1.6 TDI de 105 CV, que no sobresale por prestaciones y fija su objetivo en lograr una gran eficiencia. Su potencia le permite mantener ritmos elevados sin problemas y será más que suficiente para la mayoría de conductores.

    El 1.6 TDI invita a una conducción relajada

    Si se viaja cargado, con el climatizador conectado y hay que afrontar pendientes acusadas en un puerto de montaña se puede quedar corto de potencia. Por eso, quien viaje hasta arriba habitualmente o demande una mayor dosis de deportividad y sensaciones deberá plantearse subir un escalón en la gama para acceder al turbodiésel de 150 CV.

    La gama de gasóleo se compone del 1.6 TDI de 105 CV y del 2.0 TDI de 150 CV

    La transmisión automática DSG de siete velocidades puede resultar un poco brusca en las salidas desde parado hasta encontrar el tacto con el acelerador. Por lo demás, resulta una delicia por su suavidad y las imperceptibles transiciones de marcha. Los cambios también pueden realizarse secuencialmente mediante la palanca o las pequeñas levas tras el volante.

    El confort es uno de los rasgos más destacados de la dinámica del familiar alemán. Está muy bien insonorizado, la suspensión tiene un tarado con un gran compromiso entre la comodidad y la estabilidad y en todo momento presenta un comportamiento noble y predecible. La dirección es precisa y la frenada potente y perfectamente dosificable.

    El cambio DSG es muy suave y cuenta con levas tras el volante

    El Golf equipa una selección de perfiles de conducción que ajustan la respuesta de acelerador, la asistencia de la dirección y los momentos de cambio de la caja DSG e incluso la climatización (con un modo Eco) y la suavidad de actuación del control de crucero activo. Hay tres niveles predefinidos (Eco, Sport y Normal) y uno personalizable (Individual).

    Los precios de venta parten de los 20.170 euros

    En cuanto a consumos, en carretera es fácil quedarse cerca de los 5 l/100 km. El Golf con cambio DSG se aprovecha de la posibilidad de conducción "a vela", una función que desacopla la transmisión del motor en las bajadas para aprovechar la inercia. En trayectos exclusivamente urbanos las cifran han estado entre los 6,5 y los 7 l/100 km aprovechando el sistema start/stop de serie en todas las mecánicas.

    Los modos de conducción permiten adaptar el comportamiento a nuestras necesidades

    Conclusiones

    El Volkswagen Golf Variant siempre ha sido el patito feo de la gama Golf. Para atraer al público, el fabricante alemán le ha dotado una mayor dosis de practicidad. Argumentos no le faltan para convencer a la clientela puesto que goza de excelentes virtudes como modelo familiar.

    La polivalencia es una de sus principales armas. Es tan agradable de conducir como un Golf hatchback, tiene tanto maletero como un Passat Variant e incluso puede ser una alternativa al Tiguan ya que tiene 180 litros más de maletero y también está disponible con tracción total 4Motion. Es tremendamente práctico y racional y por ende muy recomendable.

    El Golf Variant es una compra acertada, aunque no está al alcance de todos los presupuestos

    Sin embargo, esta generación comete los mismos pecados que sus predecesores al mostrar un diseño exterior algo aburrido y contar con unos precios que lo sitúan en la parte alta de la categoría. Tiene duros rivales dentro del Grupo VAG como el Skoda Octavia Combi o el Seat León ST e incluso le ha salido en nuevo oponente en su propia casa: el monovolumen Golf Sportsvan.

    Volkswagen Golf Variant 1.6 TDI 105 DSG (III): Comportamiento, conclusiones y valoración
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto