¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Renault espera terminar la temporada a medio segundo de la cabeza

    Sergi Rosell Montagud
    Sergi Rosell Montagud9 min. lectura

    Desde 2016, los galos han dado un salto de calidad notable, al pasar de las últimas posiciones a marcar las pautas en el grupo medio.

    La meta de Renault no es ser el mejor del resto, sino luchar por triunfos y podios a medio plazo.

    Quieren consagrarse nuevamente entre los mejores, como ya ocurrió en 2005 y en 2006 con Fernando Alonsoa los mandos. Para ello, siguen una senda clara con la que sueñan, a través del esfuerzo diario, ser lo que fueron a principios de siglo. Renault se ha vuelto a posicionar, tres años después de volver a la F1 como escudería, como un equipo promesa para asaltar a medio plazo el campeonato del mundo, aunque para ello todavía le quedan muchas batallas que librar. Sus inicios a mediados de la década no fueron nada fáciles.

    En 2015, Renault se encontraba en una situación algo incómoda en el Gran Circo, ya que no encontraba su papel dentro de la máxima categoría. Su jugada en aquellos tiempos se podría resumir en tres escenarios: permanecer como motorista, entrar como constructor o dejar la F1. La última opción fue descartada y, en un gesto de valentía pero medido, se enrolaron en la categoría reina como escudería, al recuperar su sede en Enstone y comprar la estructura de Lotus.

    Volver a ser un constructor de la máxima categoría no fue sencillo. En 2016, la escuadra gala se plantó en Australia con poco margen de maniobra al no poder reestructurar demasiado la herencia recibida de Lotus. El RS.16 no era competitivo con Kevin Magnussen y Jolyon Palmer a la cabeza, pero las alarmas de crisis no se activaron. El plan que los franceses era a largo plazo y este pobre arranque era imaginable.

    Desde cero, los de Enstone empezaron a construir su mundo completo en la F1 y reclutó a un buen grupo de ingenieros para desarrollar su proyecto con las máximas garantías. Con instalaciones renovadas para sacar provecho, la marca del rombo tenía objetivos realistas encima de la mesa: mejorar año a año, sin planes vertiginosos que lo más probable es que causaran frustración. El progreso se ha evidenciado con el paso de los Grandes Premios: en 2016, novenos; en 2015, sextos en la general de constructores y, en la temporada 2018, ya son el cuarto mejor equipo, encabezando a los mortales.

    Renault ha exprimido al máximo sus prestaciones en los últimos tres años en la Fórmula 1. En 2018, aspiran a ser el cuarto mejor equipo.

    En sólo seis carreras, Renault tiene 46 puntosen el actual curso, once menos que en toda la pasada temporada. Las cifras hablan por sí solas. Con poco que hagan de más, superarán sobradamente los registros de 2017. Con el sueño de conquistar el campeonato del mundo en 2021, el Director de Renault F1, Cyril Abiteboul, ha admitido que el progreso ha sido posible gracias a que han seguido su hoja de ruta sin titubear.

    "En 2015, estábamos un poco lejos de nuestra idea sobre el rendimiento del motor, nuestra relación con Red Bull no estaba en ninguna parte y no estábamos seguros de lo que sucedería en nuestro programa de F1. En el fondo, estábamos ocupados estableciendo una hoja de ruta. Lo bueno es que este plan está en marcha y está entregando el rendimiento que se supone que debía dar", ha comentado el mandamás a Formula1.com. No fue un camino de rosas llegar a este punto próximo de igualdad.

    Las versiones de Ferrari y Mercedes superaron a los motores V6 turbo de Renault en el inicio de la era híbrida. La relación con Red Bullse tensó desde 2014 y los galos se veían perdidos por el paddock de la Fórmula 1. Tener un equipo en la máxima categoría ha ayudado a volver a encontrarse. "Es muy difícil ser un proveedor de motores en un entorno tan competitivo cuando no tienes un equipo de trabajo. No culpo a Red Bull, pero en términos de motivación, cultura, mentalidad y práctica, perdimos contacto con la F1 moderna al ser sólo un proveedor. Todo está sucediendo y, como consecuencia, el producto está siendo mejorado", ha manifestado.

    "Nuestra mentalidad, en términos de desarrollo, ha cambiado. Estamos poniendo todo lo relacionado con el rendimiento en el centro del proceso. Tenemos un grupo dedicado a ello e instalaciones de prueba. Esa es la forma en la que estamos alcanzando el rendimiento", ha subrayado. Pese a que Renault ha mejorado su unidad de potencia con el paso de las temporadas, todavía se encuentra a cierta distancia respecto a los favoritos. Mientras tanto, continúa teniendo un discurso agresivo con los galos. Su única meta posible es luchar por los títulos mundiales.

    Carlos Sainz, de Renault, ha sido uno de los fichajes deportivos de Renault para 2018. El madrileño ha puntuado en cinco carreras consecutivas.

    "No todo es perfecto. Todavía tenemos que curarnos lasdebilidades, particularmente, en los puntos de control de calidad, logística, tiempo de entrega y todo lo demás. Estas son cosas en las que estamos trabajando. No estoy demasiado preocupado por el rendimiento. Habrá algunas frustraciones, habrá algunos momentos donde las dudas estarán, pero si lo tomamos desde una perspectiva, el hecho es que estamos extremadamente organizados", ha confirmado Abiteboul a la web oficial de la F1.

    El GP de Gran Bretaña de 2017 marchó un punto de inflexión para Renault al traer unas evoluciones que le facilitaron la progresión global. "Impresionamos a todos con un gran cambio", ha atestiguado el cabecilla francés. Este avance llevo al bólido francés estar un paso por delante de su predecesor y asentó las bases para que, en 2018, continuase el crecimiento.

    "Comenzamos este año de la manera en que terminamos el año pasado, lo cual es bueno. Arrancamos 2018 a un segundo de distancia respecto a los mejores y el objetivo es reducir la diferencia a la mitad. Esto nos hará gastar mucho tiempo y recursos", ha finalizado. Otro factor que ha ayudado a impulsar a los franceses a liderar la parte noble ha sido su actual dupla de pilotos.

    Tener a Carlos Sainz y a Nico Hülkenberg facilita toda tarea. Actualmente, sus dos pilotos se encuentran entre los diez primeros de la general, sólo por detrás de los discípulos de Mercedes, Ferrari, Red Bull y un regular Alonso. "Tenemos una alineación que está totalmente en línea con el plan, la ambición y la expectativa de todas las personas que se han unido a nosotros. Nico está recibiendo muchos comentarios positivos de lo que ha hecho", ha explicado.

    "Carlos tiene un trabajo difícil contra Hülkenberg. Pero es extremadamente tranquilo, profesional y rápido. Él sabe dónde está perdiendo, sabe lo que está perdiendo y se ha marcado objetivos claros para reducir y cubrir ese déficit. No tengo ninguna duda, con este tipo de enfoque, que él puede estar. Es un gran piloto y es el modelo que necesitamos en este momento", ha finiquitado. Bajo la amenaza constante de McLaren, Force India y Haas, Renault ansía ganar la batalla de los mortales en 2018.

    Fuente: Fórmula 1 / Fotos: Renault F1 Media