¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Llega la batería que captura CO2 (y lo hace de un modo que nadie había conseguido antes)

    Llega la batería que captura CO2 (y lo hace de un modo que nadie había conseguido antes)
    No basta con descarbonizar la industria y el transporte, es necesario eliminar CO₂ a gran escala.Depositphotos.com
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Verdox, empresa fundada por ingenieros químicos del MIT y ganadora del premio XPRICE Carbon Removal, trabaja ya con su primer cliente en el campo de la captación de dióxido de carbono.

    Desarrollada por primera vez en el Massachussets Institute of Technology (MIT), la tecnología habilitada por Verdox promete revolucionar el cambio climático gracias a un método eficaz y sostenible de captura de dióxido de carbono (CO₂).

    Se trata de una especie de batería: electrodos conductores recubiertos con un compuesto llamado poliantraquinona, que tiene una atracción química natural por el CO₂ sólo bajo ciertas condiciones.

    Cuando este dispositivo es activado por una corriente eléctrica de bajo nivel, se carga, reacciona con las moléculas de CO₂ que circulan a través de él y las atrae hacia su superficie. Una vez que la batería se satura, el CO₂ se puede liberar aplicando un cambio de voltaje como una corriente de gas puro.

    Esquema de funcionamiento de la 'batería' de Verdox.

    Como se puede ver en el esquema realizado por Hatton Lab, la tecnología permite que un flujo de aire o gas de combustión (azul) que contiene dióxido de carbono (rojo) ingrese al sistema desde la izquierda.

    A medida que pasa entre las delgadas placas de electrodos de la batería, el dióxido de carbono se adhiere a las placas cargadas mientras que la corriente de aire limpia pasa y sale por la derecha.

    La urgencia de eliminar CO₂ de la atmósfera

    La carrera por encontrar sistemas viables y sostenibles de captura de carbono se ha intensificado en los últimos años, ya que diversos modelos científicos predicen que cualquier esperanza de evitar un cambio climático catastrófico significa limitar las concentraciones de CO₂ por debajo de 450 partes por millón para 2100.

    «Las energías alternativas sólo llevarán a la humanidad hasta cierto punto, y una gran eliminación de CO₂ será una herramienta importante en la carrera por eliminar el gas de la atmósfera», apunta el MIT.

    ¿Está a tiempo el planeta de revertir el cambio climático? Foto: Depositphotos.com

    Vortex confía en estar ganando esa carrera con su sistema, ya que lo considera una alternativa «elegante y eficiente». La mayoría de los intentos de capturar carbono de un flujo de escape o del aire mismo requieren una gran cantidad de energía.

    Pero Vortex ha ideado un diseño cuya electroquímica hace que la captura de carbono parezca casi sin esfuerzo. «Demostramos que nuestra tecnología funciona en una amplia gama de concentraciones de CO₂, desde el 20 % o más que se encuentra en las corrientes de escape de la industria del cemento y el acero, hasta el muy difuso 0,04 % en el aire mismo», dice Alan Hatton, profesor de ingeniería química Ralph Landau en el MIT.

    Además, esta tecnología ha demostrado que puede reducir el consumo de energía para ciertos tipos de captura de carbono en un 70 % en comparación con otras tecnologías.

    Primeros pasos en el mercado

    Tras superar varios retos vitales para dotar de viabilidad al proyecto, Verdox ha comenzado a trabajar con su primer cliente comercial: la empresa noruega de aluminio Hydro, cuyo objetivo es eliminar el CO₂ de los gases de escape de sus fundiciones a medida que realiza la transición a una producción sin carbono.

    Verdox también está desarrollando sistemas que pueden extraer de manera eficiente el CO₂ del aire ambiente. «Estamos diseñando unidades que se verían como filas de grandes ventiladores que llevan el aire a las cajas que contienen nuestras baterías», informa la empresa.

    Dichos enfoques podrían resultar especialmente útiles en lugares tales como aeródromos, donde hay concentraciones de emisiones de CO₂ más altas de lo normal.

    Pero todo este carbono capturado tiene que ir a alguna parte. Carbfix tiene un método comprobado para mineralizar el CO₂ capturado y depositarlo en cavernas subterráneas profundas. Gracias a eso, Verdox tendrá un lugar para depositar el gas que no puede reutilizarse de inmediato para aplicaciones industriales, como nuevos combustibles o materiales de construcción.