¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Wolff quita importancia al 'Mercedes rosa': «Un rival nos escaneó el coche entero en 3D»

    Toto Wolff, director de Mercedes AMG F1.

    La reciente comunicación por parte de la FIA de la sanción impuesta a Racing Point por utilizar los conductos de refrigeración de los frenos traseros del Mercedes W10 de 2019 en su RP20 de este año no inquieta a Mercedes, asegura Toto Wolff.

    La Fórmula 1 centra hoy la atención en el veredicto emitido por la FIA en relación a la protesta que Renault impuso contra Racing Point por los conductos de freno utilizados en su RP20 durante los Grandes Premios de Estiria, Hungría y Gran Bretaña.

    Y, mientras Racing Point considera «desconcertante» la decisión y tanto Renault, como McLaren y Ferrari consideran apelar por estimar que no es lo suficientemente dura, Mercedes ha preferido desmarcarse y asegurar que no siente incomodidad alguna por haber participado en el proceso.

    «El veredicto que salió hoy es extremadamente complicado y tiene una interpretación que es nueva para todos nosotros»

    Y es que Mercedes suministró el diseño de los conductos de freno a Racing Point en 2019, cuando estos elementos no estaban incluidos en la lista de piezas que cada equipo debe diseñar y fabricar por sí mismo. Pero también suministró las propias piezas el 6 de enero de 2020, cuando las mismas ya formaban parte de la mencionada lista.

    «Nos sentimos 100% cómodos con nuestra posición», dice Toto Wolff a pesar de todo. «Hemos leído las reglas una y otra vez. El veredicto que salió hoy es extremadamente complicado y tiene una interpretación que es nueva para todos nosotros. Proporcionamos ciertos datos en 2019 que estaban totalmente dentro de las reglas».

    Muchos ventajas para Mercedes

    De hecho, el propio director del equipo alemán confirma lo argumentado por la FIA, asegurando que «el 6 de enero no tiene ningún efecto material en ninguna de las acciones, porque todo se entregó mucho antes, todos los dibujos y diseños CAD se entregaron mucho antes. Y Racing Point y nosotros seguimos opinando que está dentro de la normativa».

    Para Wolff, el haber suministrado piezas como los conductos de freno a Racing Point no es más que una operación ventajosa para Mercedes, pues además de incorporar un equipo aliado a los puestos de cabeza, le ha permitido obtener un beneficio económico adicional. «Veo algunos beneficios. Creo que ahora tenemos un equipo que está compitiendo entre los equipos punteros. Este era en gran medida el objetivo y, por otro lado, nos proporciona una gran fuente de ingresos como equipo, ya que podemos monetizar algunas de las tecnologías que de otro modo no se monetizarían. Creo que es un “win-win”», asegura.

    La apelación no servirá de nada

    Ahora queda ver si Renault y otros equipos deciden apelar la sanción de 400.000 euros y 15 puntos del campeonato de constructores. Y es que muchos consideran que lo justo habría sido excluir a Racing Point de los resultados de las tres carreras en las que se produjo la protesta, además de prohibir el uso de las mencionadas piezas en sucesivas carreras.

    «Respeto la opinión de la otra parte, que los coches no deberían parecerse a otros», señala Wolff. «Ahora, ninguna de las regulaciones prohíbe eso. Esta situación especial surgió porque una pieza no listada se convirtió en listada. Podemos tener esa discusión legal sin fin, pero no hay ninguna preocupación por nuestro lado».

    El austriaco no cree que una apelación vaya a cambiar las cosas y niega que el rendimiento de Racing Point se base en los conductos de refrigeración de los frenos. «Tampoco creo que Racing Point haya cometido una infracción, y creo que si esto va a la ICA (Corte Internacional de Apelaciones), probablemente será un asunto complejo porque es técnico, pero dudo que haya algún resultado. No creo que los conductos de los frenos sean la razón por la que de repente se colocan en las primeras seis posiciones. Creo que es un equipo de ingenieros espléndido que ha extraído el máximo del reglamento».

    Finalmente, Wolff asegura que no es necesario intercambiar información para copiar una pieza, pues el uso de tecnología 3D empieza a ser habitual entre los equipos, así como la asistencia de fotógrafos profesionales. «No hay nada que vaya contra el reglamento, porque la tecnología existe. Y lo vimos el año pasado, en algunas ocasiones uno de nuestros principales competidores utilizó una cámara 3D para escanear nuestros coches, dentro y fuera del garaje. Y cuando lo conectas a un ordenador te da todas las formas».

    «No hay nada que prohíba eso», finaliza Wolff. «Todo el mundo tiene fotógrafos espía sentados en los techos del edificio opuesto, estamos haciendo zoom en el más mínimo detalle de cada coche».

    Fotos: Mercedes AMG F1

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto