DeLorean DMC-12 Prototype 1 de 1976: el verdadero primer DeLorean

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(7 fotos)

El primer DeLorean DMC-12 funcional nacía en octubre de 1976 y aunque ya disponía del diseño definitivo, casi indistinguible del modelo de producción, lo cierto es que cuenta con más diferencias que similitudes con la versión que luego fue fabricada. Este será expuesto hasta abril en el AACA Museum de Hershey.

El prototipo (a la derecha) junto a un DMC-12 de producción de 1981.

La historia de DeLorean Motor Company es bien conocida y a pesar de su corta trayectoria, su único modelo comercializado, el DMC-12, es considerado todo un clásico. Desde este mes de noviembre y hasta finales de abril, el AACA Museum de Hershey, Pennsylvania, expondrá dos unidades del célebre deportivo entre su colección habitual, aunque uno de ellos es un ejemplar muy destacable, el primer DeLorean funcional, el DMC-12 Prototype 1.

Este es el primer prototipo funcional del modelo, terminado en octubre de 1976 y empleado por John Z. DeLorean para su presentación a la prensa, de ahí que en la mayoría de imágenes de la época este aparezca junto al vehículo. Además de su evidente valor histórico, el DMC-12 Prototype 1 destaca por no compartir prácticamente nada con el modelo de producción, a pesar de que el diseño del prototipo es prácticamente idéntico al del modelo de serie.

De un solo vistazo es muy difícil identificar el Prototype 1, pues básicamente parece un DMC-12 más, sin embargo, la práctica totalidad de sus elementos o son ligeramente diferentes o simplemente son otros.

John Z. DeLorean posando con el Prototype 1.

El Prototype 1 ya contaba con la última versión de diseño del modelo, por lo que difería en ciertos elementos, como las ventanillas, de algunas opciones de diseño de ItalDesign (Giugiaro fue el responsable de las líneas del deportivo). Sin embargo, una vez fue llevado a producción, hubo múltiples cambios, algunos de mayor envergadura y otros de menor calado, pero que afectaron a casi todo el vehículo.

Si nos fijamos atentamente a la foto superior, del stand del AACA Museum donde estarán expuestos hasta el mes de abril, podremos ver como el ejemplar de la derecha (el prototipo de 1976) cuenta con un frontal algo más afilado. La parrilla delantera es ligeramente más fina y los faros son más anchos que altos, y en el paragolpes de plástico negro no encontramos los intermitentes encastrados, todo el paragolpes es de una sola pieza. De la misma manera, la terminación inferior es algo diferente.

Estos sutiles cambios los vamos a encontrar en todo el vehículo, desde las formas de todos los paneles de la carrocería hasta las puertas o las ópticas traseras, e incluso el interior es bastante diferente. Todo guarda la misma relación de diseño, pero las formas definitivas o la proporción cambian. A simple vista es igual, pero cuando comparamos todos los detalles descubrimos que fueron modificados con respecto al prototipo. A pesar de ser curioso, lo cierto es que esto no es nada extraño en la industria del automóvil, un prototipo puede ser modificado en múltiples áreas para ajustarse a los materiales o elementos definitivos de producción.

Bastidor del DMC-12 de producción, donde vemos el motor situado tras el eje trasero.

Además de todas estas pequeñas modificaciones, el Prototype 1 dispone de algunas características que no se llegaron a implementar en el modelo de producción, como la propia posición del motor. En el caso del prototipo, este no solo cuenta con un motor de 4 cilindros en lugar de un V6, además va posicionado de manera central, y no tras el eje trasero como el DMC-12 definitivo.

DeLorean inicialmente planeaba montar un motor de tipo rotativo, pero su proveedor falló y tuvo que recurrir a la alianza PRV (Peugeot, Renault y Volvo), empleando un V6 que como podemos ver en la imagen superior del bastidor desnudo, está montado tras el eje trasero, por lo que la disposición no es central, sino trasera.

En el caso del Prototype 1 la marca empleó un 4 cilindros en línea de 2.2 litros de origen Citroën, que sí fue posicionado más adelante, por lo que cuenta con motor central y no trasero.

Casi idéntico al definitivo.

Todas estas pequeñas variaciones hacen del DMC-12 Prototype 1 un ejemplar único, que milagrosamente ha logrado sobrevivir hasta nuestros días. Su conservación puede haberse debido precisamente a estas pequeñas diferencias con el modelo definitivo, ya que en aquellos días, el propio John Z. DeLorean y otros responsables de la compañía declararon que los primeros prototipos fueron destinados a pruebas de choque y fiabilidad, por lo que no tenemos constancia de que esos ejemplares iniciales hayan logrado sobrevivir.

Su producción fue limitada, es bien sabido el desastre financiero que supuso su fabricación y los problemas legales que terminaron de hundir a John Z. DeLorean, por lo que junto con la fama que adquirió el modelo y sus particulares características, han hecho del DMC-12 todo un modelo de colección. Los mejores ejemplares que salen a la venta se convierten rápidamente en noticia, sin embargo, no existen informes sobre ejemplares de pre-producción o prototipos supervivientes.

El DMC-12 Prototype 1 ha sido recientemente restaurado, por lo que luce idéntico a como lo hacía ante la prensa en 1976 y 1977, y hasta el 30 de abril de 2018 estará disponible para los visitantes del AACA Museum de Hershey.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto