¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    BMW ve en la clase GTD Pro el escenario ideal para sus aspiraciones

    BMW Motorsport ha entrado en la última fase de desarrollo de su nuevo BMW M4 GT3.

    BMW Motorsport puso fin a su programa GTE en el WEC y compite a tiempo parcial con sus GTLM en IMSA.

    La apuesta del certamen americano por los vehículos GT3 en la clase GTD Pro se adapta mejor a los objetivos de BMW.

    El proyecto GTE de BMW Motorsport poco a poco se ha ido 'deshaciendo'. Pese al enorme esfuerzo de desarrollar el BMW M8 GTE durante un periodo cercano a los dos años, el GTE de la firma alemana sólo disputó la temporada 2017-18 del WEC, mientras que su protagonismo dentro de la categoría GTLM del IMSA WeatherTech SportsCar Championship ha ido cayendo en picado. De hecho, el Team RLL no estará presente en todas las citas del calendario con el BMW M8 en su configuración GTLM, quedando su programa reducido a las carreras que más interés pueden despertar en los aficionados y en la propia marca.

    Con la clase GTLM en vías de extinción, la apuesta de IMSA por una clase GTD Pro con coches GT3 oficiales es especialmente interesante para BMW. De hecho, el fabricante alemán puede dar el carpetazo definitivo al proyecto del BMW M8 y también al BMW M6 GT3 que compite en la clase GTD para, con un solo coche, cubrir tanto la categoría profesional como la clase amateur del IMSA. Una reorganización que se sustenta en el nuevo BMW M4 GT3 que está siendo desarrollado por la firma alemana y que debutará este mismo año bajo el paraguas de la marca antes de estar en manos de los clientes de cara a la temporada 2022.

    BMW Motorsport valora de forma positiva ser parte de la nueva clase GTD Pro, más si hay una apuesta conjunta con la categoría GTD a nivel de neumáticos. Al respecto, Mike Krack como inminente director global de BMW Motorsport ha señalado: «Hemos hablado mucho con IMSA para intentar hacer algo junto a ACO, porque la clase GTE parece estar muriendo. Es una pena que no se haya logrado hacer algo mejor de lo que se ha hecho ahora. El WEC tiene cuatro coches e IMSA cinco. Cuando no estemos, sólo habrá dos o tres. No es agradable. Por eso es muy atractiva la clase GTD Pro, nosotros la apoyamos porque queremos correr».

    Fuente: Sportscar365 / Fotos: IMSA