¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

John Malone, el 'Darth Vader' que controlará la Fórmula 1

John Malone, máximo responsable de Liberty Media, está detrás de la oferta para hacerse con el control de la FOM. Su agresividad en los negocios y su carácter fuerte le valieron ser conocido como el villano de la saga Star Wars.

Foto: Forbes

La Fórmula 1 está a punto de cambiar de manos. CVC, dueños de la mayor parte del accionariado de la 'Formula One Management', la empresa que montó Bernie Ecclestone para controlar el certamen que él mismo convirtió en global, está cerca de aceptar una oferta estimada en unos 7.000 millones de euros del grupo Liberty Media.

La operación, además de ser una de las de mayor calado en la historia del deporte mundial, tiene detrás a un personaje tan amado como odiado en el mundo de los conglomerados empresariales: John C. Malone (7 de marzo de 1941, Milford, Connecticut, EE.UU.), apodado Darth Vader.

Malone no tiene poderes ni controla la Fuerza a su antojo (que se sepa), sino que su carácter le ha granjeado tantos enemigos como temerosos amigos. Al Gore, vicepresidente de EE.UU en la administración de Bill Clinton, le bautizó así en medio de una pelea en el Senado por la legislación de los medios de comunicación. Su agresividad y firmeza a la hora de defender sus intereses es temida por sus enemigos (entre los que se encuentra el mismísimo Ruppert Murdoch), y la realidad de los medios de comunicación en EE.UU en buena medida se debe a su lucha judicial, que acabó en la Corte Suprema.

Gracias a (o por culpa de) John Malone, se establecieron unos cánones y una normativa muy clara en la televisión por cable estadounidense, pero sus salvajes tácticas le han convertido en un "cocodrilo de pantano" en los despachos de los grandes rascacielos de Washington, Nueva York o Chicago.

Una F1 más estadounidense

La operación que va a emprender Liberty Media con CVC no es tan simple como una compra de acciones. La empresa de capital de riesgo británica controla el 35% de las acciones de la FOM, que junto al 13,8% que tiene Bernie Ecclestone les convierte en los dueños de facto de la Fórmula 1. Si Malone consigue convencer a CVC de que acepte esos 7.000 millones, Liberty Media y Ecclestone controlarán el 48,8% de la FOM, lo que a efectos prácticos (el resto de accionistas, además de ser minoritarios, no tienen derecho a voto) es controlar la Fórmula 1.

Liberty Media es un conglomerado dedicado a los medios de comunicación, esencialmente estadounidenses

John Malone está empeñado en hacer de la Fórmula 1 algo aún más global, y cuenta con experiencia sobrada en el espectáculo televisivo. Liberty Media tiene acciones en el grupo Discovery (que a su vez controla, entre otros, al grupo Eurosport), la empresa Virgin Media (que ya estuvo presente en la Fórmula 1 de la mano de Virgin Racing y Brawn GP) o el canal estadounidense NBC (que retransmite la F1 en Estados Unidos). También son dueños de Starz, uno de los canales premium más importantes, reconvertido también en productora de televisiones y series como la violenta y morbosa Spartacus.

La FOM no será su primera aventura fuera de Estados Unidos: en 2014 adquirieron la mayoría del paquete accionarial de Ziggo, el gigante de la televisión por cable neerlandesa, y una parte de Telenet, un homólogo belga.

No está alejado del deporte tampoco: Liberty Media es dueña de los Atlanta Braves, una de las franquicias más importantes de la MLB estadounidense.

Fotos: Forbes

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto