¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Fernando Alonso: "Puedes decir que soy lento o feo, pero no que no estoy motivado"

    En una amplia entrevista concedida a Motorsport Magazine, el piloto de McLaren reflexiona acerca de las decisiones que ha tomado a lo largo de su carrera, su opinión sobre la dificultad de la Fórmula 1 actual y sus posibles desafíos futuros.

    Se ha escrito mucho acerca de Fernando Alonso y el destino de su carrera tras varios años en los que las decepciones se han acumulado en un mayor número. Hace ya diez años que el piloto asturiano no es campeón del mundo, hace cuatro que no es un contendiente al título, hace tres que no gana un Gran Premio y hace dos que no se sube a un podio. Este año, ha regresado a las Q3 tras año y medio sin pisarlas. Todo ello, mientras el tiempo avanza inexorablemente para el bicampeón del mundo, que este julio cumplirá 35 primaveras.

    El propio Alonso no ha solido esconderse a la hora de afrontar estos problemas de forma pública, y ha hablado de todo ello en una extensa entrevista publicada en Motorsport Magazine. El piloto de McLaren encara este año su segunda temporada en un proyecto que empieza a ver la luz al final de un largo túnel, pero que aún está lejos de los objetivos que se marcaron en su día, de recuperar el binomio dominador con Honda de finales de los 80.

    Ante esta situación, la posibilidad de que Alonso no consiga el ansiado tercer entorchado se hace cada vez más patente. El empuje de las nuevas generaciones pronto lo hará más difícil. Preguntado por si él necesita ser campeón de nuevo, Alonso vuelve a apostar por una baza innegable, y que le ha servido para compensar la falta de Mundiales: el respeto del paddock hacia su figura como piloto.

    "Gilles Villeneuve es uno de los mejores pilotos de la historia de Ferrari. Para los medios, es importante ganar títulos, como en la filosofía futbolística. Pero desde dentro del deporte, tener el reconocimiento y el respeto de todos los que saben que, en este deporte, hay que estar en el coche adecuado en el momento adecuado –incluso cuando estás en el coche equivocado en el momento equivocadoes mucho más que ganar un título. Me gustaría tener más trofeos en casa, pero así son las cosas y no cambiaría un solo día de mi carrera en la Fórmula 1”.

    Su paso por Ferrari ha sido, con toda probabilidad, lo más frustrante desde que abandonó Renault en 2006 en busca de más gloria. El piloto español vivió un romance con el equipo que sólo un doble desencanto en la última carrera de 2010 y 2012, y la progresiva pérdida de rendimiento del equipo en 2014, logró apagar. Su trayectoria posterior por McLaren ha sido, por ahora, incluso peor, pero Alonso no se arrepiente de haber dejado la Scuderia:

    “No ganar con Ferrari es muy estresante, porque hay muchas presiones cuando pilotas para ellos. Tras cinco años sin ganar el título, con dos años más de contrato y sin ver la posibilidad de ganarlo en esos dos años… La idea de estar ahí siete años y no ganar no era feliz para mí".

    "Para Vettel, Ferrari es algo bueno. Es más joven que yo, está en un punto diferente de su carrera. Es joven, está motivado y su coche puede pelear por podios. Pero en los cinco años que he estado en Ferrari, en dos ocasiones llegamos a la última carrera liderando el campeonato (NOTA: errata de Fernando, sólo en 2010 llegó a la última carrera como lider del campeonato), éramos más que simples contendientes. Así que sí, Ferrari es mucho mejor ahora que en mi último año ahí, pero no veo aún una mejoría respecto a donde estábamos durante gran parte de mi periodo ahí. Pero Ferrari era magia, y me llevo conmigo algunos momentos muy especiales. Siempre tendré a Ferrari en mi corazón. Tengo sus coches de calle en mi garaje. Tengo sus coches en mi museo y son con los que la gente se fotografía más a menudo”.

    Las críticas hacia sus elecciones no sólo se centran en el cambio Ferrari-McLaren. Con la perspectiva que da el tiempo, se ha podido comprobar que al español le ha faltado el don de la oportunidad a la hora de escoger equipo. Perdió dos años en su segunda etapa en Renault por esperar a Ferrari, desechando a una Red Bull que tardó poco en irrumpir en la élite, y llegó a la Scuderia tras un 2009 deplorable, justo cuando Red Bull y Sebastian Vettel iniciaron su particular dominio con el que obtuvieron 4 títulos, a los que sólo él pudo objetar, con 3 subcampeonatos. De nuevo, Alonso mantiene el razonamiento que hubo detrás de cada decisión:

    “Sé que podría tener más trofeos en casa, o que quizás podría haber hecho mejores elecciones de coche, pero por ahora he tomado las decisiones que pensé que eran correctas, así que siempre sigo mi instinto, sigo lo que me hace feliz. Cuando haces eso, no puedes arrepentirte. Red Bull era sólo una bebida energética cuando tuve la oportunidad de firmar con ellos. ¿Mercedes? Michael volvía a la Fórmula 1 y era un buen proyecto, pero Michael se quedaba con frecuencia fuera de Q3 en esos tres años. Nadie tiene una bola de cristal para conseguir el coche apropiado".

    "Vengo de una familia normal. Mi madre trabajaba en un centro comercial, mi padre en los explosivos, haciendo ingeniería. A mi, me empezaron a gustar los karts, después los monoplazas, después en Fórmula 1 a los 17 años y tengo dos campeonatos del mundo. Partiendo de ese punto, ser recordado o esperar más títulos… Bueno, está fuera de toda duda para alguien que ha vivido esa experiencia. He pilotado para Renault, McLaren-Mercedes, Ferrari y McLaren-Honda. Cualquier piloto que sale del karting habría firmado algo así. Mirando atrás, es siempre fácil pensar en mejores decisiones. Pero si cambias las cosas que has hecho en tu vida, no serías la persona que eres ahora. Estoy feliz con lo que soy ahora".

    Las grandes polémicas en las que Fernando Alonso se ha visto envuelto en los últimos meses fueron su intención de correr en Bahrein a pesar de las lesiones que padecía, y las críticas de ex pilotos y algunos sectores de la prensa, que cuestionaban su motivación para seguir pilotando un Fórmula 1 al máximo nivel. Especialmente notorio fue su desencuentro con Johnny Herbert, con quien tuvo un intercambio de impresiones ante las cámaras. Alonso deja claro en la entrevista que su motivación está intacta, y se remite a las pruebas:

    “Sentí una pequeña falta de respeto profesional, pero era también porque cuestionaba mi motivación. ¡En el mismo fin de semana en el que estaba pidiendo a la FIA que me dejase correr con una costilla rota y un neumotórax! En 2014, con un coche no competitivo, sumé el triple de puntos que Kimi Räikkönen, en 2015 estaba empujando el coche en Hungría hacia el pit lane. Puedes decir que soy lento, feo o lo que sea, pero no que no estoy motivado. No tiene sentido".

    La entrevista cambia de tercio hacia la opinión de Fernando respecto a la Fórmula 1 actual, sobre el estilo de pilotaje que requiere, diferente del de la época que le coronó campeón. Por todos es sabida la preferencia del ovetense hacia una Fórmula 1 que permite al piloto apretar al máximo durante toda la carrera, al límite, sin tener que ahorrar gasolina o preocuparse de los neumáticos. Preguntado sobre la posibilidad de que un piloto marque la diferencia, Alonso responde:

    “Definitivamente, es más difícil ahora, porque en la nueva Fórmula 1, ir a fondo todo el tiempo no es necesariamente el camino más rápido, porque después pagarás el precio al final de la vuelta o del stint, sobrecalentando todo. A veces, pilotar un poco más calmado, un poco más lento, compensa al final del stint porque el tiempo de carrera general es más rápido. Es un poco difícil, pero sigue siendo un desafío. Como piloto, intentas mejorar y aprender de todo, especialmente de los ingenieros y el equipo, porque ahora el enfoque es diferente, pero es lo mismo para todos. Mientras haya competición, intentas maximizar el paquete que tienes".

    "No es pilotaje puro. Si quieres eso, tienes que ir a los karts, que es lo que hago. Voy a fondo en cada vuelta, derrapo los neumáticos y en la siguiente curva tengo el mismo grip. Hago una vuelta, 20 vueltas, 75 vueltas y todas en la misma décima, todas ellas. Eso es pilotaje puro. Ya no tenemos eso en Fórmula 1. Es menos divertido. Pero llegas aquí, hablas con tu equipo y te preparas con ellos de una forma diferente. También lo disfrutas, también te lo pasas bien, intentas aprender, intentas hacer algo diferente en comparación con el resto de pilotos, en especial tu compañero, cuidar los neumáticos, la batería, conservar gasolina, todas las diferentes técnicas para intentar ser más eficiente. Luego están las salidas, las primeras vueltas, las paradas en boxes: un montón de momentos complicados en los que intentas usar toda tu experiencia para ganar”.

    Por último, Alonso habla del futuro. Si hay algo que parece no haberse acabado, es su anhelo competitivo, y las grandes pruebas siempre le han llamado la atención. La Fórmula 1 no durará para siempre, y tras años de malos resultados y coches que no le han permitido pelear por el título, su anhelo de disputar las 24 horas de Le Mans aumenta cada vez más. Sin embargo, él no se conforma con eso, y apunta también a la tercera pata de la Triple Corona: las 500 millas de Indianápolis.

    "Me gustaría conseguir la Triple Corona algún día. Ya he ganado el Gran Premio de Mónaco, así que después vienen la Indy 500 y las 24 horas de Le Mans. Es un gran desafío, y si aún estoy feliz y motivado, quizá ese sea mi desafío”.

    Fotos: McLaren

    Fuente: Motorsport Magazine

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto