¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Corvette Racing no tiene previsto iniciar un programa GT3 a corto plazo

    El Corvette C8.R requiere un programa de fábrica, sea cuál sea la configuración utilizada.

    Ben Johnson, gerente de Corvette Racing, ha explicado que no es tan fácil convertir el Corvette C8.R GTE en una versión GT3.

    Un eventual proyecto GT3 estaría ligado a un enfoque 100% profesional, por lo que estaría sujeto a un cambio normativo de IMSA o del WEC.

    La creación de una plataforma global de prototipos para luchar en el WEC y en IMSA, ya sea con vehículos LMDh o Le Mans Hypercar (LMH), ha dado solución gran parte de los problemas de la resistencia. Aunque aún quedan muchos detalles por perfilar, la incertidumbre ahora se ha trasladado a la categoría GTE -GTLM en IMSA-, toda vez que grandes marcas como Ford, BMW o Porsche han reducido o cerrado sus proyectos. De hecho, Corvette Racing parece que será el único fabricante con un proyecto oficial en la clase GTLM del IMSA en 2021, por lo que no está claro el futuro del Corvette C8.R GTE.

    Ante esta situación y con un eventual cambio de normativa en IMSA o en el WEC hacia la clase GT3, Ben Johnson como gerente de Corvette Racing ha explicado que no resulta tan sencillo convertir el Corvette C8.R GTE en un vehículo GT3. Para el responsable de la firma americana es fundamental en primer término que el programa GT de Corvette sea profesional, por lo que no entra en los planes de la marca crear un Corvette C8.R GT3 para entregar a pilotos privados. Incluso la creación de dos programas paralelos, con un modelo GTE y otro GT3, no está encima de la mesa por el momento.

    Así lo ha explicado Ben Johnson: «La hoja de ruta no es clara. Hay bastantes discusiones en torno al futuro de las carreras de GT. ¿Continuarán los GTE? ¿Habrá una convergencia? Nuestra prioridad es asegurar que podemos seguir exhibiendo el nombre de Corvette a alto nivel, ya sea en IMSA o en el WEC y Le Mans. Esto requiere esfuerzo y compromiso de los fabricantes. Pasar de un GTE a un GT3 es una tarea grande, no es algo simple que se pueda hacer en un periodo de tiempo relativamente corto. No es tan simple como cambiar las pegatinas de homologación, hay bastante trabajo para asegurarse que cumples con las regulaciones técnicas de la plataforma GT3».

    Fotos: IMSA