¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Mikkelsen y DMACK, claves en la nueva 'silly season' del WRC

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho

    Andreas Mikkelsen ha perdido gran parte de sus opciones al tener que negociar a la sombra de Sébastien Ogier y Jari-Matti Latvala.

    DMACK todavía no ha anunciado su programa. Elfyn Evans y el propio Mikkelsen son los que tienen más opciones de ocupar su Ford Fiesta RS WRC.

    La 'silly season' del WRC ha quedado prácticamente resuelta con el fichaje de Sébastien Ogier por M-Sport y por la llegada de Latvala y Lappi a Toyota Gazoo Racing. Sin embargo, hay dos grandes nombres que todavía tienen que resolver su futuro y además lo deben hacer con muy poco margen de maniobra, ya que los plazos de inscripción al Mundial y al Rally de Montecarlo han tocado a su fin. Estos dos nombres son los de Andreas Mikkelsen y DMACK, el primer sin equipo tras la marcha de Volkswagen y el segundo sin piloto tras la promoción de Ott Tänak a M-Sport.

    Andreas Mikkelsen ha visto como sus opciones se complicaban tras tener que negociar a la sombra de Sébastien Ogier y Jari-Matti Latvala. M-Sport pasó de ser una opción a ser una vía totalmente cerrada. De hecho, Malcolm Wilson ha tenido que hacer 'malabares' a la hora de acondicionar a sus pilotos toda vez que Eric Camilli tiene contrato con el equipo de Cumbria de cara a 2017. Un contrato que de una u otra forma ha obligado a Wilson a colocar a Eric Camilli en un Ford Fiesta R5, tal y como hizo en 2016 con el galés Elfyn Evans.

    Precisamente Elfyn Evans es el gran favorito a ocupar la unidad del Ford Fiesta RS WRC 2017 que competirá con los colores de DMACK. La firma de neumáticos británica sólo contará con un World Rally Car a pesar de tener la ambición de hacer competir dos unidades. Con todo, DMACK se está haciendo de rogar en su anuncio y aunque eso no implica que las opciones de Elfyn Evans disminuyan, si es cierto que Andreas Mikkelsen es una opción demasiado golosa como para obviarla de cara a la próxima temporada. Con Malcolm Wilson de por medio todo puede pasar.

    Con todo y dando por buena la relación entre Elfyn Evans y DMACK, toda vez que el galés ha sido uno de los grandes protegidos de DMACK y M-Sport en el último año, las opciones de Andreas Mikkelsen son prácticamente nulas. Una de las pocas posibilidades para el noruego pasan por el resurgir de los Volkswagen Polo R WRC 2017 de la mano de Nasser Al-Attiyah o de cualquier otro equipo privado, incluso con presupuesto de los patrocinadores de Mikkelsen de por medio. Sin embargo, sin Ogier no hay interés de Red Bull y Qatar no parece dispuesta a asumir todos los gastos.

    En este aspecto, la FIA con Jarmo Mahonen a la cabeza ha dejado claro que no hay ningún tipo de impedimento para hacer competir al Volkswagen Polo R WRC 2017 bajo esta fórmula, salvo el que dibuja la propia Volkswagen al no querer invertir ni un sólo euro en su homologación, gastos que junto a la logística, a los costes de mantenimiento del coche y de la inscripción en cada rally suponen un presupuesto de 10 millones de euros por unidad que es difícil asumir por un equipo privado. Además, Mikkelsen sí que se toparía con problemas normativos en caso de intentar la inscripción de un sólo coche y no de un equipo privado con dos unidades.

    En toda esta ecuación, Toyota Gazoo Racing merece un capítulo al margen, a pesar de tener su nómina de pilotos completa. Tanto Jari-Matti Latvala, como Juho Hänninen y Esapekka Lappi tienen contrato por una temporada con opciones a ser renovados a finales de 2017. Aunque se entiende que los dos primeros son los pilotos principales del equipo y Lappi ejerce de piloto de pruebas hasta que el tercer Toyota Yaris WRC haga acto de aparición, la verdad es que Lappi no tiene asegurado ser el tercer piloto y Andreas Mikkelsen y Mads Ostberg estarían en la ecuación de Mäkinen.

    Fuente: Rallye-Magazin / Fotos: Red Bull Content Pool