¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    DragonSpeed recupera la idea de volver al WEC con un prototipo LMP1

    DragonSpeed recupera la idea de volver al WEC con un prototipo LMP1
    El BR1 con motor Gibson bajo la bandera de DragonSpeed en la temporada 2018-19 del WEC.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho3 min. lectura

    DragonSpeed ​​está considerando 'resucitar' BR1-Gibson para competir en la clase reina del WEC en la temporada 2022 con este LMP1.

    El equipo estadounidense ha disputado esta temporada con un Oreca 07-Gibson dentro de la clase Pro-Am de la categoría LMP2.

    El equipo DragonSpeed está considerando competir en la clase reina del WEC en 2022 a partir de la decisión de FIA y ACO de extender la vida deportiva de los prototipos LMP1. Elton Julian, responsable de la formación, ha confirmado que se está estudiando la posibilidad de 'revivir' el BR Engineering BR1 con motor Gibson con el que el equipo compitió en la clase LMP1 del WEC en la 'Super Season' 2018-19. Desde entonces, este prototipo no ha vuelto a competir, ya que el equipo ha centrado sus esfuerzos en la categoría LMP2 del WEC, las European Le Mans Series (ELMS) y el IMSA WeatherTech SportsCar Championship.

    Aunque el equipo estadounidense ha competido este año en la clase Pro-Am de la categoría LMP2 del WEC con un Oreca 07-Gibson, la idea de recuperar el prototipo construido por Dallara para aprovechar la extensión de la vida competitiva de los LMP1 es muy golosa, ya que permitiría al equipo codearse en la clase reina con Alpine -también con un prototipo LMP1-, Glickenhaus, Peugeot y Toyota, teniendo sobre el papel mayor foco mediático. A este hecho hay que sumar que la categoría LMP2 ha perdido rendimiento para hacer hueco a los hypercar, por lo que ya no es tan atractiva para el jefe del equipo.

    El propio Elton Julian así lo ha explicado, aunque supedita cualquier situación a una corrección de la situación actual en la clase reina: «La reducción de rendimiento de los LMP2 nos invita a mirar si se puede hacer algo de nuevo con nuestro LMP1. Eso sí, hay que ver la situación, ya que Glickenhaus y Alpine han tenido una situación compleja. Nuestro coche probablemente sea 8 segundos por vuelta más rápido que un LMH. Sin embargo, no tenemos ninguna garantía de que exista una oportunidad de competir. Cuando se responda esa pregunta, podemos ver si seguir adelante o no. Quiero volver a estar en la primera clase. Tenemos el material, incluso si hay que volver a homologarlo».

    Fotos: DragonSpeed