¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Audi y BMW estudian cómo aprovechar los motores 'Class 1' del DTM

    Los DTM turbo nacidos de la normativa 'Class 1' han tenido una efímera vida competitiva.

    La salida de Audi y BMW del DTM ha provocado que el certamen se pase a un modelo de equipos privados con vehículos GT3.

    Los dos fabricantes alemanes se encuentran así con un motor 'Class 1' que deberán adaptar para su uso en otras disciplinas.

    La normativa 'Class 1' nació con la esperanza de crear una plataforma técnica global que diera soporte al DTM, al Súper GT y a otro campeonato en América. La realidad es que este último punto nunca se llegó a producir y la alianza entre DTM y Súper GT llegó tarde y fue endeble. Como resultado, la normativa 'Class 1' desaparecerá del DTM en 2021 con la salida de Audi y de BMW para dar paso a un modelo basado en equipos privados y con coches GT3 con una dosis extra de 'picante'. Un cambio total de tercio en la que todos los implicados pueden salir perdiendo.

    De hecho, Audi y BMW hicieron una enorme inversión en el desarrollo de los motores turbo 'Class 1', propulsores que ahora tienen un futuro gris. Sin cabida en el Súper GT, las dos marcas alemanas tienen serios problemas para dar una nueva vida a estos motores turbo de 2.0 litros y cuatro cilindros en línea que debutaron en 2019. Pese a ofrecer una potencia de 580 CV, ser tremendamente eficientes y contar con una relación peso/potencia mucho más atractiva que los V8 aspirados de 4.0 litros que utilizaba el DTM hasta entonces -apenas pesan 85 kilos-, lo cierto es que estos bloques motor parecen no tener sitio.

    En estos momentos, la inversión de más de 100 millones de euros por fabricante y el trabajo de dos años puede estar en un callejón sin salida, pese a que estos motores tienen una vida útil de 6.000 kilómetros. En este aspecto, en Audi están realizando un estudio para ver de qué manera pueden utilizar estos motores, mientras que en BMW están meditando adaptarlos para insertarlos en algún certamen de resistencia, ya que otras opciones están prácticamente descartadas al ser un propulsor que no está preparado para una posible hibridación, lo que limita las opciones de darles una nueva vida.

    Fotos: DTM

    Fuente: Speedweek