¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarAndretti contempla cambiar a Honda por Chevrolet en 2018

    Los problemas mecánicos y los malos resultados en el campeonato espolearían ese cambio.

    El director de competición de General Motors, abierto a que Chevrolet vuelva a motorizarles.

    El futuro en la categoría de Takuma Sato, e incluso el de Fernando Alonso en la Indy 500, podría verse afectado.

    La rumorología en el paddock de la IndyCar en las últimas semanas ha añadido un componente de gran alcance que podría afectar de forma significativa los movimientos de pilotos para la próxima temporada. El año próximo, todos los equipos dispondrán de un aerokit único que convertirá la pelea entre Chevrolet y Honda, de nuevo, en un duelo directo de motores, como ocurrió entre 2012 y 2014. Ante ello, algunos equipos buscarían anticiparse y cambiar de bando antes de que eso ocurra, y Andretti Autosport está en el foco de esos cambios.

    Según informaciones de Autoweek y de Sport Business Daily, un jefe de un equipo con motor Honda comentó en el paddock de Road America que Michael Andretti podría estar considerando renunciar a las unidades Honda y regresar con Chevrolet, fabricante que ya le suministró motores en 2012 y 2013. En aquellos dos años, Ryan Hunter-Reay y James Hinchcliffe sumaron nueve victorias para el equipo, una más de las obtenidas en los cuatro años posteriores con Honda, incluído el actual.

    Tres de esas ocho victorias, eso sí, llegaron en las 500 millas de Indianápolis con Ryan Hunter-Reay (2014), Alexander Rossi (2016) y Takuma Sato. Y es que, aunque el motor Honda estuvo en una profunda desventaja en circuito en 2015 y 2016 (18-3 a favor de Chevrolet), los óvalos vieron más igualdad (6-5 de Chevrolet), y los equipos de Honda han gozado de una cierta superioridad en rendimiento en la Indy 500. Esta temporada, el cambio de Ganassi y la dependencia de Penske para los triunfos de Chevrolet, sumado a un mejor rendimiento de Honda, ha empezado a nivelar la balanza a favor del fabricante nipón (6-5 a favor).

    No obstante, los problemas de fiabilidad de su unidad han sido sonados, en especial en Andretti Autosport, lo que hace que sus opciones de obtener un campeonato que se resiste desde 2012 sean muy escasas. Al ser preguntado por esta posibilidad, Mark Kent, director de competición de General Motors, aseguró en declaraciones a Motorsport.com que, "si fuésemos a expandir nuestra alineación, estarían sin duda en la lista de equipos con los que nos gustaría hablar, pero estamos muy satisfechos con los equipos que estamos".

    Kent habló además de que cualquier acuerdo dependería de los que se alcancen con otros equipos: "No sólo miramos el historial, si no también la capacidad de ganar carreras y campeonatos. (...) Hemos ayudado a nuevos equipos este año, Harding Racing y Juncos Racing, y ambos aspiran a competir a tiempo completo el próximo año. (...) Han pasado varios años desde que trabajamos con Andretti, y tenemos que comprobar dónde están y su potencial para ganar campeonatos, junto con Juncos, Harding o cualquier equipo con motor Honda que quiere unirse a Chevrolet. La historia está ahí, pero tenemos que mirar también hacia el futuro".

    Pero más allá del puro rendimiento o de si Chevrolet puede ofrecer un paquete competitivo a Andretti, las implicaciones podrían ir mucho más allá. Por un lado, los sacrificios a nivel de campeonato que Andretti ha asumido estos años se han visto más que compensados por los triunfos en Indianápolis. Cambiar de motor podría poner en peligro ese enfoque, y condicionar el éxito de una temporada a la consecución del campeonato, algo que no todos los patrocinadores miran con buenos ojos.

    Por otro lado, está el tema de la alineación. Takuma Sato compite en Estados Unidos desde 2010 merced a la financiación de Honda, y este año se vio forzado a marcharse de A.J Foyt Enterprises después de que este equipo cambiase a unidades Chevrolet, recalando de forma afortunada en Andretti. Un cambio de motor supondría perder con toda seguridad al actual campeón de la Indy 500 rumbo a otro equipo, o incluso dejarle sin asiento. Además, está el asunto de Fernando Alonso. De no pilotar un motor Honda en 2018. ya sea por marcharse de McLaren o porque el propio equipo rompa el contrato, ¿sería necesario ese cambio en Andretti para que compitiese en la Indy 500 con ellos en un futuro? ¿Y en el caso contrario? Son muchas las incógnitas que deberá resolverse en un asunto que puede cambiar la terna de poderes en la IndyCar y en Indianápolis en años venideros.

    Fotos: IndyCar Media

    Fuente: Motorsport.com