¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Alpine será una gama superior en Renault, reemplazando a R.S. Line

    Renault Clio R.S. Line

    ¿Qué tendrán en común los Renault con la firma de Jean Redele? De momento habrá una versión alta de gama que reemplazará a R.S. Line y se llamará Alpine Line. La información viene de buena fuente, el mismísimo Luca de Meo.

    Antes de que los SUV se convirtieran en una plaga bíblica, había una tendencia que se utilizó hasta la extenuación: la de pasar cualquier cosa en la gama por un «deportivo», desde rellenar notas de prensa a modo de hipnosis hasta disfrazar coches de corte anodino para que parecieran lo que no eran.

    Algo de eso se ha quedado. Los fabricantes se dieron cuenta de que entre un modelo normal y el deportivo «pata negra», con una imagen distinta y más atractiva, pero con un motor prestacional y de mayor consumo a cambio, había un posible escalón intermedio. De ahí salieron los AMG Line, S Line, ST Line... y en Renault, R.S. Line.

    Nos referimos a modelos que, sin tener motores más prestacionales que sus hermanos de gama, ni siquiera una puesta a punto que los haga más deportivos a la hora de conducirlos, sí lucen una estética más agresiva para aumentar su atractivo visual. Y para qué vamos a negarlo, comercialmente es algo que funciona.

    Recreación del Renault Clio Alpine Line

    En el caso de Renault, vamos a ver cambios próximamente. Luca de Meo (ex CEO de SEAT), que capitanea el destino de Renault Group desde hace meses, considera que hay que cambiar la denominación R.S. Line por Alpine Line, de esta forma los topes de gama serán bien Initiale Paris, bien Alpine. El primero podría ser el Clio Alpine Line, se espera para este año.

    El negocio de los fabricantes no está precisamente en las versiones básicas, con motores sencillos y pocos extras. En el caso del Renault Captur, apenas vamos a ver modelos básicos circulando. Recordemos que el techo bicolor era exclusivo del alto de gama y se vieron desbordados por la demanda del mismo, tocando hacer cambios en fábrica.

    No, el beneficio se consigue de las versiones más caras, donde el precio se puede inflar más a cambio de equipamiento, estética o más motor, pero quien más gana es el fabricante. Los Alpine Line irían a enganchar a ese cliente que quiere algo que parezca un deportivo, pero que en el día a día le gaste poco dinero.

    Alpine A110 Color Edition

    De esta forma, se busca aumentar el conocimiento de marca de Alpine, actualmente con un único modelo, Alpine A110, que no tiene contraparte en Renault. Es un modelo de producción en serie pequeña que se fabrica exclusivamente en Dieppe (Francia), donde trabajan unas 350 personas.

    Es todo un rara avis, incluso en su segmento. Un coupé biplaza con motor central trasero, 252 CV para el A110 y 292 CV para el A110 S, obviamente de propulsión, aunque con el cambio automático obligatorio. Compite en terreno Premium junto a Audi TT, Porsche 718 Cayman e incluso el recién llegado Toyota GR Supra 2.0 (de cuatro cilindros).

    Además, el único modelo de Alpine no tiene precisamente todas consigo. En 2019 se produjeron 4.245 unidades, en 2020 menos de la tercera parte, 1.338 unidades. No hay reemplazo a la vista y con una producción tan baja está claro que Renault pierde dinero con cada coche fabricado allí. Ninguna otra fábrica de Renault produce tan poco.

    Alpine toma el testigo del equipo Renault de Fórmula 1 desde esta temporada

    Alpine es un satélite orbitando alrededor de Renault desde que en los años 50 Jean Redele empezase a hacer bólidos de carreras partiendo de coches de la marca del rombo. Su carrera empresarial comenzó precisamente en Dieppe. Su tercer modelo, el A110 clásico, ya consiguió que Alpine despegase. Pasados los años 90, faltó poco para desaparecer.

    A veces hay fabricantes que tienen un satélite y no parecen tener demasiado claro qué hacer con él. Hay casos de éxito, como cuando Mercedes-Benz absorbió a AMG, y otros de fracaso total, como el reflote de Datsun por parte de Nissan. Habría sido preferible dejar la marca descansando enpaz.

    Alpine tiene futuro, según ha declarado Luca de Meo a Automotive News. Además de su relación con el mundo de la competición, hay que buscar en Alpine un encaje más comercial. De momento faltan los tres modelos eléctricos que están planeados, uno de ellos con la mano de Lotus. Posiblemente el A110 sea el último Alpine a gasolina, va camino de ser un «clásico instantáneo».

    Fuente: Automotive News