¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    La columna de VirutasEl Chinook de ET

    En 2012 un helicóptero Super Puma del ejército español pisó mal en un aterrizaje y acabó volcando en el polvoriento suelo afgano. Lo que iba a ser una operación de rescate de heridos acabó reconvertido en una pequeña batalla con la intervención de aviones de combate, helicópteros de ataque, tiros, bombazos a diestro y siniestro, y el transporte aéreo de la aeronave siniestrada para salir de una… zona hostil.

    Así es como se llama la película dirigida con maestría por Adolfo Martínez pero bien podría haber estado protagonizada el paticojo McLaren MCL32. Se encuentra en una zona terriblemente hostil, rodeado de enemigos, se anda pegando tiros en los pies, y en Woking no hacen más que mirar hacia arriba a ver si llega ayuda del cielo.

    El McLaren-Honda no corre, el motor se peta a cada poco, y que esto ocurriera en 2015 era relativamente normal; que esto ocurra en su tercera temporada es para coger al responsable y cocerlo en una olla con agua hirviendo. No es de recibo que un constructor del prestigio de los japoneses, de su historia en el deporte, se plante en la salida de la primera carrera de su tercer calendario y aún no tengan ciertas garantías, no de que corran dignamente, sino de que sus coches acaben la prueba. Ingenieros sin experiencia, que olvidan echarle aceite antes de salir a pista o reuniones interminables para decidir a qué hora se sale del hotel y absurdeces de semejante calibre.

    Añade a esto, entre otras cosas, una plantilla de técnicos pillados a lazo del departamento de recursos humanos nipón por el mero hecho de saber inglés en un país cuyo índice de conocimiento de la lengua de Shakespeare es peor aún que la española (País donde el 81% de los diputados electos sólo hablan castellano) Coscorrón mayúsculo en lo tocante al rendimiento en conjunto de su trabajo; mucho respeto para los que investigan, invierten, y se ponen en pista cada domingo para que los demás disfrutemos de ello sin que nos pidan nada a cambio.

    En Woking tienen ahora un mojón de a kilo por menú y lo de cambiar de motorista, algo impensable hasta hace poco, ya les ha cruzado por la frente. Esto que parece relativamente sencillo, no lo es tanto, pero no por cuestiones técnicas. En “Zona hostil” lo más complicado a la hora de rescatar el Super Puma herido no venía por el izado mediante un Chinook del Ejército de Tierra (ET) sino por la mano de tiros, escopetazos y bombas que le tiraban desde los alrededores.

    El tiroteo

    Ciertamente un Fórmula 1 no está hecho con piezas de Lego, que las pones y las quitas con las manos, sino que hay sistemas integrados, sensores específicos, flujos de informaciones interrelacionadas y un sinfín de cuestiones más que insalvables, incómodas de modificar en su rumbo de partida. Cierto es, que a la desesperada, los chicos de BrawnGP recompusieron un chasis en poco más de un mes, pero esto ocurrió antes de la pretemporada. Si mañana llegasen a un acuerdo con otro motorista, difícilmente veríamos un conjunto nuevo poco antes del verano. No es que harían la pretemporada durante la temporada, sino también el invierno en plenas carreras. De jugar a esto la ruina podría ser incluso ruina y media. Es muy difícil que esto ocurra.

    "Llegando mañana a un acuerdo con otro motorista, no veríamos un conjunto nuevo hasta verano"

    Si Honda saliera por la puerta sería un descrédito, otro año tirado a la basura, todo se convierte en un merdé pero esto sería casi anecdótico al lado de lo peor si se marchasen: la imposibilidad de ganar o un hundimiento financiero de mala recuperación en años. Ferrari, Renault o Mercedes, los tres motoristas conocidos, podrían venderles sus ingenios aunque albergan dos problemas añadidos prácticamente irresolubles. ¿Alguien se ha parado a contar cuantas pegatinas tiene el MCL32 sobre su epidermis? Prácticamente ninguna. Los grandes patrocinadores de McLaren han salido tradicionalmente de Gran Bretaña, Vodafone, Johnnie Walker, o Alemania, como SAP y Mercedes en su momento.

    El McLaren MCL32 anda muy escaso de patrocinadores en su carrocería.

    Hablamos de Inglaterra, un país donde las audiencias televisivas han caído en picado o virtualmente desaparecido, en una jugada comercial rentable para las cadenas, pero terrible para los del marketing al ver desaparecer su materia prima: los pares de ojos. En Alemania es casi peor… su Gran Premio ha desaparecido incluso a pesar de que se alternasen dos pistas. El abrevadero de pasta de McLaren está más seco que el ojo de un tuerto y a pesar de los enormes esfuerzos de Zak Brown, que ya llevó a firmas a Woking, esto de buscar a alguien que quiera soltar un majao de entre 60 y 100 millones, que es lo que aporta Honda, se convierte en una misión de esas propias de ser protagonizadas por Tom Cruise (Aquí suena la musiquilla de ‘Misión imposible’).

    Si esto es complicado, mucho más lo sería intentar ganar a Mercedes, Ferrari o Renault, con motores Mercedes, Ferrari o Renault. Siempre estarían un paso por detrás. Las 5.000 piezas que forman parte de este tipo de mecanismo son en su número las mismas al final del año que cuando comienzan la temporada, pero muchas de ellas mutan, se transforman, crecen y ya sin tokens es razonable pensar que la ganancia en caballería puede irse fácilmente a entre 30 y 50 caballos en veinte carreras.

    Zak Brown tiene ante sí un problema de enormes dimensiones, ¿opinará lo mismo que Ron Dennis y seguirá apostando por Honda?

    Cada motor se homologa el 28 de febrero pero a partir de ahí, la traslación de datos, evoluciones, nuevos componentes, y comunicación entre ambas partes cae en función de los intereses. Que nadie pierda de vista que en 2014, último año del matrimonio McLaren-Mercedes, en el primer pódium de la temporada hubo dos de estos coches… y como dirían los gallegos, nunca mais. Después se fueron diluyendo, descolgándose tabla abajo, para quedar en P10, P12 o P14. A ver, cabezas, piensen como le pudo ocurrir esto a uno de los mejores equipos en mantener actualizados sus coches durante toda la temporada. Sencillamente Mercedes estaba de retirada y les dieron los justo y necesario ante el advenimiento de Honda.

    "La decisión de Ron Dennis al intentar buscar a un motorista fuera del trío de la bencina fue acertada"

    No es ya un problema de que jamás tocarían lo último de lo último en sus diseños, no, es otro. Ferrari, Mercedes y Renault tienen el apoyo de fábricas, de marcas de coches. “Si, y Honda que fabrica, ¿peines?”. No, fabrica coches, pero no es propietaria ni da nombre a un equipo sino que es un socio proveedor; no es lo mismo. La decisión de Ron Dennis al intentar buscar a un motorista fuera del trío de la bencina fue acertada, en especial tras la historia de éxitos del binomio en el pasado. Ocurre que Honda subestimó el calado y valor de la empresa. Yusuke Hasegawa, el conductor del proyecto que ha heredado el marronazo, dice que el plan es a medio y largo plazo, que están para quedarse, y que pelearán. Se habla de que la factura japonesa empieza a acercarse peligrosamente a los mil millones de euros sin más resultados que insoportables récords en el índice de abandonos y titulares chungos.

    Buscar otras alternativas haría a todos volver al punto de partida. Tiempo y dinero. BMW no quiere volver, Toyota tampoco parece estar interesada y debe estar con los ojos como platos viendo estrellarse a sus archienemigos de Honda, y lo de recuperar a Cosworth no es una solución a corto plazo. Es cierto que construyeron un bloque motor con la actual configuración, pero si por un lado es mejor olvidar su último paso por la Fórmula 1 en lo tocante a resultados, ese motor no se acabó, y el proyecto se congeló cuando no encontraron clientes. Hacer un bloque de motor para los que se han hinchado a hacerlos es relativamente fácil. El escollo gordo es que no cuenta con la parte eléctrica, que es la que da verdaderos quebraderos de cabeza a todos. Si se le adaptase la de Magneti-Marelli, por poner un ejemplo, volveríamos una vez más a la casilla de salida con pruebas, tests, e inversión de dinero y tiempo.

    El Chinook

    La solución más llevadera para todos es la de encontrar a un Comandante Francisco Barbancho (*). Este militar de la vida real y que sale en “Zona hostil”, se dio cuenta de que el helicóptero caído en Afghanistán podría ser usado por la insurgencia como trofeo de caza y aireado a los cuatro vientos como un triunfo. Fue el que dijo de ir con un Chinook a modo de grúa voladora y sacarlo de allí. La desgracia es que en Honda no parecen tener a un tío así, alguien con sangre, personalidad y un punto de locura capaz de tomar decisiones de calado para sacarles del agujero negro en el que están.

    "En Honda tendrán que tomar decisiones radicales"

    Los japos se mueven en bloque, rara vez solos, y todo lo deciden de forma conjunta tras mil y una reuniones. Rehacer una estructura que no funciona, trasladar todo a Inglaterra, comprar acciones de McLaren, o cualquier otra jugada de peso, pero que equivalga a mandarles un helicóptero como los de ET y que los saque del fregao en el que se encuentran. La mejor vía de escape es la que tienen ya a medio construir. McLaren no tendría que buscar el dinero que no tiene, experimentar con motoristas exóticos o que no trabajarían para ellos, y con el tiempo y muuuucho dinero, acabará funcionando, aunque en Honda tendrán que tomar decisiones radicales. Si no, seguirán en mitad de una zona hostil durante mucho tiempo, para seguir recibiendo tiros, pedradas, bombazos, y a unos insurgentes que los están devorando.

    (*) Los militares son muchas cosas, y en la que sobresalen es el valor que dan a sus amigos. El comandante Francisco Barbancho ‘cedió’ el espacio de su nombre en la ficción a un compañero caído en Albania. Por eso, su personaje en la película lleva el nombre de Ramón Ledesma. Mucho respeto.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto