¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Daimler piensa deshacerse de la fábrica de smart en Hambach

    Fábrica de smart en Hambach (Francia)Daimler AG

    La marca smart está resultando un negocio ruinoso para Daimler si se tienen en cuenta los resultados obtenidos en 23 años. Para la fabricación de estos utilitarios se levantó una fábrica en Hambach, Francia. Ahora se cuelga el cartel de "se vende".

    En octubre de 1997 empezó la fabricación del smart fortwo, un simpático utilitario desarrollado por Daimler desterró la creencia de que los coches pequeños tenían que ser inseguros. Eso tuvo una repercusión en el precio, haciendo que no fuese tan económico. Además, no vendieron todos los que quisieron.

    Todas las generaciones de smart -vamos por la cuarta- se han producido en el mismo lugar, una fábrica levantada ad hoc por Daimler que contaba con los proveedores muy cerca, de modo que se optimizaban costes y se lograba un impacto ambiental relativamente pequeño. Hambach linda con Alemania, en la región de Lorena.

    En la actualidad Daimler sufre multitud de problemas. Venía arrastrando dificultades por la crisis de los motores diésel, primero por verse salpicados por Volkswagen, después por el castigo de la KBA alemana a sus métodos para homologar motores. La caída de ventas y la crisis del coronavirus han profundizado en la crisis.

    smart city coupé (1997)

    Hace dos años, al poco de haber echado a andar la cuarta generación de smart -compartida con Renault- Daimler comprometió en Hambach 500 millones de euros para producir un futuro modelo compacto de la submarca EQ, es decir, totalmente eléctrico, además de las versiones eléctricas del fortwo. El forfour se fabrica en Novo Mesto (Eslovenia).

    El año pasado se anunció la joint-venture con Geely, ambos fabricantes tendrían que invertir 2.700 millones de yuanes chinos para crear una empresa conjunta que produciría coches de marca smart en la ciudad de Xian. La capacidad anunciada fue de 150.000 unidades al año, y las ventas comenzarían en 2022.

    Geely es, además, el accionista mayoritario de Daimler, al hacerse con casi el 10% de la matriz alemana

    Daimler ha perdido dinero con la marca smart. De acuerdo a la consultora Evercore ISI, una media de 700 millones de euros anualmente. Ni asociándose con Renault para la generación actual han salido los números. Probar con Geely era una opción sensata, habida cuenta de la necesidad de los chinos por utilitarios pequeños y eléctricos.

    Gama smart electric drive (2017)

    Ese plan comportaba que la fabricación de los smart dejaría de hacerse en Europa, y Mercedes-Benz podría aprovechar Hambach para producir coches más rentables. Pero el coronavirus está trastocando esos planes, las pérdidas son superiores a las esperadas, y toca hacer dolorosos ajustes.

    En un comunicado difundido hoy, la compañía calcula que habrá que anotar en sus cuentas la depreciación de los activos en Hambach, que podría estar en torno a los 500 millones de euros, y los rojos se apuntarán en el segundo trimestre, que acaba de terminar. La devaluación hace falta para calcular el precio que se le pone.

    Los alemanes buscan así un buen postor para colocarles una fábrica en el corazón de Europa, que seguirá produciendo los fortwo hasta que acabe la vida comercial del modelo, prevista para 2022. Las versiones de gasolina ya dejaron de producirse, todos los coches que producen en Hambach son eléctricos.

    Gama smart electric drive (2017)

    El fabricante trata así de ajustar su capacidad de producción a la demanda de vehículos, que ya estaba mal de lo suyo antes del efecto de la pandemia del coronavirus, y ante las puertas de una recesión es mejor aligerar lastre. De Hambach han salido más de 2,2 millones de utilitarios de dos plazas.

    Hay que recordar que los smart forfour de la generación anterior, desarrollada junto a Mitsubishi, tampoco fue muy afortunada. La fábrica de NedCar, activa desde 1991 en Holanda, tuvo que ser malvendida por un euro (mas todas sus cargas), y se hizo con ella VDL. Actualmente NedCar produce coches para MINI. Mitsubishi dejó de tener fábrica europea.

    Es pronto para saber quién podría quedarse con la fábrica, pero podría tratarse de algún fabricante asiático que desee rápidamente capacidad para producir mucho en el corazón de Europa. De no encontrarse un buen postor, Daimler tendrá que plantearse su cierre en un par de años para detener la sangría en sus cuentas.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto